Ir a contenido

Barcelona compra una finca de Hostafrancs para evitar la expulsión de los vecinos

El consistorio ejerce el derecho de retracto en el número 37 de la calle de Leiva y paga 2,7 millones

El edificio fue vendido por el BBVA al fondo de inversión Vauras Investment, que puede recurrir

TONI SUST / BARCELONA

Vecinos de la calle de Leiva, 37, en el balcón de su finca, en marzo.

Vecinos de la calle de Leiva, 37, en el balcón de su finca, en marzo.

En el número 37 de la calle de Leiva, en el barrio de Hostrafranchs, en Sants-Montjuïc, los vecinos, inquilinos, empezaron a recibir notificaciones de no renovación de sus contratos. Y entonces se unieron para denunciar que se les quería echar por intereses económicos. Las movilizaciones han tenido su fruto: el ayuntamiento ha anunciado este viernes que ha comprado el edificio con el fin de impedir que sus inquilinos sean expulsados.

El caso se inscribe en el contexto de la subida de alquileres y la salida forzada de antiguos inquilinos para incrementar tarifas. El inmueble de Leiva, 37 cuenta con 12 pisos de 90 metros cuadrados y dos locales. El concejal de Vivienda, Josep Maria Montaner, ha explicado que el consistorio ha ejercido el derecho de retracto para adquirir la finca, por la que pagará 2,7 millones de euros, lo mismo que el fondo de inversiones Vauras Investment, que  lo compró por esa cantidad a Anida Operaciones Singulares, propiedad a su vez del BBVA.

Montaner, que ha afirmado que la operación se ha  hecho "a precio de mercado" (a unos 200.000 euros por vivienda), ha subrayado que se trata de un "caso excepcional" y ha recordado que el fondo de inversión tiene la posibilidad de recurrir la decisión municipal, lo que llevaría el caso a los tribunales.

UNIDAD VECINAL

La concejala de Sant-Montjuïc, Laura Pérez, ha afirmado que la "unidad" que han mostrado los inquilinos ha sido clave. Pérez ha relatado que en la finca se dan casos muy distintos: inquilinos con alquileres antiguos, con contratos recientes y ocupaciones. El ayuntamiento se encargará de regular las situaciones que lo precisen. Montaner ha admitido que sería inviable comprar todos los pisos en los que hay riesgo de expulsión de vecinos, pero también que ya se han hecho varias operaciones similares.

0 Comentarios
cargando