Ir a contenido

El Café del Mar más grande del mundo abrirá en el Port Fòrum el 27 de mayo

El 'beach club' ofrecerá 4.000 metros cuadrados de ocio y gastronomía, y puestas de sol desde un barco para 350 personas

PATRICIA CASTÁN / BARCELONA

Recta final de obras en el Café del Mar del Port Fòrum. / FERRAN NADEU

Recta final de obras en el Café del Mar del Port Fòrum.
Imagen virtual de cómo quedará su terraza exterior.

/

El Café del Mar que vio la luz en 1980 en la bahía de Caló Des Moro, en Eivissa, era mucho más modesto que el mega chill out en vías de germinar en el Port del Fòrum, pero la promesa es la misma: puestas de sol con brindis incorporado, hedonismo y buena música. La versión barcelonesa -en realidad, en Sant Adrià- se estrenará el próximo 27 de mayo después de meses de obras y un tremendo cásting para seleccionar a sus 150 empleados. Está llamado a ser el local del verano en la capital catalana, pero sobre todo nace con el reto de poner el órbita el apagado -comercialmente- puerto deportivo adrianense.

Lo que nació como la aventura ibicenca de tres socios con olfato ha propiciado varias ramificaciones en formato de franquicia por el mundo, álbumes de música superventas y un lucrativo merchandising mundial. La sede del Port Fòrum, con 4.000 metros cuadrados, será la más grande del mundo, con un espacio con cuatro plantas y una zona exterior de 1.500 metros cuadrados con piscina y escenario para actuaciones. Fuentes de la empresa, que hoy miércoles han mostrado la recta final de las obras, destacan que en la sesión inaugural el recinto alienará de disc-jockeys como Erick Morillo, César de Melero, Peter Brown o David Penn, entre otros.

VARIOS ESPACIOS

El precalentamiento de la apertura ha incluido un largo proceso de selección para elegir a una plantilla de 150 personas, tanto para su espacio de ocio y música como para el restaurante de cocina mediterránea que capitaneará el chef Juan Jiménez. La zona de club, para 600 personas, combinará vistas marineras y una gran coctelería de autor, según avanzan. Como guinda, su azotea pensada para acoger eventos especiales y corporativos tiene capacidad para 500 personas y, según sus promotores, ya cuenta con reservas para este año y el próximo.

Pero para evocar esos atardeceres de postal, el local contará también con un barco para 350 personas que permitirá ver la puesta de sol con el horizonte barcelonés como marco.

La apuesta de Café del Mar significa también romper con la maldición del Port Fòrum en cuanto a usos lúdicos. Atrás han quedado planes para levantar un gran Pachá, o ambiciosos proyectos malogrados para crear una réplica de otro templo ibicenco, Amnesia. Otros operadores esperaban un motor reclamo para apostar por la zona. La próxima apertura será la de un centro de 'escape rooms' -el mayor de España de- que se llamará G. Point.