Ir a contenido

El ayuntamiento crea Barcelona Energia para autoabastecerse de electricidad

El pleno aprobará este viernes la sociedad, que también suministrará luz a 20.000 hogares

Será un ente propio del consistorio, lo que permitirá evitar concursos y prescindir de las grandes compañías

TONI SUST / BARCELONA

La pérgola fotovoltaica del Fòrum.

La pérgola fotovoltaica del Fòrum. / RICARD FADRIQUE

El pleno municipal del ayuntamiento aprobará este viernes la creación de Barcelona Energía, una comercializadora pública municipal de electricidad que acabará con los pleitos del consistorio con las grandes compañías, por lo menos en lo que se refiere a su propio consumo.

Barcelona Energía, según ha explicado este jueves el concejal de Presidencia y Energía, Eloi Badia, tendrá dos tareas. La principal será abastecer al propio ayuntamiento, con un consumo anual de 179 gigawatios y un coste económico de 34 millones de euros. El ayuntamiento calcula que eso pasará a partir del verano del 2018, momento en el que podrá prescindir del servicio de otras compañías. A partir del 2019, la sociedad dará servicio también a consumidores privados, aunque la previsión es que solo pueda hacerlo para 20.000 familias, por limitaciones legales.

COMERCIALIZADORA DE TERSA

Barcelona Energía, que de hecho será la comercializadora de TERSA, la empresa de gestión de residuos del Área Metropolitana, es una sociedad mercantil, porque una comercializadora tiene que serlo, explican en el consistorio, pero será también un ente propio municipal. Esto último permite no abrir concurso al elegirla como proveedora. Y así, el desencuentro del gobierno municipal con empresas como Endesa y Gas Natural no tendrá más capítulos en relación con los lotes que adjudica para el consumo municipal.

Ser un ente propio permite evitar concurso pero obliga a que como máximo un 20% del negocio sea de carácter privado. Por eso se calcula que solo 20.000 familias podrán optar a ser clientes del consistorio. Badia ha afirmado que los 20.000 clientes potenciales serán elegidos por orden de inscripción. Si el ámbito que abarca Barcelona Energía crece, porque organismos como TMB pasan a consumir de esa fuente y en el caso de que el Área Metropolitana sigue el mismo camino y así incrementa el servicio de la sociedad, el número de clientes privados crecerá, lógicamente, en la misma proporción que el volumen de negocio.

TERSA producirá electricidad como ya hace, mediante placas fotovoltaicas como la del Fórum y la valorización de residuos, su incineración.

VENTAJAS

Al margen de que conceptualmente el gobierno municipal se ha mostrado partidario de tener un papel como administración en el mercado energético, Badia sostiene que de los 34 millones que el ayuntamiento paga cada año por su consumo eléctrico se ahorrará 500.000 euros. En cuanto a los 20.000 clientes privados, podrán rebajar su potencia con un margen mayor al que permiten las actuales operadoras, lo que permitiría reducir su factura.

El ayuntamiento también prevé comprar energía sobrante de los ciudadanos que apuesten por generarla, como las comunidades que instalan placas fotovoltaicas. La previsión es que haya un cliente generador, un cliente consumidor y un tercer tipo, el del cliente vulnerable. Así, se dará cumplimiento a la ley 24/2015, que en la parte que atañe a la pobreza energética no está suspendida. De hecho, la creación de la comercializadora camina en el mismo sentido que la ley y, obviamente, el consistorio se compremete a respetarla en su relación con los 20.000 clientes privados. En ese aspecto, las grandes suministradoras seguirán en el punto de mira en tanto que tienen como clientes a más del 90% del total en la ciudad y que el ayuntamiento quiere que se comprometan por escrito a cumplir con la ley.

SIN ALEGACIONES

Badia cree que las empresas que tradicionalmente han prestado el servicio al consistorio no se opondrán a la creación de Barcelona Energia, aunque no lo ha descartado del todo. De entrada, porque tras su aprobación inicial, ha habido un mes de exposición pública durante el cual ninguna compañía ha presentado alegaciones. El concejal ha asegurado que la iniciativa saldrá adelante en el pleno, y que solo el PP tiene previsto no votar a favor y optar por una abstención.