Ir a contenido

Barcelona también prohíbe los camiones durante la cabalgata como medida antiterrorista

A diferencia de Madrid, la limitación solo será de 16.00 a 22.00 horas

Ningún vehículo de más de 3.500 kilos podrá ir por la ciudad mientras dure el desfile de los Reyes Magos

GUILLEM SÀNCHEZ / BARCELONA

Cabalgata de los Reyes Magos en su paso por plaza Universitat

Cabalgata de los Reyes Magos en su paso por plaza Universitat / Albert Bertran

El Ayuntamiento de Barcelona ha decidido a última hora aplicar -con matices- la misma medida antiterrorista que el consistorio de Madrid: prohibir la entrada y la circulación de camiones por la ciudad durante la cabalgata de los Reyes Magos. La restricción obedece a una estrategia defensiva que tiene en cuenta el modus operandi de dos macabros atentados recientes en Europa (Niza y Berlín). 

Durante estos dos ataques, yihadistas del autoproclamado Estado Islámico estamparon camiones contra multitudes. En Niza, el 14 de julio del 2016, un vehículo de gran tonelaje arrolló mortalmente a 89 personas que festejaban en el paseo de los Ingleses el Día Nacional de Francia. En Berlín, de nuevo otro cambión, embistió y mató a 12 personas que paseaban por un mercado navideño

DECISIÓN DE ÚLTIMA HORA 

Los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana de Barcelona llevan muchas semanas tejiendo el dispositivo de seguridad más adecuado para proteger una concentración de personas tan multitudinaria y sensible como la que convoca la cabalgata real. Basándose en la División de Información, las inspecciones que realizan agentes de subsuelo o de las hipótesis que avanzan el Grupo Especial de Intervención y la Brigada Móvil, los Mossos han definido un montaje policial para blindar el desfile. Hasta el miércoles, no se incluía entre las prevenciones necesarias prohibir la circulación de camiones por la ciudad.   

Esta decisión se tomó en la última reunión, celebrada el martes en la sede de la policía municipal en la plaza de Pi i Sunyer. En el encuentro participaron los responsables de los Mossos d’Esquadra en Barcelonacon las cúpulas de la Guardia Urbana, los Bombers de Barcelona, el Sistema d’Emergències Mèdiques y Protecció Civil. "De común acuerdo", subrayan fuentes presentes en la reunión, se optó por adoptar durante un breve espacio de tiempo la misma medida preventiva que Madrid. En Barcelona esta limitación no durará cinco días como en la capital española, se aplicará únicamente de las 16.00 hasta las 22.00 horas del jueves. Ningún vehículo cuyo tonelaje exceda de los 3.500 kilos (cualquier camión supera ese límite) podrá entrar en la ciudad ni circular por ella. Con la salvedad de esta prohición de última hora, el dispositivo de seguridad es "el de siempre". 

CIUDAD BLOQUEADA

La cabalgata, como cada año, bloqueará la circulación de vehículos por buena parte de la ciudad. Se cortará por completo entre las 17.00 y las 21.30 horas en todas las zonas por las que transcurra el desfile. El recorrido saldrá del parque de la Ciutadella, subirá por Via Laietana, continuará por la plaza de Catalunya, llegará hasta el Paral·lel por la calle de Sepúlveda y finalizará en la avenida de la Reina María Cristina tras girar en plaza de España. En las zonas por las que debe avanzar la rúa tampoco resultará posible aparcar coches ni estacionar motocicletas sobre la acera.

A diferencia del resto de vehículos -incluidos los autobuses de la flota municipal-, los camiones no podrán ni siquiera entrar en la ciudad. Ya lo avisan los paneles informativos de las Rondas y lo recordarán tanto agentes de la Urbana como de los Mossos. La vigilancia será mucho más intensa en las zonas más próximas a la cabalgata. Si algún camionero despistado logra saltarse la prohibición será abordado por las patrullas y conducido hasta las afueras. Las "multas" se interpondrán en último extremo, explican fuentes policiales. Si se detecta algún camión sin conductor aparcado y no resulta posible contactar con este para sacarlo, "se inmovilizará", subrayan. 

PROTEGER "SIN ENTORPECER"

El gerente de Seguridad y Prevención del ayuntamiento, Jordi Samsó, ha remarcado que el objetivo es tomar "todas las medidas necesarias entorpeciendo lo mínimo posible el desarrollo de la celebración". Durante la cabalgata se activará la fase de alerta del plan básico de emergencias municipal. Los responsables policiales estarán reunidos en la sala de coordinación para supervisar que todo sigue el plan previsto. 

Samsó ha recomendado a los ciudadanos que se desplacen a pie o en Metro para acceder al punto desde el que pretendan ver desfilar a sus majestades. Este jueves el metro prestará servicio hasta las dos de la madrugada, al ser vigilia de festivo.

Un blindaje tan importante como discreto

La estrategia de los Mossos d'Esquadra para lidiar con la amenaza terrorista del Estado Islámico es evaluar cada acontecimiento de riesgo por separado. Los especialistas del cuerpo de seguridad toman medidas distintas "en función de las características" que presenta el objetivo que deben proteger, según ha subrayado en diversas ocasiones el portavoz de la policía catalana, Xavier Porcuna. Para blindar esta cabalgata, la directriz ha sido nuevamente la de no hacer públicas la mayor parte de las medidas adoptadas por "seguridad". Previsiblemente, se colocarán barreras físicas para cortar el paso en las zonas de riesgo, se distribuirán agentes de uniforme y de paisano por todo el recorrido y se acercarán discretamente las unidades de élite por si resultara necesaria su intervención. El dispositivo será muy importante aunque la intención es que el ciudadano no se dé cuenta. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.