Ir a contenido

LUCHA CONTRA LA DESIGUALDAD TERRITORIAL EN BARCELONA

Colau extiende a 11 nuevos barrios el plan de choque contra la brecha social

La iniciativa, dotada con 150 millones, se amplía a todo el eje Besòs y a vecindarios de Ciutat Vella, Sants-Montjuïc y Horta-Guinardó

La alcaldesa apunta que el plan de barrios quiere marcar una nueva forma de trabajar del consistorio

HELENA LÓPEZ / BARCELONA

Colau extiende a 11 nuevos barrios el plan de choque contra la brecha social

Antes de la rueda de prensa, que se celebró este jueves en el centro cívico del Besòs como evidente declaración de intenciones, una pequeña ruta por la parte más degradada del barrio, la que los vecinos conocen como Besòs profundo. Donde aún hay bloques con aluminosis, la pobreza energética es el pan de cada día entre los vecinos, quienes quizá desconozcan la sofisticada expresión, y donde la droga no es un problema solo de los de la acera de enfrente (La Mina). Actuar en la calle de Alfons el Magnànim, frontera entre ese Besòs profundo y el otro, el más barcelonés, es una de las actuaciones "de piedra" que se ejecutarán dentro de la primera fase del plan de barrios, que ha empezado a desplegarse en los barrios del Besòs, a los que este jueves acudió la alcaldesa para rendir cuentas y explicar cómo y en qué se invertirán los anunciados 150 millones destinados a reducir la brecha entre barrios, uno de los retos que se marcó Colau para este mandato.

La operación concreta en Alfons el Magnànim es tratar de que se convierta en una “calle mayor”, que una, no que divida. Y es ejemplo de la orientación social que quiere darse al plan de barrios, que la alcaldesa asegura querer convertir en referente de la “nueva manera de hacer políticas” del consistorio, “donde el papel de las entidades y de los vecinos es central”. “No venimos aquí solo a hacer justicia con unos barrios históricamente olvidados, que también. Se trata de ofrecer otra mirada; una mirada compleja y ambiciosa, pero también muy ilusionante”, ha explicado Colau, quien ha subrayado en infinidad de ocasiones durante la presentación que el plan, “más allá de la piedra” –también necesaria, como la citada actuación en Alfons el Magnànim- debe servir para “empoderar” al vecindario.

De lo que se trataba este jueves era de explicar el trabajo realizado en los cuatro primeros barrios del eje del Besòs en los que el plan ha empezado a implantarse -Besòs i Maresme, Trinitat Nova, Bon Pastor y Baró de Viver- y de detallar hacia dónde extenderán la iniciativa, inspirada en la ideada por el Gobierno tripartito. Será en La Verneda i La Pau, Trinitat Vella, Vallbona, Ciutat Meridiana y Torre Baró, con los que se completa la intervención en el eje Besòs, y el Raval y el Gòtic Sur, en Ciutat Vella, las dos Marinas, en Sants-Montjuïc, y Sant Genís dels Agudells y La Teixonera, en Horta-Guinardó.

Colau ha explicado que la elección del eje Besòs no es casual. En las dos orillas del río -sumando también la que queda fuera de Barcelona, con una visión de la "Barcelona real"- viven un millón de personas, ha destacado la alcladesa, quien ha apuntado que por ello trabajan también, más allá del plan, con los ayuntamientos de Sant Adrià, Badalona y Santa Coloma.

NUEVAS FORMAS DE TRABAJO

Cada uno de los 15 planes tendrá tres proyectos que han denominado "motores". Iniciativas arraigadas en los barrios mucho antes del aterrizaje del plan, que conocen bien las realidades del territorio y ya trabajaban para cambiarlas, a partir de las que han salido propuestas de actuaciones concretas, cuyos objetivos son recuperar e impulsar la actividad económica, hacer frente a déficits urbanísticos, establecer acciones de atención y mejora de las condiciones de vida de los vecinos e “innovar y modificar formas de trabajo de la administración pública”. Este último objetivo, muy reivindicado en los barrios, que han visto muchas veces cómo compromisos adquiridos en la 'Casa Gran' no llegaban a materializarse en la calle por la falta de comunicación y de flexibilidad de la Administración municipal.

Uno de los tres proyectos motores en el Besòs es la reforma del cine Pere IV, equipamiento municipal desocupado frente a Besòs Mar que quieren convertir en un espacio vecinal, “catalizador de proyectos comunitarios”. Un enorme mural en la fachada, obra de un célebre grafitero del barrio, da algunas ideas sobre posibles usos. El cine es lo primero que el ciudadano ve al salir por la boca del metro de Besòs Mar, estación actualmente en obras -era la peor mantenida de la red-. Estación, también, en la que el reguero de manteros arrastrando su mercancía hacia el centro es una constante. Muchos de los manteros de la ciudad habitan en infraviviendas del Besòs profundo, que fue escenario este verano de un trágico incendio de un piso en el que murieron dos niños pequeños. 

Proyectos educativos

TRINITAT NOVA Uno de los proyectos motor en Trinitat Nova -uno de los tres primeros barrios-, es la transformación de la escuela Sant Jordi para convertirla en un instituto escuela de una línea, en el que los vecinos puedan cursar desde P-3 hasta cuarto de ESO sin salir del barrio (hoy por hoy). Eso implicará una agrupación de los centros educativos actuales, lo que permitirá liberar el actual edificio de la escuela Sant Josep Oriol, cuyo local podrá reconvertirse en escuela taller, para ofrecer herramientas de futuro a los jóvenes (una de las principales preocupaciones en el barrio).  

BON PASTOR En el Bon Pastor y Baró de Viver, otro de los primeros, también se ha apostado por un proyecto educativo. En su caso, remodelando integralmente el instituto Cristòfol Colom, para implantar un nuevo proyecto educativo profesionalizador adaptado a la realidad social del barrio y vinculado a la actividad del polígono.