Ir a contenido

Barcelona cede la gestión de un local municipal en Gràcia a la asociación juvenil que lo okupó

La Associació de Joves de Gràcia gestionará la antigua comisaría de la Policía Nacional de la calle Nil Fabra,17, propiedad del ayuntamiento

El espacio está en poder del colectivo desde noviembre del 2015

Ignasi Fortuny

Vista desde Torren de lOlla del edificio que ha cedido el Ayuntamiento de Barcelona al grupo juvenil que lo okupó. 

Vista desde Torren de lOlla del edificio que ha cedido el Ayuntamiento de Barcelona al grupo juvenil que lo okupó.  / ÁLVARO MONGE

El Ayuntamiento de Barcelona ha llegado a un acuerdo con la Associació de Joves de Gràcia para la cesión del local municipal okupado por este colectivo en la calle Nil Fabra, 17. El edificio, de tres plantas y propiedad del Patronat Municipal de l'Habitatge, está okupado desde el 21 de noviembre del 2015 bajo el nombre de Casal Popular Tres Lliris. Fuentes municipales han confirmado el acuerdo, que ha sido anunciado esta tarde por la asociación juvenil. El local okupado era una antigua comisaría de la Policía Nacional que quedó vacía desde que cerró en abril del 2013 y no había vuelto a tener uso.

El pacto entre el consistorio y el colectivo llega tras más de un año de negociaciones y tiene como objetivo que sea un "espacio para la gente joven", señala el ayuntamiento. La asociación juvenil celebra la cesión, a pesar de que "implica asumir algunas contradicciones y riesgos", y apunta que de esta manera se cumple con una reivindicación histórica de los movimientos juveniles de Gràcia, la de tener un espacio totalmente autogestionado por los jóvenes. El ayuntamiento apunta que esta demanda, y la falta de espacios en el entorno para equipamentos juveniles, empujaron al distrito a iniciar el diálogo con los okupas. La cesión, según la asociación juvenil, sería para cuatro años prorrogables El colectivo remarca que mantiene "la plena autonomía" del Casal. "Ni el ayuntamiento, ni nunguna otra institución, puede decirnos qué tenemos que hacer o cómo hacerlo", insisten. Además, apuntan que con este pacto "se constata que la okupación es una herramienta útil para ganar espacios". 

"UNA BUENA NOTICIA"

El concejal de Gràcia, Eloi Badia, valora la cesión como una "buena noticia", ya que, "desde el inicio, el distrito reconoció el objetivo común de disponer de un casal de jóvenes de Gràcia". Badia señala que el distrito apuesta por un uso del local "integrador y no excluyente, que sume y enriquezca nuestro tejido juvenil, vecinal y social".

El consistorio explica que se ha concedido la cesión del local municipal después de que el colectivo se haya constituido como asociación y haya presentado su proyecto como entidad juvenil del barrio al distrito. Así pues, el ayuntamiento considera que la Associació Joves de Gràcia tiene los "elementos necesarios para garantizar la proyección hacia el futuro, un proyecto de retorno social que refuerza el movimiento juvenil del barrio y abierto a todo el mundo". 

La asociación juvenil de Gràcia destaca que, como parte del acuerdo, se harán unas reformas no estructurales -como el sistema de ventilación- en el local okupado y que se realizarán entre el abril y junio de este año. Dichas obras en la antigua comisaría de policía de la calle Nil Fabra, cerca de la plaza Lesseps, las pagará el ayuntamiento, explican desde el colectivo.

Temas: Okupas

0 Comentarios
cargando