Barcelona se ofrecerá en la cabalgata de los Reyes Magos como ciudad de acogida a los refugiados

La celebración estrena carrozas para Melchor, Gaspar y Baltasar, y mantiene su presupuesto del año pasado, 650.000 euros

Así son las nuevas carrozas de los Reyes Magos. / JULIO CARBÓ

3
Se lee en minutos
TONI SUST / BARCELONA

La cabalgata de los Reyes Magos en Barcelona mantendrá este jueves, 5 de enero, su itinerario habitual, que se iniciará con la llegada de sus Majestades al Moll de la Fusta, prevista para las 16.30, a bordo del paquebote Santa Eulàlia. Los recibirá la alcaldesa, Ada Colau, que, como es tradición, les entregará el pan y la sal como símbolo de acogida y hospitalidad, así como la llave que abre todas las puertas de la ciudad.

El desfile empezará a las 18.00 horas en la avenida del Marquès de l'Argentera y concluirá en el cruce de la avenida María Cristina con la avenida de Rius i Taulet aproximadamente a las 20.45.

El segundo teniente de alcalde, Jaume Collboni, que ha presentado este martes la cabalgata, ha explicado que el acto servirá para que la ciudad envíe un mensaje claro: "Mientras en otros lugares de Europa se levantan fronteras, Barcelona quiere demostrar que es una ciudad de acogida".

El mensaje se inscribe en la voluntad mostrada por el gobierno de Colau para participar en la acogida a refugiados de conflictos como el de Siria, entre otros países, que de hecho no han llegado. La previsión era que a toda España llegaran 15.000 refugiados, eritreos, sirios y afganos, de los cuales entre 3.000 y 5.000 tenían que quedarse en Catalunya. El consistorio apostó por este tema hasta el punto de declarar a Barcelona ciudad refugio y de programar la atención a los foráneos que lo requirieran. Junto con otras ciudades, ha denunciado que los Estados están frenando la

El consistorio anuncia un operativo de seguridad "habitual"

Barcelona no ha precisado si tomará medidas excepcionales en la cabalgata por el nivel de alerta antiterrorista decretado por el Ministerio de Interior, de 4 sobre 5, al igual que hace un año. Hasta ahora, en grandes eventos, como la fiesta de Fin de Año, en Barcelona no se han tomado medidas como la de cerrar el acceso a camiones, algo que sí ha sucedido en Madrid. Jaume Collboni ha afirmado este martes que el operativo previsto para la cabalgata será el habitual, aunque ha agregado que se tendrá en cuenta la situación actual. El socialista no ha querido entrar en detalle sobre posibles medidas añadidas.

llegada. A su vez, la oposición municipal ha acusado a la alcaldesa de centrarse en esta cuestión buscando el rédito estético.

El presupuesto de la cabalgata es de 650.000 euros, el mismo que el año pasado, y se espera que más de medio millón de barceloneses asistan al desfile. Corre el rumor de que el rey Melchor se parecerá un tanto a un socio de gobierno de Colau.

80 CARTEROS

Los Reyes Magos llegarán con un séquito compuesto, entre otros, por 80 carteros, preparados para recoger las últimas cartas para la entrega de regalos. En principio, en Barcelona la marcha no contará con abundancia de arsenal patriótico, como sí se espera en Vic, algo que Collboni ha criticado. El segundo teniente de alcalde se ha pronunciado a favor de “no politizar” la cabalgata: “No me parece bien. Tenemos 364 días para hacerlo y  lo que toca es disfrutar de esta fiesta infantil”. “Es una opinión personal, pero seguramente compartida por todo el ayuntamiento", ha añadido. 

Este año, los reyes Melchor, Gaspar y Baltasar estrenan nuevas carrozas, que el teniente de alcalde ha presentado junto a Marta Almirall, la directora de fiestas del Institut de Cultura de Barcelona (ICUB). Están inspiradas, respectivamente, en los jardines plácidos propios de espacios como la Alhambra de Granada, en un bosque encantado que bebe de las fuentes de la sobriedad de los jardines japoneses y en las máscaras de animales, esenciales en la iconografía africana.

CARROZAS Y GASOLINA

Noticias relacionadas

Como a veces ni los Reyes Magos lo pueden todo, las carrozas no resultan perfectamente sostenibles, pese al contexto actual, en el que la lucha contra la contaminación atmosférica está en lo más alto de la lista de retos institucionales. Las carrozas se han elaborado reciclando la base de autobuses que funcionan con gasolina. Almirall ha explicado que para una vez que se usan al año no es viable la inversión que sería necesaria para que además de trasladar a los enviados de Oriente, regalos y caramelos, la caravana no contaminase un ápice.

Al igual que en los últimos años, los caramelos, siete toneladas en total, se arrojarán solo desde los vehículos del final de la comitiva, por el riesgo que entrañaba que los menores se arrojaran a por ellos. En la fiesta, por parte de la organización, participarán 1.200 personas, de los cuales 300 serán voluntarios.