Ir a contenido

COMISIÓN DE ECONOMÍA Y HACIENDA

Colau se ve obligada a aprobar los presupuestos por la puerta de atrás

La oposición rechaza en bloque el proyecto de cuentas para el 2017 entre reproches al gobierno por su soberbia

El texto verá la luz verde mediante una cuestión de confianza, la misma vía que empleó Trias en el 2013

TONI SUST / BARCELONA

Colau, en un pleno municipal del pasado octubre. 

Colau, en un pleno municipal del pasado octubre.  / FERRAN SENDRA

El proyecto de presupuestos del Ayuntamiento de Barcelona para el 2017 ha muerto este martes en la comisión de Economía y Hacienda, derrotado por la falta de apoyos, rechazado por la oposición en pleno, defendido únicamente por los partidos que gobiernan el consistorio, Barcelona en Comú y el PSC. La oposición ha acusado al gobierno municipal de falta de diálogo, y el gobierno municipal ha culpado a la oposición de lo mismo. Las partes ya sabían que no habría boda, que sería un pequeño entierro.

El texto irá ahora al pleno del 23 de diciembre, donde será paseado brevemente, todavía moribundo: el proyecto de cuentas para el año próximo será presentado en la reunión plenaria, asociado a una cuestión de confianza.

Gerardo Pisarello

PRIMER TENIENTE DE ALCALDE

Quizá a partir de ahora todos tendremos que ser lo menos doctrinarios posibles

Si no es aprobado, y no lo será, se abrirá entonces un plazo de un mes para que la oposición encuentre una mayoría alternativa que designe a un nuevo alcalde mediante una moción de censura. Si pasados esos 30 días no hay mayoría ni moción de censura, y todo apunta a que no los habrá, los presupuestos resucitarán: serán aprobados automáticamente. El vía crucis terminará, pues, a finales de enero. El proyecto no se verá modificado y el gobierno tendrá presupuestos. Pero la alcaldesa, Ada Colau, se ve de esta forma obligada a aprobarlo por la puerta de atrás.

DOS BLOQUES ALEJADOS

El ambiente entre la oposición y el gobierno es el peor desde que empezó el mandato, como se ha visto en el largo debate (no había límite de tiempo) que ha certificado el rechazo al proyecto: todos los grupos opositores han votado en contra, lo que arroja un balance final significativo: 15 concejales a favor, 26 en contra.

Sònia Recasens

CONCEJALA DE CIU

No sé si se creerá sus mentiras de tanto repetirlas. Dice que discutimos el proyecto. Nos hemos reunido una vez

El debate lo ha abierto el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, que ha lamentado que no se hayan aprobado las cuentas inicialmente en comisión, lo que, ha recordado, hubiera permitido debatirlo. “Honestamente, creemos que es una buena propuesta”. Pisarello ha afirmado que se ha dialogado con los grupos. La primera en contestar ha sido su archienemiga, la concejala de CiU que se encarga de los temas económicos, Sònia Recasens. “No sé si se creerá sus mentiras de tanto repetirlas. Dice que hemos discutido el proyecto. Nos hemos reunido una vez, el 7 de noviembre”, le ha reprochado.

La concejala ha acusado al gobierno de no ser consecuente, ya que los presupuestos arrojan un superávit de 70 millones de euros, que proviene de plusvalías de la compraventa de viviendas, cuando Barcelona en Comú lo había criticado en el pasado. Pisarello ha replicado que es un superávit inesperado, fruto de una posible nueva burbuja inmobiliaria.

Carina Mejías

CONCEJALA DE CIUTADANS

Estrepitoso fracaso del ayuntamiento del cambio, del cambio a peor

“Es un estrepitoso fracaso del ayuntamiento del cambio, del cambio a peor”, ha proclamado la jefa de filas de Ciutadans, Carina Mejías, que ha atribuido el voto contrario de la oposición a que el gobierno municipal “se ha enrocado".

PROMESAS

Alfred Bosch, socio de Colau en situaciones clave en el pasado, ha denunciado que lo que le lleva a votar en contra es que el gobierno no ha respetado los acuerdos previos con ERC: “Nos obligan a votar 'no' porque incumplen sus propias promesas a Barcelona. Estos serán los presupuestos más minoritarios de la historia. La sensación es que no quieren negociar".

El popular Javier Mulleras ha afirmado sobre el proyecto de presupuestos en su conjunto: “Cumple con todos los axiomas de la izquierda radical”. El concejal del PP ha criticado que la alcaldesa incluya partidas por la unión del tranvía, rechazada en una consulta, y en cambio desdeñe la cobertura de la Ronda de Dalt, petición más respaldada en el proceso participativo del Plan de Actuación Municipal (PAM).

Alfred Bosch

CONCEJAL DE ESQUERRa

Nos obligan a votar en contra. Estos serán los presupuestos más minoritarios

El concejal de la CUP Josep Garganté, que ha empezado leyendo el inicio de ‘El manifiesto comunista’, ha echado en cara a Colau su balance en el poder: “En un año y medio, el gobierno del cambio se ha convertido en el gobierno de la continuación, cambiarlo todo para que nada cambie. Una continuación del 'modelo Barcelona', la mejor tienda del mundo”. Y ha añadido:  “Nuestro grupo les avisó ya antes de las elecciones: no se podía cambiar nada de la mano de ICV”.

PAM, ORDENANZAS

El gobierno se queda sin socios para los presupuestos como ya le pasó con el PAM, que no ha sido aprobado por primera vez desde que se elabora, hace casi 20 años, y después de verse obligado a retirar la propuesta de ordenanzas fiscales para el 2017, también por falta de apoyos.

Josep Garganté

CONCEJAL DE LA CUP

Les avisamos antes de las elecciones: nada puede cambiar de la mano de ICV

Son precedentes que indican lo complicado que se antoja para el gobierno municipal superar algunos de sus exámenes pendientes: ordenación de terrazas, moratoria hotelera, condiciones de unión del tranvía, entre otros. Pisarello ha abierto una puerta a un cambio: "Quizá a partir de ahora todos tendremos que ser lo menos doctrinarios posibles y abrir espacios de diálogo con todos".