Ir a contenido

Millonario busca novia

Ivy International es una agencia de citas para 'singles' "de élite". Aquí te compras tu propio cuento de hadas a partir de 15.000 euros. Hace un año que tiene oficina en Barcelona

Ana Sánchez

Valérie Willemsens, una de las cupidos con puntería olímpica de la agencia Ivy International, en la terraza del Renaissance Barcelona Fira Hotel. Acaba de reunirse con un ingeniero rico que busca pareja.

Valérie Willemsens, una de las cupidos con puntería olímpica de la agencia Ivy International, en la terraza del Renaissance Barcelona Fira Hotel. Acaba de reunirse con un ingeniero rico que busca pareja. / ELISENDA PONS

No lleva arco ni flechas. Nadie diría a simple vista que esta belga treintañera  está ejerciendo de Cupido. Valérie Willemsens, se llama. Acaba de salir de una reunión de trabajo: un divorciado que quiere volver a enamorarse. Tres horas han estado hablando de amor en el restaurante del Renaissance Barcelona Fira Hotel, entre turistas de gama alta. El futuro enamorado tiene 36 años, es barcelonés, ingeniero y –como diría Arguiñano- rico, rico. Hay que serlo para tener en nómina a estos Cupidos con puntería olímpica: se paga un mínimo de 15.000 euros.

Hay quien las llama “celestinas premium”. Ivy International es una agencia “exclusiva” de citas y ‘matchmaking’ “para profesionales de élite e individuos con alto poder adquisitivo”, resume en su web. Como una agencia matrimonial de las de antes, pero aquí se citan a ciegas en restaurantes donde solo se accede por helicóptero. Apenas lleva dos años funcionando y ya tiene oficinas en 16 ciudades: de Suiza a Dubai o Mónaco. Sí, cubren el GPS básico de cualquier millonario en edad de merecer. ¿La edad de estos ‘singles’ vip? Entre 25 y ¡80! años.

Entre los 'singles' vip de Barcelona que buscan su media naranja 'delicatessen' hay banqueros, empresarios y "un futbolista famoso"

Tienen 2.100 socios -príncipes de los Emiratos, ‘celebrities’, CEOs, políticos…, enumera Valérie -. Serán unos 250 en España, calcula. Hace un año que abrieron sedes en BarcelonaMadrid Marbella. Aparte del ingeniero de hoy, su cartera de clientes de Barcelona incluye a banqueros, empresarios y hasta a "un futbolista famoso", asegura. Es decir, que en esta agencia se habla tanto de “encontrar el amor” como de “discreción” e “independencia financiera”. Se han topado con cazafortunas. “Muy pocos -asegura Valérie-. Los filtramos inmediatamente”. En cuanto les mandan las tarifas.

DE 15.000 A 250.000 EUROS

La tarifa estándar es de 15.000 euros al año. Te presentan al menos a 6 posibles almas gemelas. Los socios ‘executive’ pagan 25.000: 8 presentaciones y más dedicación del equipo de celestinas. La tarifa ‘premium’ sube hasta los 50.000: incluye 10 presentaciones ya no solo de Europa, sino a escala mundial, y reuniones en persona con su propio ‘matchmaker’. Los ‘diamond’ pagan ¡250.000! Es como tener a un equipo de élite de Cupidos disparando a discreción: las presentaciones son ilimitadas y hasta se lanzan campañas de búsqueda.

Valérie lleva emparejando a ricos desde hace 5 años. Da la impresión de que le encontraría pareja hasta al tío Gilito. Vive en Amberes, ahí están la oficinas centrales. Se ha convertido en una ‘heart hunter’: una cazacorazones. “Y que lo digas”, se ríe. Le han hecho peticiones que dejarían con la boca abierta a las hadas madrinas de Cenicienta.

Una italiana les pidió un 'lord' con castillo. Un príncipe de Dubái, una mujer con curvas. "Para nosotros las peticiones no son extrañas", dice Valérie

Una italiana le pidió un lord inglés, con su castillo, sus caballos, su cricket, recuerda Valérie. “Debo confesar que llevó un tiempo”, dice como si le hubieran pedido un PowerPoint. Lo encontró, sí, y “están totalmente enamorados”, saca pecho. “Para nosotros las peticiones no son extrañas”, añade sin arquear las cejas. Es como comprar tu propio cuento de hadas.

Hasta los príncipes tiran de esta agencia de contactos. Un príncipe de Dubái les pidió una mujer con curvas, recuerda Valérie. Era un socio ‘diamond’, así que hasta organizaron una campaña para encontrarla. Otro miembro ‘deluxe’, un italiano de 60 años, buscaba una chica de 30-35 que quisiera tener un hijo con él. También la encontraron. “De 32. Están felices y esperan su primer bebé”. ¿Que si hay mucho ricachón canoso en busca de jovencitas? “No”, reniega Valérie. “La mayoría de hombres vienen de un divorcio o están solteros porque trabajan y trabajan y se olvidan de su vida personal”. 

UN 75% DE ÉXITO

“Puedo decir orgullosa que funciona”, concluye la belga. Hay un 75% de éxito, añade de carrerilla. Si se limita a los hombres, el porcentaje sube hasta el 90%. ¿La razón? Hay más mujeres en este club de medias naranjas 'delicatessen'. “Y yo sé por qué –dice Valérie-. Las mujeres cuando necesitamos ayuda, la pedimos. Y un hombre... Si se pierde en el coche, dirá: ‘Puedo encontrarlo yo solo’. Lo mismo en el amor”.

¿La fórmula mágica para detectar al alma gemela vip? Si alguien la sabe, esa es la Cupido CEO: Inga Verbeeck, la fundadora de Ivy International. “Tienes que estar abierto -responde-. No te cierres, y no juzgues. Explora y escucha a tu corazón”. Y remata a lo ‘Expediente X’: “La pareja perfecta está ahí fuera”.

Y comerán perdices deconstruidas a golpe de Visa oro.    

Temas: Barceloneando