Barcelona aprueba encargar informes para la municipalización del servicio del agua

El ayuntamiento da luz verde a proposiciones similares de Barcelona en Comú y la CUP a favor de la gestión pública

ERC propone hacer lo propio con los residuos por el fraude de FCC, motivo que la mayoría no considera suficiente

Túnel de interconexión del agua entre el Ter y el Llobregat.

Túnel de interconexión del agua entre el Ter y el Llobregat. / FERRAN NADEU

5
Se lee en minutos
TONI SUST / BARCELONA

El pleno del Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado este viernes dos proposiciones, una de Barcelona en Comú y otra de la CUP, que defienden abrir el camino hacia la gestión pública del agua. Por ahora es un gesto, pero inédito: se visibiliza por primera vez que una mayoría del plenario está a favor de ir hacia la municipalización del servicio.

Las proposiciones, que no son de obligado cumplimiento, contemplan “abrir una línea de trabajo” hacia la “gestión

ERC a Collboni: "Usted es el principal error de Colau"

El PSC y ERC, aliados de Barcelona en Comú durante el primer curso de Ada Colau como alcaldesa, son ahora claros adversarios. Desde que los socialistas entraron en mayo en el gobierno municopal, los republicanos marcan distancia con Colau. Collboni ha vuelto a lanzar su llamamiento a la "geometría variable", para que el gobierno busque también pactos con CiU, y ha acusado a ERC de propiciar la "sumisión" por vincular la aprobación de los presupuestos municipales con los del Parlament. El concejal de ERC Jordi Coronas ha advertido a Collboni: "Usted es el peor error de Colau".

pública y directa” del agua y prever una dotación presupuestaria para la elaboración de informes técnicos. Son elementos que aparecen en ambas iniciativas, que al final se han mantenido a falta de un acuerdo entre los grupos que las han presentado.

La de la CUP contiene la previsión de “fijar un calendario”, y la de la BC, “incluir un plan de trabajo”. La de BC ha recibido el voto favorable del PSC, ERC y la CUP, las abstenciones del PP y Ciutadans y el voto contrario de CiU. La de la CUP ha sido apoyada por BC, ERC, y CiU, el PP y Ciutadans han votado en contra

CiU Y EL DOGMA

El concejal de Presidencia, Agua y Energía, Eloi Badia, que ha calificado la jornada de “histórica” –antes de ser concejal era activista en el campo del agua y la energía- y ha iniciado el debate recordando que Agbar prestó el servicio de gestión del agua durante más de un siglo sin haber mediado concurso y sin contrato, y que cuando se constituyó una empresa mixta en el 2012 (75% para la empresa, 10% para Criteria -La Caixa- y un 15% para el Área Metropolitana de Barcelona) también se hizo sin concurso, lo que acabó en una sentencia del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya que anuló la sociedad, un fallo recurrido pendiente de la decisión final del Tribunal Supremo.

El principal grupo de la oposición, CiU, ha rechazado entrar en el debate siquiera. La concejal Francina Vila ha acusado a Barcelona en Comú de “querer imponer sus dogmas”, de negarse a contemplar otros modelos más allá del de la municipalización. Vila ha destacado la “debilidad” de Barcelona en Comú, por no presentar el tema como una medida de gobierno sino como una proposición de grupo: “Es una herramienta de la oposición”. También ha criticado el “papelón” del PSC.

El republicano Alfred Bosch ha explicado que su grupo votaba a favor de ambas proposiciones, y ha dicho que espera que ahora llegue una medida de gobierno en este sentido.

Por el PSC, Carmen Andrés ha subrayado la necesidad de contar con estudios que avalen la municipalización, y ha justificado que su grupo apoyara la proposición de BC y no la de la CUP por considerar que la segunda no garantizaba la necesidad de estos estudios. La posición de los socialistas no es fácil, toda vez que fueron ellos, con CiU, los que hace cuatro años aprobaron la sociedad mixta que el TSJC cuestionó después.

'¡AGUA!, ¡AGUA!’

El concejal de Ciutadans Santiago Alonso ha pedido que un equipo técnico estudie la materia y ha rechazado el debate, a su entender planteado para decidir “entre una mala privatización y la municipalización”. Siempre fiel a su querencia por la frase llamativa, el popular Alberto Fernández Díaz ha empezado su intervención así: “Agua es lo que gritaban los trileros”. “Es otra gesticulación”, ha afirmado, antes de criticar que se encarguen ahora estudios cuando, ha recordado, hace meses que la AMB encargó una auditoría sobre el funcionamiento de la sociedad mixta.

La concejal de la CUP María José Lecha ha defendido la remunicipalización y ha citado como argumento clave los 29 millones de beneficios de Agbar en su gestión.

RESIDUOS

Poco después se ha debatido una proposición de ERC en aras de la municipalización del servicio de recogida de residuos a raíz del presunto fraude de 800.000 euros por parte de FCC, la empresa concesionaria. La proposición abogaba por una auditoría de la gestión de FCC y el encargo de un informe sobre la viabilidad de una municipalización del servicio. Bosch la ha defendido recordado que Barcelona en Comú llevaba la idea en su programa electoral: “Así lo incumplen menos”.

CiU y Ciutadans, como el PSC, el PP e incluso Barcelona en Comú se han mostrado favorables a la auditoría, pero han rechazado que por las presuntas irregularidades se decieda cambiar de sistema. En esta línea, Fernández Díaz se ha preguntado si en caso de que una empresa municipal pública incurriera en irregularidades se optaría por privatizarla.

Por el gobierno ha contestado la teniente de alcalde Janet Sanz, que ha asegurado que ya se han tomado las medidas necesarias en relación con el presunto fraude de FCC, incluida la auditoría que reclama ERC.

Noticias relacionadas

Lecha ha defendido los efectos de una eventual gestión pública y ha recordado que la concesión concluye en el 2019, por lo que se antoja viable la modificación. La concejal de la CUP ha cifrado el ahorro anual si se municipaliza el servicio en 65 millones de euros.

La proposición se ha aprobado con el apoyo de ERC y la CUP, el rechazo de Ciutadans y la abstención del resto, pero a la vista de las intervenciones, la parte de la municipalización se queda en un cajón.