Ir a contenido

Barcelona abrirá un teléfono confidencial para denuncias sobre corrupción

El ayuntamiento revisa 100 subvenciones de más de 100.000 euros de la era Trias

Llinares será sustituido por Sílvia Vernia al frente de la Oficina para la Transparencia

Llinares, Asens y Lavernia, este jueves en el ayuntamiento.

Llinares, Asens y Lavernia, este jueves en el ayuntamiento. / PATRICIA MATEOS

El todavía responsable de la Oficina para la Transparencia y las buenas Prácticas  del Ayuntamiento de Barcelona y gerente de recursos del consistorio, Joan Llinares, y el teniente de alcalde de Derechos de Ciudadanía, Participación y Transparencia, Jaume Asens, han presentado este jueves el balance de actividad del organismo, abierto hace un año, y de su Buzón ético, puesto en marcha en enero pasado. Desde entonces, hasta el 18 de mayo, ha recibido 235 comunicaciones, 13,8 por semana, de las que s están analizando 27.

Asens ha anunciado la puesta en marcha de una nueva herramienta encaminada a detectar casos de presunta corrupción. Se trata de una línea telefónica mediante la cual se podrán denunciar de forma confidencial supuestas irregularidades que afecten a la actividad del ayuntamiento. Una opción que el teniente de alcalde ha defendido como idónea para el que no disponga de ordenador.

Llinares también ha explicado que la oficina están analizando 100 subvenciones por valor de más de 100.000 euros concedidas en el 2014 y el 2015, con Xavier Trias como alcalde, por si presentan irregularidades. Ha precisado que los expedientes han sido elegidos de forma aleatoria

RELEVO CONFIRMADO, RELEVO PENDIENTE

Llinares, que ha repasado su labor en estos dos años, asumirá a final de mes una nueva responsabilidad como jefe de la nueva oficina antifraude de Valencia. Como titular de la Oficina para la Transparencia de Barcelona será sustituido por Sílvia Lavernia, que hasta ahora era responsable de análisis del organismo. Lavernia es licenciada en Derecho por la UB y máster en Derecho Público por la UPF, y es funcionaria de carrera del consistorio desde 1988. Entre 1998 y el 2010 fue asesora del Síndic de Greuges. Asens ha considerado que es un relevo “natural” porque Lavernia ha sido “la mano derecha” de Llinares, quien no tiene todavía sustituto como gerente de recursos.

CASO PALAU

El que fuera uno de los fichajes más significados de la alcaldesa, Ada Colau, ha sido también un actor destacado del caso Palau. Fue administrador del Palau de la Música durante unos meses, tras descubrirse que la institución cultural escondía un escándalo de corrupción. Como tal, fue el principal responsable de desbrozar la trama de irregularidades que escondía la institución que dirigía Fèlix Millet. Llinares ha afirmado que el ayuntamiento hizo lo que pudo para acusar a Convergència por utilizar presuntamente el Palau como puente para el cobro de comisiones por la contratación de obra pública.