Ir a contenido

INICIO DE LAS OBRAS EN EL 2018

El parque de Glòries será un 40% más caro y no tendrá tranvía

La zona verde no incluirá el mirador previsto en el proyecto ganador y tendrá 1.300 árboles

El pulmón cerrará algunas zonas durante la noche y dispondrá de dos áreas para perros

Carlos Márquez Daniel

La Rambla dels Encants que seguirá la línea que marca la calle de Cartagena, en el lado oeste del parque. 

La Rambla dels Encants que seguirá la línea que marca la calle de Cartagena, en el lado oeste del parque. 
La plaza del Sud, situada junto al intercambiador de transporte público y al lado del jardín de Inmersión. 
La gran explanada situada en la zona centro del parque de las Glòries. 
El balcón urbano se situará junto al Rec Comtal y junto a las fábricas de Paraguas y la Sucreria, recuperadas como equipamientos.

/

Con cuentagotas, Barcelona va conociendo el perfil de lo que está llamado a ser, o eso quiere el ayuntamiento, "un auténtico pulmón de la ciudad". La plaza de las Glòries tiene hoy un aspecto desolador, lo normal cuando la piqueta se esmera en la vía pública. El trabajo se centra, sobre todo, y una vez eliminado el vetusto anillo aéreo, en el túnel viario que permitirá esconder el tráfico y alumbrar esa nueva zona verde de 12 hectáreas. El parque se empezará en el primer semestre del 2018 y no tendrá tranvía en su interior, según ha informado este jueves la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz. Habrá un montón de árboles y costará 42 millones de euros, un 40% más de lo previsto. Es lo que sucede, argumenta el consistorio, cuando se entra en los detalles.

El derribo del tambor se ejecutó en noviembre del 2014, pero los trabajo previos tienen fecha de noviembre del 2013. Será cinco años después de esa fecha cuando el consistorio empiece a dar forma a lo que Ildefons Cerdà llamaba el centro metropolitano. La Canopia Urbana fue el proyecto que en febrero del 2014 ganó el concurso convocado por el gobierno de Xavier Trias. Agence Ter y Ana Coello de Llobet idearon un parque "extenso, vegetal y confortable", que representa un "desplazamiento hacia el este "del centro de gravedad de la ciudad". El reconocido arquitecto y exalcalde de la ciudad brasileña de Curitiba, Jaime Lerner, que presidió el jurado, dijo gráficamente que el proyecto es "más ecoarquitectura que egoarquitectura" y destacó que es "innovador, sostenible y viable" para un espacio que desde ahora será "para la gente". El precio era de 29.982.801 euros. 30 millones redondos

RETOQUES DEL NUEVO GOBIERNO

Sanz ha explicado este jueves a preguntas de los periodistas que el coste total ascenderá a unos 42 millones de euros. La razón, que ahora ya se conocen "todos los detalles y todos los elementos" que conformarán este gran parque. En definitiva, ha asegurado, el proyecto ganador era más una declaración de intenciones que otra cosa. Y ahora, cuando hay que entrar en materia, como pasa cuando uno mete albañiles en casa, sucede que la factura sube. De este modo, está previsto que el presupuesto se dispare un 40%. 

Los cambios sobre el proyecto original de Canopia Urbana se han pactado con los vecinos

El diseño definitivo, el sello que deja Barcelona en Comú en connivencia con los vecinos, añade dos zonas para perros, huertos urbanos "asociativos", zonas infantiles para niños de entre 0 y 3 años y pistas de petanca. Mantiene la gran explanada, la zona para espectáculos, ahora bautizada como ágora sensorial (antes era ágora digital) y la recuperación de la acequia medieval del Rec Comtal. Se elimina, sin embargo, el mirador proyectado en el punto en el que se cruzan la Diagonal, Meridiana y Gran Via. Ahí va ahora un jardín exótico. Algunas zonas, como la de espectáculos o la de biodiversidad, se cerrarán durante la noche.

Los cambios previstos, ha precisado Sanz, se harán "a petición de los vecinos", que, según la teniente de alcalde, tampoco quieren que el tranvía pase por el centro del parque, trazado que defendió el pasado diciembre el concejal de Arquitectura Paisaje y Patrimonio, Daniel Mòdol, que lo consideró "imprescindible" para que exista un "cierto control social del espacio".

LA VÍAS, POR EL LATERAL

El gobierno municipal, en el caso de que la unión de los dos tranvías a través de la Diagonal salga adelante, tiene previsto que el ferrocarril que venga del oeste por la avenida baje por Cartagena y encoche en el intercambiador que se construirá en la zona sur, junto al museo DHUB, donde habrá metro, bus y Bicing. Las bicicletas, por cierto, serán el único medio de transporte permitido en el interior del parque.

La Canopia, y también lo equipamientos, están pendientes de una modificación del plan general metropolitano, la 'constitución urbanística' que regula los usos del suelo. Luego se pasará por la fase de proyecto ejecutivo. Y si todo va bien, en el primer semestre del 2018 la superficie se empezará a teñir de verde. Sobre el segundo túnel viario previsto hasta Rambla del Poblenou, Sanz ha sido muy política: "El calendario se mantiene". O sea, ya veremos.