Ir a contenido

BCN cifra en 7.100 euros el coste de un entierro y espera bajarlo a 3.800 con la funeraria municipal

El consistorio prevé una tarifa estándar, una media y una superior en el servicio que ofrecerá desde el segundo semestre del 2019

Un informe encargado por el ayuntamiento contradice a otro elaborado por expertos de la UPF que fijaba la tarifa media en 3.100 euros

TONI SUST / BARCELONA

Declaraciones del regidor de Presidència, Eloi Badia, sobre la creación de una municipal a Barcelona. / ACN/PATRÍCIA MARTIN

El Ayuntamiento de Barcelona está en proceso de creación de una funeraria municipal con la que quiere ofrecer un servicio público que abarate el coste de los entierros. Cuando informó por primera vez de este proyecto, en noviembre, la Administración municipal cifró el precio medio de un entierro en Barcelona en 6.400 euros, a partir de un dato de la OCU, y se propuso reducirlo en un 30% con la nueva sociedad.

El sector, integrado en más de un 90% en la capital catalana por las empresas Mémora –la mayoritaria- y Altima, reaccionó airado y negó que esa cantidad se correspondiera con la realidad. En marzo, un informe de la UPF situó la tarifa media en un nivel mucho más bajo: 3.190 euros, si bien subrayaba que había diferencias sustanciales entre barrios. En cualquier caso, una suma muy inferior a la denunciada por el ayuntamiento.

TRES TARIFAS

Este martes se ha dado a conocer otro informe sobre el tema. El texto, presentado en una jornada de servicios funerarios municipales, ‘Garantía de competencia y calidad’, es de Global Economics, obra de Juan Delgado y Héctor Otero, y concluye que el precio medio de un entierro en la ciudad es de 7.149 euros. El consistorio da por hecho que podrá rebajar ese coste hasta los 3.800 euros de media. 

Tal es el cálculo hecho en el informe de justificación económica que ha elaborado el ayuntamiento al estudiar la viabilidad de la funeraria pública. Se contemplan tres tarifas para el nuevo servicio público: una por un servicio estándar, de unos 2.600 euros; por un servicio medio, de unos 3.800 euros, y uno por un servicio superior, de 5.100 euros. Los cálculos municipales apuntan a que un 40% de los usuarios se decantará por el servicio estándar, otro 40% por el medio y un 20%, por el superior.

La gran diferencia, de 3.190 a 7.149 euros, con la cifra del estudio de la UPF, obra del catedrático Oriol Amat y el economista Marc Oliveras, se explica por una serie de factores. Según Delgado y Otero, el único precio que se puede estudiar con precisión es el que asumen los clientes particulares, personas que no tenían seguro contratado y cuyo entierro debe ser sufragado de una vez.

Se trata de una situación que, a la vista de los servicios funerarios celebrados en la ciudad en el 2016, afecta a un 20% de la población, ya que el 75% sí dispone de seguro, y el porcentaje restante corresponde a clientes particulares con pocos recursos, que reciben servicios subvencionados total o parcialmente.

EL SEGURO Y LA INCÓGNITA

El informe de Global Economics sostiene que no se puede sumar el coste que asumen los individuales y el que pagan las aseguradoras y dividirlo por los casos, porque las empresas, al acometer un gran número de operaciones y trabajar con previsión, puede negociar costes inferiores. De media, precisa el documento, un cliente particular paga más de un 75% más que una aseguradora.

Así, subrayan Delgado y Otero, lo que se tiene en cuenta en el informe de la UPF es el coste que paga la aseguradora, pero no el que el cliente asegurado paga a la empresa. De hecho, esa cantidad resulta una incógnita y varía en cada caso.

Si uno paga un seguro de deceso, en función de cuándo empezó a pagarlo, de cuándo fallezca y de la modalidad que eligió habrá pagado una suma, que será distinta en cada caso, según los factores. Se da por hecho que hay gente que paga durante su vida mucho más de lo que costará su muerte. En casos de productos más concretos, como la prima única, que es la que única posible para clientes de edad avanzada, garantizando con un solo pago todos los gastos, el estudio de Delgado y Otero cita un precio medio de 5.327 euros, algo por encima de los 5.185 euros de media en España.

Según estos expertos, algunos servicios concretos de funerarias que se prestan en varias ciudades y por las mismas empresas son significativamente más caros en Barcelona que en otras ciudades, lo que el consistorio considera una confirmación de que la operadora pública tiene sentido.

BENEFICIENCIA Y DE FUERA DE BARCELONA

El informe de Global Economics también desacredita el cálculo del de la UPF por considerar que no debería computar, como hace, los entierros de beneficencia y los de los muertos que llegan de fuera de Barcelona.

El ayuntamiento cuenta con tener la funeraria municipal en funcionamiento en el segundo semestre del 2019. Para ello está prevista la construcción de un nuevo tanatorio, con seis velatorios y la contratación de 21 personas.

LA PÚBLICA, TRES TARIFAS

Del precio medio de 7.149 euros, un 90% corresponde a los servicios funerarios, que prestan los privados, y el 10% a servicios de cementerio, de carácter público y prestados por Cementiris de Barcelona. El gobierno municipal cuenta con recortar del 90% (de la parte privada), ya que sostiene que los servicios que presta la empresa municipal de los cementerios presentan tarifas que no se pueden rebajar más. 

0 Comentarios
cargando