LA ESTRATEGIA MUNICIPAL

Colau anuncia un plan de 1.500 millones para impulsar el área del Llobregat

La alcaldesa prevé que el sector público y privado aporten el coste a partes iguales para un "segundo plan delta"

Destaca como retos la ampliación de Mercabarna y garantizar la conexión ferroviaria con el puerto

4
Se lee en minutos
TONI SUST / VÍCTOR VARGAS / BARCELONA

Barcelona no es solo una ciudad abierta al mar, es una ciudad con dos ríos, y es una ciudad metropolitana. Ada Colau ha abordado con estas consideraciones previas el anuncio de uno de los retos principales del año para su gobierno municipal: el inicio de aplicación de un plan, en parte todavía por concretar, en parte ya previsto, para revitalizar el área del Llobregat, con una inversión total de unos 1.500 millones de euros en 10 años.

Unos recursos, ha dicho, que aportarían al 50% el sector público -varias administraciones se verían implicadas- y el privado. Lo ha definido como “un segundo plan delta”, en alusión al que se desarrolló en la década de 1980 en la misma zona. “Igual que los Juegos Olímpicos permitieron abrirse al mar, ahora toca abrirse a los ríos. Tenemos dos, pero hasta ahora los hemos tratado como fronteras”, ha añadido.

Colau ha marcado así una nueva apuesta con motivo de la conferencia anual de la alcaldesa en el Col·legi de Periodistes, ‘La alcaldesa responde’. La primera vez que fue invitada a participar, en enero del 2016, llevaba medio año con la vara de mando municipal y entonces desveló la apuesta por la zona en la que se encuentra el otro río, el Besòs: anunció un plan de barrios dotado con 150 millones de euros para la zona. La diferencia es que en la apuesta por el Llobregat el ayuntamiento depende mucho más de lo que hagan otras administraciones.

CIUDAD BLOQUEADA

Colau ha afirmado que al “mirar hacia el Llobregat” también se rompe la imagen de una ciudad bloqueada por el mar y la montaña, sin posibilidad de crecer. Una de las zonas en las que la Barcelona sí puede hacerlo, ha remarcado, es la de la Zona Franca, la del barrio de la Marina del Prat Vermell. Se calcula que unas 30.000 personas irán a residir allí. Aunque esta es una previsión que ya se hacía hace tres alcaldes, con Joan Clos.

Los 30.000 nuevos vecinos llegarían en cuanto esté hecha la obra prevista para acogerlos: un total de 11.000 viviendas, desglosadas de la siguiente forma: 5.161 pisos de obra pública, 5.700 libres y 1.000 dotacionales. Colau ha subrayado que la llegada del metro, con dos paradas, en el 2018, será viable gracias al acuerdo entre el consistorio y la Generalitat. De hecho es uno de los ejemplos que ha puesto para argumentar que ha cerrado acuerdos con la Generalitat, una forma de recordar y denunciar indirectamente, varias veces, que ERC le pone ahora la proa para pactar la regulación hotelera.

30 PROYECTOS

“Hoy tenemos un borrador del plan con unos 30 proyectos, algunos apenas diseñados, otros a punto de iniciarse, que cogidos por separado serían interesantes, pero que conjuntamente, la suma multiplica, suponen un plan estratégico del Llobregat”, ha afirmado Colau.

Entre los retos principales, la alcaldesa ha destacado la ampliación de Mercabarna, con el fin de “trabajar para el producto ecológico de proximidad y dar una nueva dimensión de soberanía alimentaria”, así como la garantía de que se dispone de la conexión ferroviaria con el puerto. También ha aludido a una nueva plataforma de suelo industrial que estará dedicada a las pymes y la economía social

MONTJUÏC Y EL MORROT

Colau ha subrayado que la ciudad no se acaba en Montjuïc, del que ha mostrado su voluntad de que se acabe haciendo realidad el plan de que convertido en un espacio desde el que se llegue al centro de la ciudad caminando o en bici. También ha celebrado que la población de una nueva zona permita acoger a barceloneses y evitar así que tengan que irse de la ciudad, como sucede desde hace tiempo por lo prohibitivo que resulta residir en Barcelona, principalmente por el precio de la vivienda.

Pese a sus elogios a la expansión, la alcaldesa ha rechazado en cambio recuperar la idea del exalcalde Xavier Trias de hacer un nuevo barrio en el Morrot, una idea, ha dado a entender, que no casa con los proyectos que defiende Barcelona en Comú.

Sobre cómo se finanzará el plan, de dónde saldrán los 1.500 millones, ha subrayado que debe ser compartido por el sector privado y el público, pero ha advertido de que en esa colaboración el sector público debe atesorar “más liderazgo”.

La alcaldesa, que también ha asegurado que la apuesta incluirá “corredores verdes”, ha advertido: “Todo esto no tendrá éxito si queda como una ocurrencia de los políticos. Lo tendrá si responde a la demanda ciudadana y si la ciudadanía hace suyos esos planes”, ha expuesto.

BESÒS

Noticias relacionadas

Mirando hacia el otro lado de la ciudad, Colau ha afirmado que en el caso del Besós la operación prevista sigue su curso y que es de inminente resolución la planificación que falta, la que debe definir las 20 hectáreas que rodean las tres chimeneas de la antigua térmica.

Como ejemplo de esa ciudad metropolitana por la que aboga, ha destacado la colaboración de Barcelona, en este caso con Sant Adrià de Besòs, Montcada, Badalona y Santa Coloma.

La alcaldesa Ada Colau.

La alcaldesa Ada Colau. / JOAN PUIG