QUEJA PUBLICA

Gala Pin denuncia machismo de los directivos de "más de 40 con corbata"

La concejala comparte en Facebook episodios que dice haber vivido en reuniones

Joan Gaspart, a una recién llegada al comité ejecutivo de Turismo: "¿Cómo se me iba a pasar a mí esta belleza"

La concejala de Ciutat Vella, Gala Pin. 

La concejala de Ciutat Vella, Gala Pin.  / ÁLVARO MONGE

3
Se lee en minutos

La concejala del Ayuntamiento de Barcelona Gala Pin ha denunciado este jueves el "machismo" instalado a su juicio en las reuniones de las juntas directivas en las que participa como representante municipal en consorcios y consejos de administración, en los que escasean las mujeres y predominan "los hombres de más de 40 con corbata".

En un extenso escrito en su Facebook, la concejala responsable del distrito de Ciutat Vella ha compartido episodios de "machismo" que ha dicho sufrir en estas reuniones, el último el miércoles por la tarde, cuando se quejó al presidente del comité ejecutivo en el que participaba por llamar "belleza" a una mujer que se incorporó a la reunión.

Este mismo presidente, según ha revelado la concejal, le besó a ella en la frente cuando se incorporó a la junta, hace un año.

Basta con conocer la agenda de la concejala para comprobar que el incidente verbal tuvo lugar en la reunión de comité ejecutivo de Turismo de Barcelona, cuyo presidente es el hotelero Joan Gaspart, como confirmaron algunos de los presentes en el encuentro. El empresario ha rehusado hacer declaraciones al respecto para no engordar la polémica, que la propia afectada, Mar Pérez, responsable de Cruceros del Port de Barcelona, quiso zanjar durante la reunión.

"Comparto un episodio de esta semana que me he decidido a escribir porque, en realidad, es representativo de muchas situaciones con las que nos encontramos dentro de la institución", ha explicado Pin, que ha preferido no revelar nombres en su escrito.

"PUESTOS DIRECTIVOS"

Pin dice que con su incorporación a reuniones de consorcios, juntas directivas y consejos de administración ha comprobado "algo que ya

Los hombres en los puestos directivos son  un "sesgo de género y también de edad que salta a la vista", lamenta Pin

sabíamos, pero que algunas no habíamos vivido nunca: los hombres son los que están en los puestos directivos, en los espacios de decisión y representación, un sesgo de género, y también de edad, que salta a la vista, a la vez que se manifiesta en la forma de ser y estar en las reuniones".

Pin explica que cuando llegó a una de estas reuniones "al llegar el presidente, saludó a las personas que estaban de pie. Al acercarse a mí, hice amago de levantarme para darle la mano, pero se me quedó encajada la silla y no pude levantarme rápidamente. El presidente quería saludarme, así que, ni corto, ni perezoso, me dio un beso en la frente".

"La primera en la frente. Sesgo de género, de edad y de clase. No se lo hubiera hecho a otras mujeres presentes en la sala. No supe reaccionar. O más bien, me contuve la reacción. Me quedé perpleja. Y frustrada. Esta semana, un año después, me ha saludado dándome la mano", ha reconocido Pin.

LAS MUJERES, MINORÍA

Tras constatar que en las reuniones de las juntas directivas las mujeres son muy minoritarias, y que una de ellas es la que se encarga de escribir el acta, Pin denuncia lo que le ocurrió en una de estas reuniones en la que participó, el mismo miércoles.

"Alguien llamó la atención al presidente sobre que había un nuevo miembro [una mujer] en la sala que se incorporaba en esa reunión

Asistentes a la reunión  aseguran que Gaspart no se refirió a la mujer por su nombre "porque no la conocía"

sustituyendo a un antiguo miembro. Transcribo: 'Claro que sí, ¿cómo se me iba a pasar a mí esta belleza?'. A esta belleza estamos encantados de tenerla aquí'", asegura Pin que dijo el presidente. Otros testimonios apuntan que Gaspart no conocía a Pérez por su nombre, por lo que se refirió a ella como "belleza", en un desafortunado calificativo.

Tras quedarse "perpleja", la concejala decidió pedir al presidente que "no se vuelva a interpelar a una mujer por su aspecto físico" pero asegura que "el tono fue de rechazo y cierta repugnancia".

Noticias relacionadas

"No será este presidente el que no lo haga, que es un donjuán. Risas adolescentes de los hombres de más de 40 con corbata, compadreo. Perplejidad. Viaje en el tiempo", escribe la concejala, que recibió el apoyo de un miembro masculino de la reunión.

Pin dice que pasó de la "perplejidad a la desazón" cuando escuchó a la mujer interpelada decir que a ella "ya le estaba bien". No obstante, según fuentes , en su turno de palabra la afectada quiso zanjar el tema destacando que en cualquier caso estaba allí por méritos técnicos y profesionales, de sobras conocidos en el sector.   

Temas

Machismo