Ir a contenido

Dos bandas, tres muertos

El crimen de la Meridiana es el último episodio de un largo enfrentamiento entre dos grupos dominicanos

Los Mossos d'Esquadra temen que la muerte de un cabecilla en ese tiroteo propicie una nueva represalia

GUILLEM SÀNCHEZ / BARCELONA

El vehículo en el que se encontraban las víctimas en el momento del tiroteo.

El vehículo en el que se encontraban las víctimas en el momento del tiroteo. / SERGIO LAINZ

El tiroteo de la Meridiana ha sido el último episodio del enfrentamiento que mantienen dos bandas integradas por hombres de la República Dominicana residentes en Catalunya. Los investigadores aclaran que "no son bandas latinas". Sencillamente son dos grupos violentos entre los que ha estallado un conflicto de intereses, que tal vez guarde relación con el tráfico de drogas.

La guerra entre ambos grupos viene de lejos y se ha cobrado ya tres muertes y otros tantos heridos en al menos cinco tiroteos desde el mes de abril. La preocupación dentro de los Mossos d'Esquadra es que se mantenga esta escalada de violencia con una nueva represalia para vengar al último muerto, el del crimen de la Meridiana. 

CINCO TIROTEOS, TRES MUERTES

El primer muerto se produjo el 22 de abril del 2016. Fue en la discoteca Koko Premium, anteriormente conocida como Brisas del Caribe. A última hora de la noche se desencadenó una reyerta que terminó a tiros. Falleció un hombre de 28 años. El segundo muerto fue el 28 de noviembre, cuando el cadáver de un hombre de 36 años con varios impactos de bala apareció de madrugada dentro de un coche aparcado sobre la acera de la avenida de Catalunya de L’Hospitalet de Llobregat

El tercer muerto es el de la Meridiana. Este 1 de enero un pistolero se acercó a un Honda Civic de color gris y descerrajó 11 tiros en su interior. No quería ametrallar el coche, apuntó al hombre que se encontraba en el asiento trasero -conocido con el sobrenombre de Pinto y miembro con galones de una de las dos bandas implicadas en la contienda- y también al conductor. A los dos los dio por muertos. Pero el conductor sigue vivo, en estado crítico, ingresado en el hospital del Vall d’Hebron.

Los Mossos tienen presentes más trifulcas entre las dos bandas que no han trascendido porque no ha habido muertes. Como los tres disparos contra la fachada del bar El Torito o el tiroteo en el que resultó herido un joven en Terrassa.

PREOCUPACIÓN EN EL CONSULADO

El cónsul de República Dominicana en Barcelona, Adriano de los Santos, ha mostrado este martes en declaraciones a este diario su "preocupación" ante los "hechos violentos" que se están dando "en el seno de la comunidad dominicana". Tras el tiroteo del Koko Premium y el doble homicidio de Santa Coloma de Gramenet -en el que fallecieron dos hombres durante una pelea vinculada a un cultivo ilegal de marihuana-, el consulado impulsó un encuentro con las asociaciones dominicanas para tratar de "buscar soluciones".

El crimen de Santa Coloma no está relacionado con el enfrentamiento entre estas dos bandas, pero funcionó como detonante. En la segunda reunión acordaron un conjunto de propuestas para los ayuntamientos de Barcelona, Santa Coloma y L’Hospitalet. De momento solo se han reunido con este último municipio, que acoge a 5.000 dominicanos de los más de 30.000 afincados en Catalunya. Son medidas destinadas a impulsar "la práctica de deportes" -como el softbol o el béisbol- y actividades culturales -como promocionar una “casa dominico-catalana”- para alejar a los jóvenes "de los problemas".