Ir a contenido

LA MOVILIDAD DEL FUTURO

Barcelona ya comparte coches, motos y bicis

Avancar, eCooltra y el Bicing ya permiten usar vehículos que han pasado por otras mil manos

Carlos Márquez Daniel

Motos de eCooltra. 

Motos de eCooltra.  / JOAN CORTADELLAS

Las empresas que alquilan bicis en plena calle vía móvil no han inventado nada nuevo porque la explotación económica del espacio público es casi tan antigua como lo son las ciudades. En materia de movilidad, sin embargo, la cosa no viene tan de lejos. En el 2001, el ayuntamiento creó las plazas de carga y descarga para que los repartidores pudieran trabajar sin el agobio de la doble fila, que, todo sea dicho, no se ha conseguido evitar. A día de hoy, las furgonetas disponen en Barcelona de más de 10.000 plazas para repartir o recoger el género, y los transportistas tienen a su disposición una aplicación para gestionar sus tiempos de aparcamiento. Con el tiempo, y el avance de la tecnología, fueron surgiendo otras iniciativas vinculadas a la movilidad.

En el 2005 se estrenó el servicio de coche compartido Avancar. Nació impulsado por la Administración pública hasta que a finales de la década cayó en manos privadas. La multinacional Zipcar se hizo con el 100% de la compañía en el 2014. Siempre ha usado aparcamientos subterráneos para estacionar los vehículos. Entre Barcelona y Madrid, la compañía dispone de 300 cochesAdrià Gomila, director de Movilidad del ayuntamiento, considera muy complicado que una empresa quiera dejar los autos en la calle “porque las reglas son muy claras y restrictivas”. Ni que sean eléctricos, que aunque bonificados, alguien debería pasarse por los autos para cambiar el tíquet cada dos horas. Más fácil lo tienen las motos y ya no digamos las bicis.

ECOOLTRA, UN BICING CON MOTOS

En el caso de las motos, Cooltra es el máximo exponente. Esta empresa nació en Barcelona en el 2006 cuando su fundador, Timo Buetefisch, se dio cuenta de que existía un nicho de mercado por cubrir. Empezó a alquilar motocicletas hasta que el mundo de las aplicaciones sugirió un nuevo negocio: eCooltra, un Bicing de motos eléctricas que se puso en marcha hace poco más de un año. El sistema cuenta con 360 motos y 50.000 abonados, el 99% de los cuales son barceloneses, lo que propicia que las máquinas queden distribuidas por toda la ciudad. Según Buetefisch, en todo este tiempo se han realizado 200.000 trayectos, en los cuales no se ha producido ningún accidente grave "porque las motos tienen la velocidad limitada".  

 Según Gomila, no se ha detectado un “uso abusivo de la vía pública por parte de Cooltra”. Sí así fuera, si se certificara que ocupa un número elevado de aparcamientos para motos, se tomarían cartas en el asunto. En cualquier caso, la normativa sobre los servicios de movilidad en vehículo compartido que prepara el consistorio también hará mención a actividades económicas como esta para no dejar ningún fleco.

El Bicing se puso en funcionamiento en marzo del 2007. Se han cumplido 10 años, y en su momento fueron muchos los que pusieron el grito en el cielo ante la desaparición de plazas de aparcamiento que iban a ser ocupadas por las 400 estaciones que debían dar cabida a las 6.000 bicicletas. Ya nadie discute el papel del Bicing en la ciudad, no por el servicio que presta, sino por cuán decisivo ha sido a la hora de promocionar el ciclismo urbano.