Ir a contenido

El crimen de la Meridiana apunta a una guerra entre bandas dominicanas

Los Mossos investigan la conexión del ataque con varios tiroteos en el área metropolitana

La violencia entre grupos se ha cobrado tres muertos y tres heridos de bala desde el mes de abril

GUILLEM SÀNCHEZ / BARCELONA

SERGIO LAINZ / VIDEO: ACN

El pistolero que el domingo por la noche atacó a los cinco ocupantes de nacionalidad dominicana a bordo de un Honda Civic aparcado en la avenida de Río de Janeiro de Barcelona quería matar solo a dos de ellos. Iba a por los dos únicos hombres que se encontraban en el interior del coche. El agresor disparó 11 veces. Lo hizo de pie y desde el exterior. Apuntando al conductor y a uno de los pasajeros del asiento trasero. Este segundo pasajero falleció al instante. El conductor sobrevivió, aunque se encuentra en estado crítico ingresado en el Hospital de Vall d'Hebron. Para los investigadores hay pocas dudas: el pistolero no disparó al azar contra el coche y todo indica que el homicidio guarda relación con una latente guerra entre bandas. 

En el mismo coche viajaban también tres mujeres. Solo una resultó herida. Recibió fortuitamente un tiro en la pierna -permanece ingresada a pesar de que no se teme por su vida- que no iba dirigido a ella. El único error que cometió el ejecutor. Las otras dos mujeres -que viajaban respectivamente en el asiento del copiloto y en el trasero- resultaron ilesas. 

Los testigos presenciales relataron a los Mossos versiones contradictorias acerca de lo que ocurrió después del ataque. Algunos aseguraron que el agresor iba solo y huyó corriendo. Otros dicen que se montó en un coche que le esperaba para emprender la fuga. Hay una tercera versión que surge al casar las dos primeras: llegó en un vehículo conducido por sus cómplices, se bajó, disparó contra las víctimas y se marchó corriendo. En cualquier caso, el cuerpo catalán ha identificado ya la matrícula de un coche que habría participado en el asesinato. 

CINCO TIROTEOS SIMILARES

Los policías del Área de Investigación Criminal de Barcelona buscan ahora si el tiroteo de la Meridiana guarda alguna relación con otros crímenes recientes que se han perpetrado en la capital catalana y sus aledaños durante los últimos meses. Todo parece indicar que el de ayer está conectado con el asesinato del Koko Premium (22 de abril). El hombre que falleció anoche también habría participado en la reyerta que se desencadenó en esta discoteca. 

Los investigadores escudriñan asimismo la relación que podría existir con el cadáver cosido a balazos que apareció de madrugada en una zona oscura de la avenida de Catalunya de L’Hospitalet de Llobregat (28 de noviembre). Existen más episodios que están siendo revisados con lupa, como el de los tres disparos que se produjeron contra la fachada de un bar frecuentado por dominicanos -El Torito- de la avenida Meridiana hace casi tres meses -sin heridos- y un tiroteo más reciente que tuvo lugar en plena calle de Terrassa y se saldó con un joven herido (21 de diciembre).

En todos los casos los protagonistas -víctimas y agresores- son hombres procedentes de la República Dominicana. Coinciden además en que rondan la treintena y en que todos ellos frecuentan ambientes de ocio nocturno. Coinciden también en que son de gatillo fácil.

BANDAS EN GUERRA

Todos estos violentos enfrentamientos, según ha podido saber este diario, desvelan la tensión que existe entre bandas de dominicanos residentes en Barcelona y alrededores. La policía sospecha que podría tratarse de un enfrentamiento por el control de la droga. Aunque tampoco descarta que se trate de una espiral de violencia desatada tras demasiadas cuentas pendientes.

Fuentes policiales subrayan que no deben considerarse "bandas latinas" y tampoco están integradas por un grupo excesivamente nutrido de miembros. El colectivo representa a un porcentaje ínfimo de la comunidad dominicana que reside en Catalunya, más de 30.000 personas en total. Remarcan también que toda esta violencia empieza y acaba exclusivamente sobre ellos. Un detalle que no convierte el fenómeno en algo menos preocupante. Investigadores de distintas regiones policiales intercambian información estos días sobre todos y otros episodios para evitar que se agrave esta carrera sangrienta. 

Independientemente de la relación que termine aflornado entre estos cinco tiroteos, en los últimos meses el balance que en suma han cosechado es inquietante: tres muertos y tres heridos. Un recuento que podría empeorar en función de la suerte que corra el conductor de la pasada madrugada.

Antecedentes mortales 

Durante el 2016 murieron por arma de fuego dos hombres de nacionalidad dominicana. En ambos casos los Mossos d'Esquadra investigan qué relación mantienen con el tiroteo de este Año Nuevo. El primero fue el 22 de abril del 2016 y ocurrió en una discoteca de la Avenida de Paral·lel, el Koko Premium, antiguamente conocida como Brisas del Caribe. Durante una pelea, alguien sacó una pistola y mató a un hombre de 28 años. En cuanto empezaron a llegar patrullas de los Mossos d’Esquadra, el grupo de implicados en la trifulca huyó en desbandada y se perdió por el barrio del Raval. El 28 de noviembre apareció a las 01:30 horas un cadáver acribillado en el interior de un coche aparcado sobre una acera de la avenida Catalunya de L'Hospitalet de Llobregat. Se trataba de un hombre de 36 años de nacionalidad dominicana. Desde el comienzo planeó sobre este segundo crimen la sombra del ajuste de cuentas. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.