Ir a contenido

La T-Mobilitat, una privatización 'light'

La candidatura de Colau, que denunciaba en campaña el contrato con La Caixa para poner en marcha el título de viaje, no logró revertirlo

TONI SUST / BARCELONA

La T-Mobilitat.

La T-Mobilitat. / DANNY CAMINAL

La realidad es en ocasiones muy severa con las buenas intenciones. La sombra de la privatización en la puesta en marcha de la T-Mobilitat planea sobre el proyecto hace tiempo. La CUP lo denuncia en el Ayuntamiento de Barcelona y Barcelona en Comú, la plataforma con la que Ada Colau llegó a la alcaldía, lo denunciaba en campaña electoral.

La causa de tanto desasosiego proviene de que una unión temporal de empresas integrada por La Caixa, Indra y Marfina sea la encargada de desarrollar el sistema tecnológico del transporte del nuevo título de viaje. Buscar sistemas con futuro era imprescindible, una vez quedó claro, una década atrás, que las tarjetas con banda magnética no sobrevivirían, irremediablemente obsoletas a corto plazo.

UNA INDEMNIZACIÓN DE 70 MILLONES

Por eso, cuando Colau se hizo con la vara de mando municipal se propuso revertir ese contrato, que de hecho no solo liga al consistorio, sino también al Área Metropolitana de Barcelona y a la Generalitat. "No es nuestro modelo, no estábamos cómodo con ese contrato", dice la concejala de Movilidad, Mercedes Vidal. Pero anularlo, posigue, suponía un desembolso de 70 millones de euros, al margen de abrir otro concurso para buscar a otro adjudicatario. La decisión que se tomó fue el mal menor, que suele ser el consuelo cuando las buenas intenciones no son suficientes. “El contrato había sido adjudicado antes de que nosotros

El consistorio admite que no pudo anular el contrato y argumenta que el control público de los datos de los viajeros está garantizado

llegáramos”, subraya

“Ante esa realidad, tomamos la decisión de renegociar el contrato para aumentar el control público sobre aspectos sensibles”, relata Vidal. Esas cuestiones son principalmente dos: el control de los datos de los viajeros y combatir una hipotetica exclusividad en la venta por internet de los títulos de viaje. Esa renegociación, lógicamente, requirió una negociación previa entre las tres administraciones.

DATOS CLAVE

Vidal considera que el control de los datos por parte del sector público está garantizado. Los centros de contol dependerán directamente de la AMB. Según la concejala, que esa información esté en depende de qué manos presenta riesgos potenciales. Por un lado, el mero hecho de que se trata de datos sensibles, información personal. Por otro, podrían dar pie a un aprovechamiento económico.

En el caso de la venta de los títulos por internet, la responsable de Movilidad precisa que aunque ahora es marginal el porcentaje de venta en la red, en el futuro será muy importante. Por eso, argumenta, era imprescindible evitar que una entidad bancaria, La Caixa, se entiende, estuviera en posición de monopolizar esa venta. Según Vidal, está garantizado que los usuarios podrán requerir sus títulos en la web de TMB y de otras entidades. 

0 Comentarios
cargando