Colau: "Airbnb está traspasando todos los límites legales"

El ayuntamiento amenaza a la plataforma con otra sanción de 600.000 euros

Oficina de la plataforma Airbnb en Barcelona.

Oficina de la plataforma Airbnb en Barcelona. / DANNY CAMINAL

1
Se lee en minutos
PATRICIA CASTÁN / BARCELONA

Sin visos de acuerdo en la pugna que mantienen el Ayuntamiento de Barcelona y la plataforma de reservas de alojamiento vacacional Airbnb, las multas se han convertido en artillería pesada para el consistorio: hoy lunes ha amenazado con una nueva multa de 600.000 euros a la empresa si no deja de anunciar pisos turísticos sin licencia.

La concejala de Urbanismo, Janet Sanz, ha explicado que esta semana se formalizará la anterior sanción de 600.000 euros que se ha tramitado en los últimos meses por reincidencia en estos anuncios no permitidos. Airbnb ya ha replicado que pondrá un recurso, como hizo con las dos multas iniciales de 30.000 euros, que tampoco ha pagado. En cambio, la reincidencia si está tipificada como muy grave.

El ayuntamiento tiene claro que si no rectifica su forma de actuar en Barcelona se le tramitará otra del mismo importe, una tras otra tan pronto se curse cada expediente. "Ya basta de que alguien actúe con impunidad y piense que no ha de cumplir la ley", ha clamado Sanz. La alcaldesa, Ada Colau, también ha arremetido al respecto: "Airbnb está traspasando todos los límites legales", ha dicho vía tuit. Los casos de realquiler de viviendas a turistas por parte de inquilinos y espaldas de los propietarios desde esta plataforma ha agravado el conflicto.

Noticias relacionadas

El ayuntamiento seguirá bombardeando desde todas las vías legales posibles. Las multas de 30.000 euros ya cursan la vía contencioso administrativa. Sanz asegura que también trabajarán con la Generalitat para incrementar las multas de reincidencia muy graves, por encima de los 600.000 euros. 

Pese a las reuniones mantenidas entre las dos partes, el desencuentro se basa en la negativa de Airbnb de retirar los anuncios sin licencia de actividad, alegando que hay que distinguir entre anfitriones de clase media que comparten sus hogares y los profesionales. Se consideran distintos a otros proveedores y destacan que el año pasado sus anfitriones alojaron a 1,3 millones de viajeros, con un ingreso medio de 5.500 euros por 70 noches reservadas. El ayuntamiento defiende que nadie puede promocionar un piso sin licencia, sea cual sea el perfil del anfitrión.