Ir a contenido

UNA HISTORIA DEL EIXAMPLE... la Fundació Tàpies

Letras que dibujan

La editorial Montaner i Simón, en Aragó 255, cedió su espacio en 1984 a uno de los más importantes museos artísticos de la ciudad

MARTA ALCÁZAR / BARCELONA

La escultura Núvol i cadira que corona la Fundació Tàpies (Aragó, 255) no pasa desapercibida para los viandantes. Pero la mayoría desconoce que la emblemática fachada también está coronada por los bustos de Dante, Cervantes y Milton ya que antes de ser museo fue una de las editoriales más prolijas de España, la editorial Montaner i Simón, que vivió en el Eixample durante 120 años.

La Fundació Antoni Tàpies ha investigado su historia y ahora la narra en el itinerario La Montaner i Simon, una editorial amb història, que ofrece un sabado al mes en primavera y otoño. "Hemos hablado con exempleados y coleccionistas", explica Maria Sellarès, coordinadora de proyectos educativos y guía.

TREN EN LA PUERTA

Fundada por Ramon de Montaner y Francesc Simon, la editorial inauguró su sede de la calle Aragó entre 1880 y 1882, cuando por allí pasaba el ferrocarril. Los propietarios encargaron la construcción al joven Lluís Domènech i Montaner, sobrino de uno de los propietarios. Ésta fue su primer gran proyecto.

Aunque el edificio es anterior al modernismo, el arquitecto fue pionero en usar el ladrillo dentro del entramado urbano e hizo un guiño a la Renaixença con las ornamentaciones del ave fénix en las ventanas. El interior conserva los pilares de fosa originales, la gran claraboya de luz natural y el almacén de libros que es ahora una biblioteca.

González Porto, indiano que fue agente de la Montaner i Simon, compró la empresa en los 50 y trajo del exilio a su amigo Pere Calders, que trabajó como gerente. También estuvieron en plantilla otros literatos como Jesús Moncada o Pere Quart. Tras una larga decadencia, la Montaner i Simon cerró en 1981. En 1984, Tàpies compró el edificio e instaló su fundación.

"Nos apuntamos para ver el palacio Montaner (incluido en la visita guiada a la Tàpies), que está cerrado al público pero me ha sorprendido la historia de este edificio", comenta Raquel Almansa tras visitar la vieja editorial el 1 de octubre. ¿Próxima visita? El 12 de noviembre.

0 Comentarios
cargando