Ir a contenido

BCN lanza una guía vegetariana

El 'boom' de la cocina sin proteína animal y la saludable derivan en un manual de opciones verdes (o casi) impulsado por el Gremi de Restauració

PATRICIA CASTÁN / BARCELONA

El restaurante vegetariano Teresa Carles.

El restaurante vegetariano Teresa Carles.

En el Camp d'en Grassot humean las ricas pizzas Dolce Pizza, donde sin una partícula de origen animal los amantes de la masa italiana mastican a dos carrillos creaciones de mil sabores verdes. En Sant Gervasi, el chef Xavier Pellicer interpreta en Céleri ocho verduras de temporada en tres versiones degustación (vegana, vegetariana y con proteína animal) con tal poderío que le ha valido una estrella Michelin. En Vegetalia, lo que fue un negocio de agricultura ecológica ha derivado en tres restaurantes en Ciutat Vella donde juran que el vegetal salta del huerto al plato. En My Pillow, en el Eixample izquierdo, quieren demostrar que ni la comida rápida ni los menús económicos están reñidos con los sabores de la tierra: fiocchi de pera al gorgonzola o estofados de filete de soja... Un crisol que constata el boom de las cocinas veganas y vegetarianas, y también flexitarianas, en la ciudad.

La reciente feria Veggie World dejó claro que la tendencia hacia la cocina saludable ha engrosado la cuota de población de Barcelona que se pasa a la cocina vegana (sin nada de origen animal) o vegetariana (sin carne ni pescado) o que opta por dar más cancha a estos platos en su dieta. Son más de un centenar los restaurantes de este signo o con amplia oferta verde entre su carta dirigida a este comensal. Por eso, el Gremi de Restauració ha puesto al día una antigua guía que recoge 40 propuestas donde comer o cenar dentro de estas corrientes, así como establecimientos donde cuando se introduce el ingrediente animal se apuesta por las opciones ecológicas y de proximidad.

Veggie Vegan Barcelona cuenta también con opiniones y reflexiones de algunos defensores y artífices del mencionado repertorio. Por ejemplo, el chef Sergi de Meià invita a luchar contra "las grandes industrias que quieren controlar nuestra forma de comer", Teresa Carles recalca que la comida de proximidad, tan en boga, no es más que comer los productos de temporada, y por tanto de la zona, aunque Pellicer matiza que acercar la comarca a los platos es más difícil en Barcelona. 

SALUD O PRINCIPIOS

El gremio es consciente de que hay veganos o vegetarianos que buscan mejorar su salud pero otros muchos lo asumen como estilo de vida respetuoso con los animales. El colectivo es criticado por supuestos déficits proteinicos o desde algunas industrias alimentarias, pero el creciente peso de los ingredientes vegetales es una realidad en muchas cartas locales, avivados por los consejos de la OMS y las virtudes de la dieta mediterránea.

Por ese motivo, la guía no es restringida sino que a ella se asoman locales como el exitoso Flax & Kale, donde entre el recetario agrícola se cuela un 20% de proteína anima de calidad (en este caso solo pescado azul), o lugares donde grandes hamburguesas de tofu conviven con las de vacuno ecológico. 

En pos de una mesa sana, el presidente de la patronal, Pere Chias, solicitará próximamente que, en el marco del Compromiso Ciudadano por la Sostenibilidad, el ayuntamiento aplique bonificaciones fiscales a los restaurantes con principios sostenibles, como el producto de kilómetro cero, como ya se ha iniciado con los que miman su gestión de los residuos. 

0 Comentarios
cargando