Ir a contenido

PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO

El Recinte Modernista de Sant Pau albergará el museo de Domènech i Montaner

El pabellón de Sant Salvador ultima su reforma para transformarse en febrero en un espacio cultural

Enciclopèdia Catalana lanza un libro dedicado a la historia y a la remodelación del antiguo hospital

Cristina Savall

En pabellón de San Salvador, sede del museo de Domènech i Montaner. / RICARD CUGAT

El pabellón de Sant Salvador, que albergaba la Unidad de Cuidados Intensivos del antiguo hospital de la Santa Creu i Sant Pau, se convertirá a partir de febrero en un espacio cultural de 1.529 metros cuadrados, concebido como un pequeño museo destinado a la obra y trayectoria de Lluís Domènech i Montaner (Barcelona 1850-1923), que construyó a principios del siglo pasado este recinto hospitalario, el espacio modernista más grande de Europa, al que dedicó los últimos años de su vida.

"Este pabellón será un espacio divulgativo destinado a difundir la historia de la institución y de Domènch i Montaner. También acogerá una sala de consulta para que los investigadores puedan acceder a documentos del valioso archivo", explica Mercè Beltran, responsable del programa cultural del Recinte Històric de Sant Pau y coordinadora del libro 'Sant Pau, patrimoni modernista de Barcelona', editado por Enciclopèdia Catalana.

FOTOGRAFÍAS Y ANÉCDOTAS

La publicación, que cuenta con 300 fotografías de Robert Ramos, está repleta de anécdotas, como que a cada paciente ingresado le correspondían 145 metros cuadrados, sumando todos los espacios comunes y el área que ocupaba su cama. "Este libro muestra por primera vez la riqueza artística e histórica del recinto modernista después de su restauración. Y lo hace de la mano de las imágenes tomadas por el fotógrafo que durante años ha recorrido todos sus rincones, incluso los más desconocidos", apunta el historiador Daniel Venteo, autor del prólogo, donde recuerda que miles de barceloneses han nacido en este hospital. "Yo mismo", comenta.

Venteo propone un recorrido desde la fundación del centro santiario en 1401 en Ciutat Vella hasta la actualidad. "El libro es una cata de un gran proyecto cultural para reivindicar la memoria histórica del recinto, ya que atesora un patrimonio museístico y archivístico de primer orden que hay que difundir".

El libro relata que la ciudad sanitaria se construyó a dos kilómetros al norte del primer Hospital de la Santa Creu, en la llamada 'la muntanya pelada', donde apenas había masías y sí muchos huertos y un bosque de pinos. "Los techos y paredes de los pabellones fueron decorados con motivos florales para que la naturaleza se apoderara del interior de las salas en beneficio del bienestar de los enfermos", recuerda Beltran, que valora especiamente el capítulo dedicado al fondo de obras de arte que posee esta fundación.

OBRAS DE TÀPIES Y CLAPÈS

"El legado abarca desde 1773 hasta el siglo XX, cuando Antoni Tàpies creó un cuadro con motivo de los 600 años del hospital. El único lienzo que está colgado en un muro del recinto es 'Les despulles de Santa Eulàlia', de Aleix Clapés", cuenta la coeditora.

Otra curiosidad que rememora el libro es que en la entrada del antiguo hospital había dos puertas de acceso para el personal sanitario: una para hombres, coronada con una escultura de un catalán con barretina y otra para mujeres, en la que está esculpido el rostro de una señora con un pañuelo cubriéndole la cabeza.

0 Comentarios
cargando