Ir a contenido

PRESUNTAS IRREGULARIDADES EN EL AYUNTAMIENTO EN LA ÉPOCA DE TRIAS

Antifrau indaga contratos de la etapa Trias al entorno de Mas

La oficina solicita al Ayuntamiento de BCN toda las adjudicaciones a dedo a la empresa donde trabajó el cuñado y la sobrina del 'expresident'

XABI BARRENA / J. G. ALBALAT / BARCELONA

El exconcejal de CiU, Antoni Vives, en octubre pasado.

El exconcejal de CiU, Antoni Vives, en octubre pasado. / JULIO CARBÓ

La nueva Oficina Antifrau de Catalunya (OAC) que dirige Miguel Ángel Gimeno, tras la destitución de Daniel de Alfonso a resultas de la publicación de sus inequívocas conversaciones sobre el ‘procés’ con el ministro aún en funciones Jorge Fernández Díaz, investiga al entorno familiar del ‘expresident’ Artur Mas. Al hilo de las presuntas irregularidades detectadas en el Instituto Municipal de Informática (IMI) bajo el mando del convergente Antoni Vives, la oficina ha solicitado al Ayuntamiento de Barcelona información de los contratos con empresas relacionadas laboralmente con la familia política de Mas, es decir, sanguíneamente con Helena Rakosnik, su esposa.

La actual administración de los ‘comuns’ halló en el IMI facturas por valor de 1,7 millones de euros que no tenían una cobertura contractual. Bien porque no había un contrato previo que explicará cómo y por qué se solicitaban estos servicios, bien porque la factura llegara fuera de plazo. Una rápida verificación permitió sacar de esta lista los 300.000 euros que una multinacional de 'software' cobra por la licencia de sus productos. Quedan, pues, 1,4 millones en facturas por esclarecer. Y a eso se dedica actualmente el ayuntamiento, a peritar si los importes devengados se corresponden con los servicios recibidos.

A raíz de informaciones propias, la OAC solicitó a finales de septiembre información de 15 empresas. Si el ayuntamiento incluyó firmas como Innova&Smart Consulting y Microsistemes SA, Antifrau amplió la búsqueda al grupo matriz de esta última firma, el grupo Seidor.

Joan Antoni Rakosnik, cuñado de Mas, fue, al menos hasta el 2014, ‘service manager’ de Seidor, empresa que aparece en esa lista tramitada por OAC en múltiples formas (Grupo Seidor, Seidor, Seidor Consulting, Mss Seidor). Según una nota del grupo del 2010, Rakosnik entró en Microsistemes SA en noviembre del 2009. La empresa ha facturado entre el 2009 y el 2016 1,8 millones de euros al ayuntamiento. CiU se hizo con la alcaldía en mayo del 2011.

IMPRESORA A 7.000 EUROS CON EL PSC

Microsistemes SA tiene como objeto el “comercio al por menor de muebles de oficina y de máquinas y equipos de oficina”. Sus facturas se hallan bajo peritaje, aunque hay cifras que a ojos profanos sorprenden, como los 4.000 euros cobrados por un escáner, los 7.800 por una impresora, así como el servicio de depósito de dispositivos móviles a cambio de 43.000 euros. Todo ello en el 2009, cuando el PSC aun conservaba la alcaldía.

Microsistemes también emitió una factura por la prestación de servicios entre enero y julio del 2015 (época convergente) por 160.000 euros. Descontado el IVA, los 132.990 euros corresponden a tres proyectos, cada uno con 110 jornales a 403 euros por jornal, justificados con vagas descripciones como “apoyo extraordinario de la oficina técnica para el desarrollo de iniciativas educativas". En su informe preliminar, el ayuntamiento advierte sobre malas prácticas laborales, centrada en la externalización de servicios y el prestamismo laboral.

La OAC también ha solicitado información sobre los contratos a dedo otrogados a las empresas de la consultoria Vass, de la que es apoderada, desde mediados del 2011, Maria Eugenia Menéndez Rakosnik, sobrina de Artur Mas.

Seidor y Vass fueron empresas ya señaladas por supuestas adjudicaciones extraordinarias a través del Centre de Telecomunicacions i Tecnologies de la Informació (CTTI) a partir de la llegada de Mas a la presidencia de la Generalitat

La OAC da luz verde a BCN para que siga investigando

La comunicación de la OAC al ayuntamiento sobre las irregularidades del IMI levantaron la duda sobre si Antifrau se hacía cargo de la investigación o si el equipo municipal podía seguir indagando. Antifrau se ha puesto en contacto con el ayuntamiento para aclararles que podían seguir con sus pesquisas. De hecho, el propio Vives expresó, la semana pasada, su alivio por entender que la investigación sobre su gestión recaería exclusivamente en la OAC, es decir, se alejaría del ayuntamiento. Los servicios municipales, en tanto, prosiguen también sus indagaciones en relación a la gestión del propio Vives en Urbanismo.