Ir a contenido

INVESTIGACIÓN SOBRE EL ANTERIOR AYUNTAMIENTO

El fiscal centra en Vives la querella por el contrato falso al cantante de Los Sirex en época de CiU

En la denuncia también figuran Antoni Miquel, Leslie, y un exdirectivo de la agencia Barcelona Regional

Xabi Barrena J. G. Albalat

Antoni Miquel, Leslie, en el Hospital del Mar en septiembre del 2011.

Antoni Miquel, Leslie, en el Hospital del Mar en septiembre del 2011. / JOAN CORTADELLAS

La Fiscalía de Barcelona ha presentado una querella por presunta prevaricación, tráfico de influencias, malversación de fondos públicos y falsedad documental contra Antoni Vives, exteniente de alcalde de Hábitat Urbano en Barcelona durante el gobierno de Xavier Trias (CiU), por la contratación supuestamente simulada por parte de la agencia metropolitana Barcelona Regional (BR) de Antoni Miquel Cervelló, conocido en el ámbito musical como Leslie, el vocalista de Los Sirex, y Jesús Arévalo, ingeniero técnico en el consistorio de Sant Feliu de Llobregat. Estas dos personas, más Guillermo Müller, director de la entidad, también figuran en la querella.

El fiscal Emilio Sánchez Ulled ha decidido presentar querella solo por esta actuación y ha archivado la investigación sobre el gasto de cerca de dos millones de euros que realizó BR entre el 2010 y el 2015, bajo la gestión de CiU, en proyectos calificados por una auditoría de “antieconómicos”. A su entender, no existen indicios de delito en estas operaciones que se realizaron fuera, cuando en su territorio hay otras “graves y serias necesidades”.

COLABORADORES POLÍTICOS

Según la fiscalía, Vives, que era presidente de BR por su cargo en el ayuntamiento, “decidió favorecer económicamente a dos colaboradores políticos”: Miquel y Arévalo, o, como mínimo, “tenerles a su servicio en actividades de naturaleza política”. Así, logró que el entonces director general, Guillermo Müller, contratara a estas dos personas “aparentando” que prestarían servicios por proyectos específicos, a pesar de ser consciente de que “nunca iba a realizar para BR trabajos de ningún tipo” y, menos aún, los indicados en los contratos. Además, "nunca·comparecieron" en BR.

Arévalo estuvo contratado entre julio del 2014 y mayo del 2015 y percibió 59.544 euros. El de Miquel duró entre enero del 2012 y mayo del 2015 y percibió 155.067 euros.

"REPARACIÓN DE HONOR"

Vives, por su parte, ha pedido a sus abogados que estudien cómo "exigir que se repare el daño" a su "honor" con las acusaciones "sin fundamento" sobre la actividad de BR. En un comunicado emitido antes de conocer la querella contra él, el exteniente de alcalde asegura que "durante este año largo, algunas personas, algunas de ellas con cargos institucionales muy importantes, han emitido juicios, han publicado noticias y han hecho declaraciones en las que he sido acusado y denostado".