Ir a contenido

PROYECTO DE INNOVACIÓN SOCIAL

Escuela de 'rockstars' (de barrio)

Una iniciativa de acompañamiento artístico permite a jóvenes talentos sin recursos cumplir sus sueños musicales

El programa Cabal Musical del Taller de Músics se ha ampliado de BCN a Santa Coloma, Sant Adrià, Badalona y Montcada

Víctor Vargas Llamas

Monique Makon ensaya su voz en las instalaciones del Taller de Músics. 

Monique Makon ensaya su voz en las instalaciones del Taller de Músics.  / RICARD FADRIQUE

Pasan los días, se suceden los años y con el cúmulo de experiencias se va componiendo la banda sonora de la vida. Para algunos, el periplo transcurre al alegre ritmo de la samba o con la excitación del rock and roll, pero también hay quien ve cómo su biografía suena al triste compás de un fado o sumida en la crudeza del hip-hop. No son pocos quienes desearían cambiar de dial hasta dar con la música perfecta, pero no siempre se dan las circunstancias para rasgar las partituras y cambiar la melodía existencial.

Esa era la canción que sonaba en la cabeza de los responsables del Taller de Músics: impulsar un proyecto de innovación social que facilitara la inclusión de jóvenes talentos de barrios desfavorecidos, proporcionándoles acompañamiento artístico para contribuir a dinamizar y transformar sus entornos.

Martí Marfà

PROYECTOS SOCIALES DEL TALLER DE MÚSICS

La música les da reconocimiento; que ya no se les identifique por su situación complicada, sino por su creatividad

Del tarareo de esas primeras notas brotó el Cabal Musical, un plan que está descorchando la tercera edición y se sirve de la complicidad de la música para tratar de "cambiar la realidad de las personas y los territorios", explica Martí Marfà, responsable de proyectos sociales de la entidad.

"La música y las artes en general pueden aportar a estos chavales reconocimiento. Que se les distinga por algo más que por estar en una situación complicada. Que la gente les identifique por su talento", destaca Marfà. La finalidad, en definitiva, es dar una oportunidad para explotar su creatividad a quienes, de otra forma, no la tendrían.

EXPANSIÓN

El éxito de las dos primeras ediciones ha servido para expandir la experiencia. Si hasta ahora se circunscribía a los barrios con mayor índice de vulnerabilidad de los distritos de Nou Barris, Sant Andreu Sant Martí, el Taller de Músics y el Ayuntamiento de Barcelona, coorganizadores de la iniciativa, decidieron ampliarla a Santa Coloma de Gramenet, Sant Adrià de Besòs, Badalona Montcada i Reixac.

El Cabal se circunscribe en la estrategia del Eix Besòs, la alianza de estos 5 municipios para crear "un gran eje metropolitano, favoreciendo la cohesión social y la calidad del espacio público".  

Además de la procedencia, los requisitos para la candidatura son la existencia de "un cierto proyecto musical", no basta con nociones básicas, pero sin ser artistas consolidados. La otra criba es socioeconómica, "personas sin acceso a recursos estratégicos" en sus entornos, explica Marfà. "No pedimos la renta, pero a través de entidades de sus barrios constatamos que no podrían afrontar sus proyectos", añade. 

REFERENTES

Los cinco grupos elegidos en la primera edición y los ocho de la segunda (de 20 y 42 aspirantes, respectivamante) cumplían esas condiciones y convencieron al jurado de que merecían una oportunidad. A partir de entonces comienza el acompañamiento con un primer año de formación artística y del oficio de músico (vestuario, aspectos legales, redes sociales...).

Arthur Ibáñez

'coach' vocal del cabal musical

Vienen de cantar apenas en la ducha y cuando salen de aquí se mueven por el escenario con el desparpajo de un artista

El segundo año es de mentoría, de contacto con profesionales del sector para ayudarles a aplicar los conocimientos adquiridos. Y aunque Marfà recuerda que la idea no es que sean "'messis' de la música", está convencido de que alguno llegará a triunfar. 

"Al final de la mentoría ves una gran transformación, de chavales que apenas cantaban en la ducha a moverse por el escenario con el desparpajo de un artista profesional. Todo por la formación que reciben y el entusiasmo que ponen", explica Arthur Ibáñez, 'coach' vocal en el proyecto y experto en producción.  

Una metamórfosis que no cesa con el final de la actuación, dando cumplida respuesta al gran propósito del Cabal. "La iniciativa les empodera, les hace más autónomos y les convence de afrontar proyectos con gran valor añadido -explica Marfà-. Y eso se traduce en reconocimiento social, en dejar de ser los últimos de la fila para pasar a mostrar el camino a otros jóvenes del barrio".  

Diversidad de género, origen y estilo

La tercera edición del Cabal se encuentra en el proceso de admisión de candidaturas, que concluye el 29 de enero. La audición para la selección definitiva se realizará entre el 10 y el 11 de febrero. Los 12 grupos que se elegirán en esta ocasión comenzarán el curso en marzo. Ya hay más de 40 precandidatos.

En la elección también se aplican criterios de diversidad, tanto de género, como de procedencia y de estilo musical, "o solo habría grupos de rock o rap", dice Marfà. Entre los alumnos hay una fanfarria de música balcánica, un guitarrista flamenco, una cantautora de estilo mediterráneo y un grupo de rock de los 70.

El Taller de Músics nació como escuela musical hace 37 años en el Raval. Cuenta con una escuela superior de música, un sello discográfico propio y un área de 'management' y producción. La entidad cuenta con una fundación que impulsa proyectos sociales como el del Cabal musical.

0 Comentarios
cargando