Ir a contenido

ALGUNAS REIVINDICACIONES VECINALES

Pobres cada vez más pobres

Ciutat Meridiana vuelve a ser el barrio con menos renta de la capital catalana, cinco puntos por debajo que el año anterior

La asociación de vecinos denuncia entre cuatro y cinco desahucios todas las semanas, aunque la mayoría logran pararse

HELENA LÓPEZ / BARCELONA

Vista panorámica del barrio de Ciutat Meridiana.

Vista panorámica del barrio de Ciutat Meridiana. / CARLOS MONTAÑÉS

La lista de motivos por los que se ha elegido el barrio de Ciutat Meridiana para llevar a cabo la prueba piloto del proyecto Picaportes requeriría un diario completo, y es posible que aun fuera insuficiente. Este enclave en la Zona Nord de Nou Barris encabeza un año más el 'ránking' de barrios con una renta familiar más baja de la ciudad, cayendo a 34,5 en el 2015, cinco puntos por debajo de los resultados del 2014 (la media de la ciudad es 100). Y el sobrenombre de Villa Desahucio sigue siendo fiel a la realidad.

"Cada semana tenemos entre cuatro y cinco", explica Filiberto Bravo, presidente de la asociación de vecinos y máximo conocedor de las miserias inmobiliarias del barrio. La mayoría de ellos, eso sí, logran pararse. "En eso sí están haciendo un buen trabajo", prosigue el líder vecinal, muy crítico con el actual equipo de gobierno. "Aunque no todos se paran. Siguen habiendo desahucios exprés", prosigue. Calculan que hay, además, unos 250 pisos okupados, con todos los problemas sociales que eso significa. 

 

LEY DE BARRIOS

Por los mismos motivos, Ciutat Meridiana es uno de los nuevos puntos en los que se desplegará la nueva ley de barrios. "De momento, todavía no hemos visto nada. Llevan cuatro meses haciendo un estudio previo, mientras nosotros ya hicimos un proceso participativo con todo el vecindario y tienen nuestras demandas encima de la mesa. No sé a qué están esperando", prosigue Bravo. Entre las demandas, programas de formación. El número de titulados sigue siendo también de los más bajos de la ciudad (un 5,7% de sus vecinos tienen estudios superiores, mientras la media de la ciudad es el 29,4%).

"Estamos olvidados. Aquí no hay nada. Todas las tiendas están cerradas. Para comprarte unas medias tienes que ir a Verdum", explica María Siles, vecina del barrio desde hace 44 años. "Nos tienen olvidados. Cerraron la piscina. Se llevaron el campo de fútbol de aquí y pusieron cuatro palos", critica. 

MANIFESTACIÓN POR EL POLIDEPORTIVO

En la misma línea del olvido, el próximo día 17 han convocado una manifestación para denunciar el deterioro del polideportivo. "Aquí vienen a hacer deporte las cucarachas", ironiza el presidente de los vecinos, quien denuncia que el espacio lleva años abandonado: "aquí no se ha invertido nada".

Otra de las asignaturas pendientes es la humanización de la Meridiana. Su tramo quedó fuera de los planes de pacificación de Colau. "Nos quejamos y al final han puesto cuatro arbolitos -continúa-, pero seguimos fuera del plan global". "¿Más ejemplos del olvido? La situación de los parques infantiles. Se llevaron los columpios de delante del mercado hace meses por su mal estado y aún no los han repuesto. Y así, todo", concluye.

Todo eso ha llevado al barrio a experimentar una acentuada pérdida de población, pasando de los 11.145 vecinos del 2008 a los 10.156 actuales. Casi un 10% menos en siete años.

0 Comentarios
cargando