Ir a contenido

El Síndic de Greuges afirma que faltó planificación al implantar la 'superilla'

Ribó advierte al consistorio de que el consenso vecinal es "imprescindible" para nuevas ediciones del proyecto

Protesta contra la superilla, en enero pasado.

Protesta contra la superilla, en enero pasado. / FERRAN NADEU

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha advertido al Ayuntamiento de Barcelona de que el consenso de los vecinos es “imprescindible” para la instalación de nuevas ediciones de la ‘superilla’ y ha subrayado que esa es una de las carencias que se dieron al implantar la del Poblenou, en la que, sostiene, el consistorio actuó sin la planificación debida. La zona de tráfico pacificado ha generado un aluvión de quejas desde que se puso en funcionamiento, en septiembre pasado.

Ribó recibió 84 quejas por la ‘superilla’, gran parte de ellas por el hecho de que se activara a la vuelta de las vacaciones, lo que dio pie a que muchos de los vecinos se toparan con la zona de tráfico pacificado sin tener información al respecto. El síndic aplaude la voluntad de combatir la contaminación atmosférica, pero señala que en el Poblenou hubo “falta de información previa” y le recomienda que en el futuro propicie el consenso con los residentes en la zona afectada.

CALLES ADYACENTES

El síndic llama a evitar que se perturbe el descanso de los vecinos de la ‘superilla’ y a no crear complicaciones a los de las calles adyacentes. Porque, por ejemplo, si bien los vecinos de la zona vieron reducida la contaminación atmosférica y acústica, la medida sobrecargaba la de las calles que la delimitan.

Ribó, que se ha reunido con representantes técnicos y políticos del ayuntamiento, solicitó datos sobre los estudios de movilidad previos a la instalación de la ‘superilla’, reclama que se exija a conductores de coches y de bicicletas que cumplan con el código de circulación cuando transiten por ella.

CALENDARIO

Actualmente, están previstas cinco nuevas ‘superilles’ que entrarán en funcionamiento en el 2018, además de una ampliación de la de Sant Martí. Dos de las cinco nuevas supermanzanas estarán situadas en el Eixample, una en el barrio de Sant Antoni y otra en el de la izquierda del Eixample; una en el Camp d’en Grassot, en Gràcia; una en Horta, y una en Les Corts. Así lo anunció el consistorio a final de año, cuando aceptó que en el Poblenou había habido precipitación e introdujo modificaciones.

0 Comentarios
cargando