Badalona será la ciudad invitada del Open House BCN con 15 edificios visitables

La cita permitirá visitar desde el pasado romano hasta la reconversión de la arquitectura industrial y edificios contemporáneos

Institut La Llauna, obra de Enric Miralles. / ALBERT BERTRAN

Institut La Llauna, obra de Enric Miralles.
Casa de la Vila.
Yacimiento romano del Museu de Badalona.
Centre Cultural El Carme, de Martínez Lapeña y Elías Torres.
Pont del Petroli.
Antigua fábrica de Anís del Mono.
Teatre Principal.

/

Se lee en minutos

CARLES COLS / BADALONA

Badalona será la ciudad invitada de la próxima edición del 48h Open House Barcelona, el gran estriptís arquitectónico que desde el 2010 se celebra cada octubre en la capital catalana y que en la anterior edición permitió visitar hasta 150 edificios y construcciones habitualmente cerrados al público. Esta es una iniciativa que nació en 1992 en Londres y que pronto fue adoptada por otras ciudades del mundo. La decisión de los organizadores de añadir este año a las rutas previstas en Barcelona un apéndice especial dedicado a Badalona resulta especialmente interesante porque se trata de una ciudad con 2.300 años de historia. Badalona abrirá así 15 espacios, desde su subsuelo romano (una joya insuficientemente conocida) hasta su subsuelo más moderno, como la profunda estación de Llefià de la L-10 del metro.

El Open House es una gran fiesta voyeur, en el mejor de los sentidos posibles del término. Permite conocer desde edificios célebres de una ciudad, pero que en el día a día son inaccesibles, hasta viviendas particulares cuyos dueños creen que merece la pena visitar por la reforma que han llevado a cabo en ellas. Badalona, para la ocasión, ha organizado cuatro rutas comentadas por especialistas de lujo, como Joan Mayné, toda una institución en la ciudad tras sus años al frente del Museu de Badalona.

CITA EL 22 Y 23 DE OCTUBRE

Te puede interesar

No será fácil elegir qué edificios visitar en Badalona, porque el Open House dura solo dos días, 22 y 23 de octubre. En cualquier caso, la oferta es de notable calidad. En Badalona está, por ejemplo, uno de los primeros trabajos del fallecido Enric Miralles, de la etapa en la que colaboraba junto a la que fue su primera pareja, Carme Pinós. Se trata de la reconversión de una antigua fábrica de envases metálicos, conocida en la ciudad como La Llauna, en un instituto de educación secundaria. Fue premio FAD en 1986. Lo que la jornada de puertas abiertas permitirá será disfrutar lo que cotidianamente transitan estudiantes y profesores, pero de la mano, si así se elige, de Josep Maria Massot, exarquitecto municipal, que coordinará la ruta sobre reconversión industrial. Esa ruta incluirá, también, espacios como la antigua fábrica de Anís del Mono y el Pont del Petroli.

La presentación de Badalona como ciudad invitada del Open House se ha celebrado precisamente en uno de los 15 edificios visitables aquel fin de semana, en el Centre Cultural El Carme. Construido en el solar que ocupaba la antigua maternidad en la que nació media Badalona, este es uno de los edificios más modernos de la ciudad, concebido por el tándem José Antonio Martínez Lapeña y Elías Torres, tal vez con tantos detractores como defensores. Solo por eso ya vale la pena la visita. La lista hasta 15 edificios incluye otras propuestas interesantes, como el depósito de retención de aguas pluviales L'Estrella, el edificio consistorial, el Pavelló Olímpic y los singulares edificios de viviendas del pasaje Josep Gironés.