25 oct 2020

Ir a contenido

Seis de los diez barrios más pobres de Barcelona lo son más que un año atrás

Los resultados del informe de renta familiar sobre el 2015 revelan una caída de las rentas medias hacia las bajas

Ciutat Vella y Sant Martí prosperan por la llegada de nuevos vecinos con más recursos que los habituales

TONI SUST / BARCELONA

Vista panorámica del barrio de Ciutat Meridiana.

Vista panorámica del barrio de Ciutat Meridiana. / CARLOS MONTAÑÉS

El Ayuntamiento de Barcelona ha presentado este lunes el informe sobre la distribución de la renta familiar disponible per cápita en Barcelona, que en los últimos años ha ido dibujando una ciudad partida entre ricos y pobres, con una gran distancia entre ambos grupos y un espacio, el de las rentas medias, que ha ido menguando en favor de las bajas.

En el informe correspondiente al 2015, que ha presentado el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, la foto es bastante similar a la del 2014. Pisarello ha subrayado que la diferencia entre los barrios con mayor renta y los que menos tienen es casi la misma, y que las diferencias entre los más ricos y los más pobres han dejado de ampliarse. “Son buenas noticias”, ha dicho, pero a poco que se entre en el detalle se observa que los que estaban peor no solo no han mejorado sino que en su mayoría han perdido posiciones.

PARÁMETROS

El índice de renta familiar sitúa los distritos y barrios otorgándoles una puntuación respecto de la media, situada en 100. Tiene en cuenta los siguientes parámetros: la tasa de licenciados superiores; la situación laboral; el parque de turismos; la potencia de los nuevos turismos adquiridos, y los precios de la vivienda de segunda mano.

En la clasificación del 2015, encabeza la lista Pedralbes, como un año antes. Lo hace con 250,5 puntos, algo por debajo de los 251,7 del 2014. El segundo es las Tres Torres, con 214,1, frente a los 217,8 de 12 meses atrás. El tercero es Sant Gervasi Galvany, que crece: de 192,1 a 205,1

Observando la cola del vagón de la renta disponible en la lista de los 73 barrios, el diagnóstico es claro: de los diez barrios con menor renta familiar, seis han perdido puntos, dos los han ganado y uno está igual. El más pobre es Ciutat Meridiana, que baja de 39,2 a 34,5 puntos y releva a Trinitat Nova -que sube de 34,7 a 35,6 puntos- como último de la lista.

De esos diez barrios más pobres, solo mejoran Trinitat Nova (puesto 72 de 73), Torre Baró (puesto 68), que pasa de 45,6 en el 2014 a 47,1, y Prosperitat, que pasa de 53,7 a 54. Can Peguera (puesto 65 en la clasificación) mejora una décima, de 50 a 50,1, pero en la propia tabla que aporta el consistorio es señalado con el signo de que se mantiene igual.

RENTAS POR TRAMOS

La distribución de la población por tramos de renta tampoco trae buenas noticias: las rentas medias pierden espacio en favor de las bajas. Las medias suponen ahora el 44,1% del total (el 19% de la población barcelonesa está en la franja de las rentas medias altas y el 25%, en el de las medias bajas), frente al 47,2% que constituían en el 2014, y al cerca del 60% que llegó a representar años atrás. Las rentas altas corresponden al 16,6% de los ciudadanos (alta, un 5,3%; muy alta, 11,3%), exactamente igual que un año atrás. Las rentas bajas son un 39,2% del total (23,7%, rentas bajas; 15,5%, muy bajas), por encima del 36,6% (21,1% rentas bajas; 15,5% muy bajas) del 2014. En suma, los más ricos y los más pobres están igual, lo que no evita que en su conjunto haya más gente en la franja de rentas bajas. Los ricos quizá no sean más ricos, pero los pobres son algo más pobres.

Simplificando, en Barcelona la renta media familiar bruta era en el 2015 de 19.775 euros anuales, un 2,9% más que 12 meses antes, y un vecino de Pedralbes disponía de media de 7,2 veces la renta de uno de Ciutat Meridiana. Es un dato entre extremos en una ciudad en la que la diferencia económica entre distritos y barrios es palpable.

DISTRITOS RICOS, POBRES, MIXTOS

Por distritos, hay un grupo de inscritos en el espacio de las rentas altas: Sarrià-Sant Gervasi (188 puntos sobre 100, casi cuatro más que en el 2014) y Les Corts (138,3 puntos, 1,4 menos que el año anterior). El segundo grupo comprende el Eixample y Gràcia, que se encuentran por encima de la media de la renta por poco: 115,8 y 105,8, respectivamente.

El tercero incluye Sant Martí, Ciutat Vella, Horta-Guinardó, Sants-Montjuïc y Sant Andreu, con niveles de renta que van de 73 a  87 puntos. El último bloque lo compone Nou Barris únicamente: 53,8 puntos, poco más de la mitad de la renta media. Pisarello se ha felicitado porque este distrito haya parado su caída en el indicador de renta.

Hay que subrayar que en Sant Martí, el distrito medio con mayor renta, se da el caso de mayor diferencia interna: es el único el que hay rentas extremas por arriba  y por abajo, algo derivado de la convivencia de los vecinos habituales con los que, con más recursos, han adquirido nuevas viviendas en la zona, en Diagonal Mar y el frente Marítimo del Poblenou. Estos dos barrios de Sant Martí, junto con la Vila Olímpica, y el de la Dreta del Eixample son barrios ricos en distritos de renta media.

CIUTAT VELLA

Ciutat Vella mejora, como ya era tendencia, y obtiene 85 puntos, 6,3 más que en el 2014. Y observando el distrito por barrios, algunos presentan una renta superior a la media: es el caso del Gòtic, con 108,5, el barrio número 16 de los 73 en la lista de los que más tienen. Otra cosa sucede en el Raval (75,8 puntos) y en la Barceloneta (76,6). Como en el caso de la parte rica de Sant Martí, el ascenso en renta de Ciutat Vella se explica por la sustitución de antiguos vecinos por nuevos residentes con más recursos, el fenómeno que se conoce como gentrificación, y que parece estar marcando la evolución reciente y futura de Barcelona.

“Celebramos estos datos, pero esperamos que mejoren. Se ha parado una tendencia y ahora hay que revertirla”, ha afirmado Pisarello como síntesis de la presentación del informe.