Ir a contenido

PERSECUCIÓN POR LA CIUDAD

El fiscal exige casi 8 años de cárcel para el ladrón del camión de butano

Joakin Robin Berggren sustrajo el vehículo en Poble Sec y dribló a la policía hasta la Ronda Litoral

Los Mossos dispararon al 'kamikaze' durante su alocada carrera ante el temor de que fuera un yihadista

J. G. Albalat

Estado en que quedó el camión de butano sustraido tras chocar con un muro en la Ronda del Litoral.

Estado en que quedó el camión de butano sustraido tras chocar con un muro en la Ronda del Litoral. / ALBERT BERTRAN

El 21 de febrero pasadoJoakim Robin Berggren desató la alarma en Barcelona. En plena alerta antiterrorista a raíz de los atentados yihadistas en Europa, este ciudadano sueco sustrajo un camión cargado de bombonas de butano e inició una alocada carrera de siete minutos por la ciudad, colisionando con varios vehículos y provocando heridos entre los transeúntes. Los Mossos se vieron obligados a disparar al vehículo que, al final, colisionó con un muro en la Ronda Litoral. La Fiscalía de Barcelona ha presentado el escrito de acusación contra él y le reclama siete años y 10 meses de prisión y el pago de una indemnización por un delito contra la seguridad vial, otro de atentado y un tercero de conducción sin permiso.

El Juzgado de Instrucción número 25 de Barcelona ha acordado la apertura de juicio oral contra Berggren, así como que éste presente una fianza de 36.533 euros para cubrir eventuales indemnizaciones a los heridos, al propietario del camión sustraído y a los titulares de los coches con los que colisionó. Todavía no se ha señalado fecha para la celebración de la vista.

La fiscala Silvia Armero relata en su escrito de acusación que sobre las 10.25 horas del 21 de febrero, Berggren “accedió” en la calle Lafont (Pobla Sec) a un camión de reparto de butano, cuyo conductor había dejado la puerta abierta y las llaves en el contacto. El ciudadano sueco puso en marcha el vehículo y empezó a circular con él “con absoluto desprecio a la vida e integridad del resto de los usuarios de la vía y de los transeúntes”.

BOMBONAS AL AIRE

En su “alocada carrera”, como lo califica la acusación, Berggren colisionó con varios turismos y obligó a otros a realizar maniobras evasivas, mientras que “gran cantidad” de transeúntes tuvieron que refugiarse en la acera o isletas para evitar ser atropellados. El exceso de velocidad y las maniobras bruscas que hacía el acusado provocó que 37 bombonas de butano salieron disparadas, impactando algunas de ellas en las personas que paseaban.

El investigado se saltó semáforos y circuló en contra dirección por la calle del Doctor Aiguader, introduciéndose en la Roda del Litoral por la salida 22. Tras colisionar con dos coches que circulaban de forma adecuada, chocó contra un muro y fue detenido. Antes, había estado a punto de arrollar a un guardia urbano que le dio el alto.