PLAN DE CHOQUE

El Ayuntamiento de Barcelona estudia sanciones contra la islamofobia

La reforma de la ordenanza de civismo atajará demostraciones de odio en general

La capital catalana sigue siendo una de las pocas ciudades europeas sin mezquita

Entidades musulmanas de Barcelona se reunieron el pasado lunes con portavoces del ayuntamiento en el Pati Llimona.

Entidades musulmanas de Barcelona se reunieron el pasado lunes con portavoces del ayuntamiento en el Pati Llimona. / CARLOS MONTANYES

Se lee en minutos

Una mujer embarazada de origen magrebí que andaba por la calle con un niqab sufrió el año pasado patadas e insultos. En el 2013, cinco vigilantes de seguridad del Hospital del Mar agredieron a un taxista de confesión musulmana porque estaba orando delante de su edificio. Las alumnas musulmanas que llevan pañuelos en la cabeza son susceptibles de sufrir discriminación por parte de sus compañeros de clase. Y algunos vecinos no respetan la libertad de creencia religiosa cuando la comunidad musulmana pide permisos para abrir un oratorio en el barrio.

Estas y otras manifestaciones de odio han llevado al Ayuntamiento de Barcelona a presentar este martes un plan pionero con 28 medidas estratégicas para luchar contra la islamofobia, incluida la posibilidad de que la reforma de la ordenanza de civismo prevea sanciones por demostraciones de odio, en general, y por aquellas acciones que no puedan ser tratadas desde la vía penal, donde el consistorio no tiene competencia, pero que sí puedan ser combatidas por la vía administrativa.

"CREAR ANTICUERPOS"

Jaume Asens, teniente de alcalde de Ciudadanía, Participación y Transparencia, ha definido Barcelona como "punta de lanza contra el discurso del odio" en un momento de auge de este fenómeno en muchos países de Europa. "El objetivo es crear anticuerpos, mecanismos para controlar este aversión que se basa en tópicos falsos al relacionar a los musulmanes con la violencia y el terrorismo, y al mundo árabe con el Islam", ha declarado Asens. El edil ha señalado que en la reforma de la ordenanza se está investigando cómo "poder tratar por la vía administrativa manifestaciones de odio como los insultos y los acosos".

Asens ha informado de que la fiscalía revela que los delitos de odio aumentaron en Barcelona en el 2015, con 232 denuncias -un 19% más que en el 2014 y un 40% más que en el 2013. "Puede deberse a que los ciudadanos denuncien ahora más estos casos", ha advertido.

El último informe de la Plataforma Ciudadana contra la Islamofobia detectó en el 2015 un total de 278 casos en España, el 28% de ellos en Barcelona. "Pero debemos disponer de más datos y estadísticas para impulsar las políticas públicas necesarias", ha precisado Asens.

Propiciar la sensibilidad en la ciudadanía, iniciar una campaña comunicativa y más educación civil en las escuelas son los ejes de este plan, que tiene como finalidad dar visibilidad a este fenómeno para se asocie la islamofobia como una peligrosa forma de discriminación social.

Noticias relacionadas

"LA MEZQUITA NO ES PRIORITARIA"

Sobre la posibilidad de que se construya una mezquita en Barcelona (una de las pocas grandes ciudades europeas en las que todavía no hay un gran edificio como tal, aunque sí hay oratorios), Lola López, comisionada de Inmigración, Interculturalidad y Diversidad, ha considerado que "no" es un tema que ahora esté sobre la mesa. "Las comunidades musulmanas de Barcelona no lo plantean como una prioridad, porque están muy arraigadas en su territorio, que es donde quieren desarrollar su fe a través de espacios cercanos", ha manifestado López.