Se busca (y no se encuentra) piso de 800 euros al mes en Barcelona

La subida de los alquileres provoca que solo un 10% de la oferta actual esté por debajo de ese listón

Tres de cada cuatro viviendas disponibles cuestan más de mil euros según los principales portales inmobiliarios

Un hombre busca piso en una agencia inmobiliaria del Poble Sec.

Un hombre busca piso en una agencia inmobiliaria del Poble Sec. / RICARD CUGAT

Se lee en minutos

PATRICIA CASTÁN / BARCELONA

Se busca (y apenas se encuentra) piso de alquiler por debajo de 800 euros al mes en Barcelona. En las agencias inmobiliarias, en los portales inmobiliarios, en las voces que uno echa entre amigos y conocidos tratando de adelantarse a los anuncios... Los pisos por debajo de esa cifra, que llegaron a proliferar durante la crisis, casi han dejado de existir en la ciudad. Según los principales portales inmobiliarios, apenas un 10% del total de la oferta en Barcelona está disponible por debajo de ese precio (frente al 40,6% hace dos años), que representa un tope o barrera para muchos jóvenes y parejas. Es más, hasta tres de cada cuatro anuncios están por encima de los mil euros.

Encontrar piso de alquiler en Barcelona es una epopeya en la actualidad. No tanto por la escasez de la oferta (histórica, pero agravada por el arsenal de pisos convertidos al alquiler turístico por días), sino porque los recientes precios imposibilitan su acceso, mientras los sueldos no remontan. Los principales afectados son la gente joven que busca primera vivienda, los separados, las familias monoparentales... que en muchos casos tienen un límite de 700 euros, de 800 o que pueden estirar hasta los 900 con esfuerzo, pero que les aboca muchas veces a pisos en zonas periféricas, de escasos metros cuadrados o muy por debajo de sus necesidades. Y eso si lo encuentran. 

CAMBIO EN DOS AÑOS

En el principal portal inmobiliario de alquileres de la ciudad, idealista.com, la oferta disponible a día de hoy es de unas 5.220 viviendas, de las que solo 557 (en torno al 10,8%) están por debajo de los 800 euros. Y si la búsqueda se queda en los 700, se reduce por debajo del 5%. En fotocasa.es la radiografía es similar, con solo 329 de sus 3.055 pisos de alquiler por debajo de 800 euros, y únicamente 152 a menos de 700. En habitaclia.com, con 4.655 anuncios, parece haber algo más de oferta, 739, hasta 800. Pero sigue siendo minoritaria. Cabe destacar que los mismos pisos suelen anunciarse en todos ellos. 

Subida también en las habitaciones de viviendas compartidas

El incremento en los pisos repercutirá en el precio de las habitaciones que muchos estudiantes universitarios ocupan durante el curso en pisos compartidos. Según un informe de fotocasa.es, Barcelona es la ciudad universitaria más cara para alquilar una habitación a una media de 371 euros al mes, lo que la sitúa un 38% por encima de la media española de 270. En el caso de Madrid, cotizan a 318 euros. El incremento de estudiantes extranjeros que vienen a realizar masters añade presión a este mercado en la capital catalana. Por zonas, de nuevo Sarrià-Sant Gervasi es el distrito más caro para compartir, y Nou Barris resulta el más económico. La estadística de idealista fija el precio en 368 euros en Barcelona y destaca también un incremento de casi un 7% en solo un año.

Por encima de los mil euros mensuales se sitúan ya un 74,1% de los pisos de Idealista (hace un año representaban el 54,3% y hace dos solo el 34%), similar proporción en Fotocasa y, algo inferior (dos de cada tres) en Habitaclia. Ese giro en la oferta hace que en la primera de estas plataformas, explican, el mayor porcentaje de las visitas virtuales y contactos para ver los inmuebles (42,%) se centre ya en la disputada franja de búsqueda de 800 a 1.000 euros.

EVOLUCIÓN RÁPIDA

Como ya informó este diario hace seis meses, la subida desde el 2015 ha sido continua y a gran ritmo. Para Joan Ollé, presidente del colegio de API de Barcelona, los aumentos ya son generalizados en toda la ciudad, aunque en distinta proporción por zonas. "Y apenas hay regateo en los precios de salida", apunta, destacando la "enorme demanda" del perfil de pisos de unos 70 metros y dos o tres habitaciones, que los inquilinos esperan encontrar -sin éxito en el último año- por debajo de los 800 euros. Con la vista puesta en ese tipo de demanda, sostiene que la quinta parte de los nuevos compradores de pisos los adquieren para invertir y ponerlos en alquiler. Los más buscados para ese objetivo están por debajo de 250.000 euros. 

Según el Institut Català del Sol, si el precio medio de los contratos hechos públicos en el 2015 fue de poco más de 11 euros el metro cuadrado, en primavera de este año ya se alzaban a casi 12 euros, con un promedio de 755 euros mensuales. Sarrià-Sant Gervasi y Ciutat Vella van a la cabeza de los precios y el Eixample, con casi dos mil contratos en un trimestre, despunta como zona más demandada.

Te puede interesar

Cabe destacar que en los años de la crisis y la burbuja inmobiliaria, la cifra de contratos se dobló repecto al 2004. Pero el año pasado comenzó a caer de nuevo fruto del incremento de precios y el repunte de la compraventa. 

 Y si en el 2015 el ayuntamiento estimó que la subida había sido del 6,6% -las portales inmobiliarios hablaban de más del 17%-, la propia alcaldesa Ada Colau se refirió hace poco al incremento del 15% y lideró una iniciativa para que la ley establezca límites a los precios. Algo que el sector considera "poco realista", opina el gerente del Col·legi d'Administradors de Finques de Barcelona i Lleida, Lorenzo Viñas, porque en Barcelona la "mayoría de arrendadores son pequeños propietarios que con esos ingresos llegan a fin de mes", por la propia ley del mercado y porque si se limitara el precio "muchos optarían por sacar los pisos del mercado de alquiler", ante los gastos y problemas que también puede conllevar la gestión. El experto constata que casi todos los contratos que ahora están finalizando se renuevan con incrementos que siguen la línea de mercado, o derivan en un cambio de inquilino.