Ir a contenido

MODA CONFLICTIVA

Vecinos de Sarrià exigen el cierre de un gimnasio abierto las 24 horas

Reclaman al concejal que firme el precinto cautelar mientras no haya obras de insonorización

BEATRIZ PÉREZ / BARCELONA

El gimnasio Anytime Fitness de Sarrià.

El gimnasio Anytime Fitness de Sarrià. / JORDI COTRINA

Vecinos de la avenida de J. V. Foix (Sarrià-Sant Gervasi) exigen al concejal del distrito, Daniel Mòdol, que firme de una vez la orden de precinto cautelar del gimnasio abierto 24 horas Anytime Fitness, ubicado en el número 64 de la vía. Tras una sonometría realizada en abril, técnicos del distrito han emitido recientemente un informe que ordena el cese inmediato de la actividad del gimnasio por "deficiencias" en el "tratamiento acústico". Esta orden de cese advierte de multas de hasta 3.000 euros diarios en caso de incumplimiento.

Los vecinos se despiertan a veces de madrugada por el ruido que las pesas hacen al caer en el suelo. "La sensación es como la de un terremoto", explica Ricard Flores, vecino de la finca y portavoz de la plataforma Afectats Gimnasos 24 Hores. La entidad representa a vecinos de 10 barrios de Barcelona damnificados por la proliferación de este tipo de gimnasios en los que se puede realizar deporte a cualquier hora del día.

Quienes más sufren los ruidos son los vecinos de la primera planta del inmueble, que oyen la música, el traqueteo de las cintas corredoras, las órdenes de los monitores e incluso los gritos de los usuarios que hacen 'spinning'. "Toda esta gente tiene derecho a hacer deporte -matiza Flores-. Pero el gimnasio no debería estar en un bloque de vecinos".

Es por eso que piden al concejal que lo cierre preventivamente y que, en caso de que el gimnasio lleve a cabo las obras de insonorización, lo reabra. 

Por su parte, el distrito argumenta que, tras la orden de cese de actividad, el gimnasio tiene derecho a presentar un recurso con alegaciones. En este caso, el plazo para hacerlo finaliza el 31 de mayo, con un margen de 10 días más en caso de que se entregue en una Oficina d'Atenció Ciutadana (OAC) de fuera de Sarrià-Sant Gervasi. Fuentes del distrito aseguran que se ejecutará la pertinente orden de precinto si no hay alegaciones. 

Este argumento no convence a los vecinos. "Es evidente que el gimnasio presentará alegaciones y prometerá obras. Pero esto es como cuando tú das positivo en un control de alcoholemia: inmediatamente te retiran el coche, jamás te dejarán seguir conduciendo a cambio de que no bebas más", se queja Flores. 

OBRAS DE INSONORIZACIÓN

Francesc Lázaro, gerente del gimnasio Anytime Fitness de Sarrià, asegura que "si hay que hacer obras de insonorización, se harán". Según él, los vecinos no se han puesto en contacto con el gimnasio. También dice que han presentado un proyecto para insonorizar más el espacio y que ya hicieron obras en un pasado.

Un informe del Distrito del pasado febrero asegura que, desde la apertura de un expediente al gimnasio en febrero del 2016 por una queja vecinal hasta ahora (es decir, un año después), "no consta que se haya realizado ninguna medida correctora para reducir el nivel de ruido".

En la ciudad hay otras cadenas de este tipo, como BCN-Fitness, Pilmos Gym o Snap Fitness. No todos estos gimnasios están en edificios de vecinos, pero Anytime Fitness Sarrià sí y cuenta con licencia municipal. "Juzgamos demencial instalar un gimnasio en una casa de vecinos. El ayuntamiento es un irresponsable por permitirlo [en aquel momento gobernaba CiU]", lamenta Flores. El hecho de que exista una plataforma como Afectats Gimnasos 24 Hores refleja que existe un problema.

Temas: Comercio