28 may 2020

Ir a contenido

MEDIDA IMPULSADA POR EL AYUNTAMIENTO

Barcelona crea una nueva ayuda para familias 'monomarentales' y mujeres mayores solas

La paga oscilará entre los 100 y los 250 euros mensuales, según la renta

La medida se ha pactado con la CUP en el marco de la negociación presupuestaria

HELENA LÓPEZ / BARCELONA

Que la pobreza tiene rostro de mujer es mucho más que un lugar común se demuestra -si es que hace falta demostrarlo- con cifras. El 42% de las familias monoparentales -un 94% de las cuales están formadas por una madre y sus hijos- están en riesgo de exclusión, cifra que triplica la media de las familias biparentales en Barcelona, donde el 55% de las personas socialmente vulnerables son mujeres (en Catalunya la cifra asciende al 70%).

La comisión de gobierno aprobó este jueves la creación de un nuevo fondo extraordinario de ayudas dotado con 2,6 millones de euros destinadas a familias 'monomarentales' y a mujeres mayores o con diversidad funcional que viven solas en la ciudad. Ayudas de entre 100 y 250 euros mensuales que pretenden "garantizar la cobertura de las necesidades básicas para colectivos con alto riesgo de vulnerabilidad", según ha expuesto la teniente de alcalde Laia Ortiz, quien ha presentado la medida "para combatir la feminización de la pobreza" junto a la edila de la CUP Maria Rovira, partido con el que el gobierno municipal pactó la medida en el marco de la negociación presupuestaria.

La nueva ayuda pretende cubrir necesidades tan básicas como la alimentación, la ropa y el alojamiento -esos alquileres imposibles-, y será complementaria a la percepción de otras ayudas de inclusión tanto del ayuntamiento como de otras administraciones, según ha indicado Ortiz.

EFECTO RETROACTIVO

Pueden optar a estas dos nuevas prestaciones, que entran en vigor este mes de octubre y tendrá efecto retroactivo, las familias monoparentales con ingresos bajos y las mujeres mayores que viven solas y son perceptoras de una prestación no contributiva. Un 82% de los mayores de 65 años que viven solos en la ciudad son mujeres. En cifras absolutas, de las 19.000 personas mayores que viven solas en Barcelona, 12.000 son mujeres, quienes no solo están más solas, sino que son más pobres. Otra cifra: el 10,6% de las mujeres cobran una prestación de supervivencia, frente al 0,2% de los hombres.

POBLACIÓN POTENCIAL DE 5.300 PERSONAS

El municipio calcula que la población beneficiaria potencial es de 5.300 personas. "Un 12,5% de los hogares de Barcelona son monoparentales y el 13% de las mujeres que trabajan son pobres. Además, la pobreza femenina aumenta, mientras la masculina disminuye", ha detallado Ortiz para destacar la necesidad de la medida. Rovira, por su parte, ha definido la medida como un "pequeño paso" (su grupo pedía llegar a más colectivos de mujeres).

Ambas han coincidido en la necesidad de que el resto de administraciones se pongan a trabajar "en el mismo camino". "Necesitamos que se implante la renta garantizada de ciudadanía", ha subrayado Ortiz. Rovira ha ido más allá y ha señalada la necesidad de que la Generalitat avance "hacia una fiscalidad en pro de las clases populares".

Todas las personas potencialmente beneficiarias recibirán en sus domicilios una carta con la solicitud y un sobre de franqueo pagado para facilitar el trámite sin necesidad de desplazarse. La red de servicios sociales dispondrá también de información para asesorar a los interesados.

En todas las edades

En todas las franjas de edad, el riesgo de pobreza es superior en las mujeres que en los hombres. Donde la diferencia entre sexos es especialmente grande es entre la población de más de 65 años, donde la tasa es del 8,1% para los hombres y el 12,1%, cuatro puntos más, para las mujeres. 

La vulnerabi­litat de las mujeres en el mercado laboral tiene unos efectos que se arrastran hasta la vejez, etapa en que son especialmente significativos.