Ir a contenido

TRABAJOS EN EL ESPACIO PÚBLICO

Barcelona afronta un verano con 120 obras en la calle

Las actuaciones afectarán con especial intensidad a los accesos a la ciudad

Se pintarán 11 nuevo carriles bici y se acometerá la cobertura de un tramo de la Ronda de Dalt

Carlos Márquez Daniel

Circulación en el tramo de la Ronda de Dalt que está previsto cubrir, este lunes.

Circulación en el tramo de la Ronda de Dalt que está previsto cubrir, este lunes. / JULIO CARBÓ

Un clásico del verano. El ayuntamiento cita a los periodistas en la sala de Lluís Companys, en el feo edificio municipal de la plaza de Sant Miquel, y desgrana las obras que se acometerán durante los meses de menos tráfico, cuando la canícula tortura las espaldas de los profesionales de la construcción. Este año serán 120 en total, sumando las que ya están en marcha y las que se planifican durante el estío para molestar menos a los barceloneses. Son más que en los últimos seis años, pero muy por debajo de las 230 del 2010 (mucha alta velocidad) y de las 350 del 2009, cuando se batió el récord desde los años previos a los Juegos del 92. Destacan la cobertura de un pequeño tramo de la Ronda de Dalt, 11 nuevos carriles bici y cinco de bus, 49 pavimentaciones y mejoras en el entorno del parque Güell. Todo, con la promesa de que en septiembre, cuando vuelven los coles, todo esté más o menos resuelto.

La teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, ha sido la encargada de dirigir la orquesta. A los instrumentos, el gerente de Infraestructuras y Movilidad, Manuel Valdés, un auténtico superviviente, pues se mantiene en el negociado desde los tiempos de Joan Clos. Sanz ha pedido paciencia a los vecinos y se ha disculpado por cuántas molestias pueda ocasionar la piqueta municipal.

MENOS COCHES

El consistorio se ha reservado 49 proyectos para los meses de julio, agosto y primeros días de septiembre. Y otras tantas pavimentaciones que llenarán de asfalto cerca de 203.000 metros cuadrados de superficie urbana. Todo ello se ejecuta ahora, cuando la movilidad baja en torno al 20%, por su elevado grado de afectación en la vía pública. De todas ellas, llama la atención una especial concentración de obras en las rondas y demás accesos a la ciudad, con un fuerte impacto en el mes de agosto.

Una de las más esperadas, además de controvertida, es la cobertura de la Ronda de Dalt entre el mercado de la Vall d’Hebron y el instituto homónimo. Los trabajos empezarán el 23 de julio y está previsto que se alarguen hasta el 10 de septiembre. Durante este periodo, se cortará un carril de circulación por sentido entre las salidas 5 y 6. Todo ello permitirá levantar la estructura que en un futuro debe soportar la cobertura de 195 metros de ronda. El presupuesto total del plan, propuesto en su momento por el PSC, es de 15 millones de euros. A pesar de la buena voluntad del gobierno, queda muy lejor de la demanda vecinal, mucho más ambiciosa. 

Las rondas vivirán uno de los años más intensos en cuanto a pavimentación, acción que suele reservarse para los fines de semana de agosto. Para el 19-20 del mes que viene está previsto cambiar el pavimento de la Ronda de Dalt en sentido Besòs, a la altura del parque de Cervantes. Se cortará el paso éntre las 12 horas del sábado hasta las 18 horas del domingo, dando paso alternativo por la avenida de Esplugues. Se hará lo propio, los días 4 y 6 de agosto (sentido Besòs) y del 11 al 13 de agosto (dirección Llobregat) en la Ronda Litoral, a la altura del cementerio de Montjuïc y el Morrot, y en un tramo de dos kilómetros. El asfaltado de la vía obligará a cortar uno de los dos sentidos por fin de semana, habilitando para ambos casos el interior de la zona portuaria para que circulen los que entran en la ciudad. Para terminar con los accesos, también está en la agenda la pavimentación de tramos de la Gran Via y de la Meridiana.

ACERAS Y PACIFICACIÓN

Entre las obras veraniegas se han colado varias actuaciones en el entorno del parque Güell. Se soterrarán las líneas eléctricas aéreas de la calle de la Baixada de la Glòries y se acometerá la reparación de la impermeabilización y de la recogida de aguas de la plaza de la Natura, un proyecto que no estará terminado hasta mayo del 2018. En el apartado urbanístico también se actuará en la plaza de Joan Pelegrí, la calle de la Providència, donde se renovará el alcantatarillado; en diversas vías de Sant Gervasi en las que se mejorarán las aceras (República Argentina, Ganduxer y paseo de Sant Gervasi), y en la pacificación del entorno del mercado de Sants.

En el apartado de movilidad es donde más se percibe el sello del actual equipo de gobierno municipal, ya que está previsto pintar 11 nuevos carriles bici y cinco viales reservados para el bus. De este modo, entre julio y agosto se llevará a cabo la instalación de los corredores ciclistas de Josep Carner, París-Londres, Ganduxer, Doctor Fleming, Pau Casals, Esteve Terrades, Rio de Janeiro, Degà Bahí, Sardenya-Ramon Trias Fargas, Claret-Indústria-Biscaia y la finalización del pasillo de Pujades con la Meridiana. La ciudad tiene como tope el mes de mayo del 2019 para alcanza los 300 kilómetros de carriles bici prometidos por la alcaldesa Ada Colau poco después de tomar el cetro municipal.

En cuanto al bus, y en sintonía con la voluntad de desplegar de la manera más efectiva posible la nueva red de bus, este verano se dibujarán nuevos carriles en València, Via Augusta, Gran Via, Sant Joan y Meridiana. A la red ortogonal todavía le quedan por estrenar 12 de las 28 líneas previstas, lo cual está previsto que suceda antes de que termine el mandato. Con el reto que siempre se afronta cuando se habla de transporte público de superficie: tratar de incrementar la velocidad comercial de los hercúleos vehículos de TMB.

Temas: Urbanismo

0 Comentarios
cargando