25 oct 2020

Ir a contenido

SANTS-MONTJUÏC

Cultivo comunitario en Sants

Los vecinos gestionan desde hace dos meses L'Horta Alliberada, un solar intergeneracional

PATRICIA BARAJAS / BARCELONA

Una inmobiliaria en quiebra, un solar abandonado y un grupo de vecinos cansados de la insalubridad del espacio. Durante casi diez años los vecinos del barrio de Sants han visto como un terreno situado en la esquina de la calle de Càceres con Tinent Flomesta se deterioraba. Desde una plaga de ratas hasta humedades en las casas colindantes. La situación llegó a tal punto que, hace un par de meses, un grupo de personas decidió okupar la parcela para "liberarla".

Los vecinos han bautizado al terreno como L'Horta Alliberada, un solar abierto a todo el mundo donde poder cultivar frutas y verduras. "Es un espacio intergeneracional. Por las mañanas muchos jubilados se acercan porque el huerto les recuerda a su infancia y por la tarde se llena de gente joven", comenta Txell Bascompte, vecina del barrio. Además de ser un huerto urbano, el espacio tiene muchos usos. Hay una zona habilitada con juegos para los más pequeños y también organizan talleres varios como por ejemplo de compostaje o insectos.

ASAMBLEAS, LOS MARTES  

La organización es un punto fuerte. Cada martes a las 20.00 horas los usuarios del huerto organizan una asamblea general dónde cualquiera puede participar para aportar ideas, propuestas o mejoras. Además, hay cuatro subcomisiones (comunicación; huertos, plantas y compostaje; gestión del espacio, y actividades). Cada una se encarga de un aspecto diferente para que el uso del huerto no sea un descontrol.

"Hemos conseguido todo el material y el mobiliario gracias a donaciones de vecinos y también durante la recogida de los lunes. En el barrio, el primer día de la semana es el día de los muebles. Los vecinos se deshacen de los que no quieren y nosotros hacemos rondas para ver que podemos aprovechar", añade Marc Vilarrubias, voluntario en la comisión de comunicación.

TEJIDO SOCIAL

L'Horta Alliberada es un espacio que ha ayudado a crear tejido social en el barrio. A través de diferentes asociaciones vecinales mucha gente ha conocido el proyecto y cada vez son más las personas que se acercan interesadas por conocer sus actividades.

El terreno okupado sigue siendo propiedad de una inmobiliaria en quiebra a la que este diario no ha podido acceder. Al ser una propiedad privada, el ayuntamiento no puede tomar medidas contra la ocupación del solar si no hay una denuncia por parte de la inmobiliaria.

Según fuentes municipales, el espacio no causa molestias a los vecinos. No se han recibido quejas. Antonio Molina vive en la calle de Càceres y desde su ventana puede ver el huerto. Asegura que sus usuarios son respetuosos. "A partir de las 21.00 horas la gente se va a sus casas y no tenemos molestias nocturnas. Yo no participo en el proyecto pero prefiero que le den este uso al solar a que esté descuidado como hace unos meses".

Otros ejemplos de autogestión en Sants-Montjuïc

En el distrito de Sants-Montjuic existen varios espacios vecinales autogestionados que funcionan como L’Horta Alliberada. El más conocido y polémico es Can Vies. En mayo del 2014 la policía intentó desalojar el centro social, acto que acabó con enfrentamientos entre los okupas y la policía. Durante los días posteriores centenares de personas se manifestaron contra del derrumbe y finalmente el ayuntamiento de paralizó las obras. Otro centro autogestionado es Can Batlló, situado en la calle de la Constitució, 25. El edificio era una antigua fábrica textil del siglo XX que fue okupada hace cinco años por los vecinos.