Ir a contenido

Barcelona promueve el 'shopping' de arte entre sus visitantes

El consorcio turístico lanza una guía con rutas por 35 galerías, donde la mitad de las ventas ya son a viajeros

El sector, tras años negros por la crisis y la pérdida de compradores locales, estabiliza su oferta en la ciudad

PATRICIA CASTÁN / BARCELONA

Cuando se habla de 'shopping' internacional uno evoca los ríos de turistas que llegan a Barcelona con el foco puesto en el paseo de Gràcia, el Portal de l’Àngel o la excursión a la Roca Village. Pero además de comprar moda, joyas y complementos, una faceta menos conocida de los compradores foráneos son las adquisiciones de arte, que ya prácticamente igualan a las ventas locales, según asume el Gremi de Galeries d’Art de Barcelona. Para aprovechar más el potencial de estas compras de cultura, Turismo de Barcelona ha creado por primera vez un plano guía que detalla rutas de compras por 35 galerías agremiadas repartidas por la ciudad y 17 en el resto del territorio.

La promoción es doble, porque además de ahondar en esa imagen más cultural que Barcelona quiere mostrar ahora al turismo, también fomenta la dinamización comercial del talento local. Durante los años de la crisis el comprador barcelonés de arte ha dado marcha atrás en la medida en que el turista ganaba cuota en la facturación. En este momento, una y otra clientela están igualadas con más peso extranjero en las zonas céntricas. Y aunque se constata cierta recuperación del mercado propio, nadie duda de que el viajero aficionado al arte es un filón.

Nuevos retos turísticos: cultura, descentralización y sostenibilidad

El gobierno de Ada Colau, especialmente sensible a los riesgos del éxito turístico de Barcelona, ha reforzado la presencia municipal en el consorcio público-privado Turismo de Barcelona. La ciudad ya no se promociona de forma abierta, sino que ahora se centra en captar un viajero con intereses culturales y respetuoso con la metrópolis. El turismo sostenible, potenciar la oferta cultural y descentralizar el volumen de viajero han pasado a ser los objetivos. Para este último punto se impulsarán nuevos productos turísticos relativos a las comarcas de Barcelona, que ahora solo representan un 25% de los ofertados. 

La guía VisitBarcelona Art Galleries (también con versión online) introduce en cuatro idiomas el sector y muestra la ubicación de los comercios de arte agremiados, que tienen sus meollos en el centro del Eixample y Ciutat Vella. También ofrece una radiografía de cada una de ellas, resumiendo su especialidad para facilitar la ruta al apasionado del arte, desde las vanguardias históricas y nueva figuración que hacen destacar a la Sala Dalmau, hasta los pintores tradicionales y nuevas tendencias realistas de la Parés, la galería más antigua de España.

PÚBLICO ÚTIL

Precisamente desde esta sala, Helena Maragall aplaude la difusión de la potente oferta de arte de las galerías locales, en tiempos en que Barcelona se resiente de la ausencia de una feria internacional que le dé relumbrón. Pero reivindica que esas primeras 40.000 guías lleguen al público objetivo y no se pierdan entre los productos que propulsa Turismo de Barcelona.

Apostar por los hoteles de lujo sería una fórmula de contacto más directo, aunque el comprador de arte en galerías (donde predominan artistas jóvenes o aún fuera del circuito internacional) es de “cierto nivel adquisitivo y cultural”, pero compra más por gusto y afición que por afán inversor o coleccionista, ámbitos que se reflejan más en otros circuitos más exclusivos de venta, apunta Jordi Pijoan, gerente del gremio.

Según fuentes de Turismo de Barcelona, “la estrategia es apostar por la cultura y el turismo de calidad”, en la línea de engordar la oferta cultural, que este año se ha traducido en la apertura de parte de la Casa de las Punxes y próximamente la de la Casa Vicens.

Apuntar a ese público, no obstante, tiene un cierto condicionante. Y es que "la marca Barcelona vende", explica Maragall, lo que les lleva a potenciar artistas y obras que evocan a la ciudad. Como claro ejemplo, su actual exposición Mirades sobre Barcelona.

El galerista Jordi Barnadas, con 25 años de trayectoria, certifica una recuperación de sector gracias al turista (en su caso el 60% de la venta en especial en la temporada turística), que le ha llevado a conectar con los gustos foráneos. Tiene una decena de artistas que vende con facilidad en el mercado asiático, asegura. Pero alaba al cliente estadounidense -con una amplia clase media-alta- que en vacaciones adquiere arte con facilidad.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.