ACTUACIÓN PARA RESTRINGIR LA CIRCULACIÓN

Polémica por el pago en agosto en las zonas azul y verde de Barcelona

Los comerciantes están divididos sobre la medida y el PP pone el grito en el cielo

Un parquímetro en València con Sicília.

Un parquímetro en València con Sicília. / EDGAR MELO

Se lee en minutos

La decisión del Ayuntamiento de Barcelona de anular la gratuidad del estacionamiento en las zonas verde y azulzonas verde y azul durante el mes de agosto en toda la capital catalana está levantando polvareda, aunque el año pasado ya se pagaba por aparcar en varias zonas azules, como en el centro de la ciudad y en lugares turísticos (Sagrada Família y Barceloneta, por ejemplo). Los comerciantes están divididos y el PP ha puesto el grito en el cielo, mientras que la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB) tratará el asunto el próximo lunes.

A partir de este mes de agosto, con el argumento de que la fórmula anterior incentivaba el uso del coche, las 39.593 plazas de la zona verde pasarán a ser de pago (excepto para los residentes) y también lo serán la totalidad de las 9.787 de la zona azul, como durante el resto del año. El verano pasado, se pagaba en el 28,7% de la zona azul, en concreto, en las del centro de la ciudad (desde Urgell hasta el paseo de Sant Joan y desde la Diagonal hasta el paseo de Colón), en los aledaños de la Sagrada Família y en la Barceloneta.

Proper Puig, portavoz de la Fundació Barcelona Comerç, que reúne a los ejes comerciales de distintos barrios de la capital catalana, como Sant Andreu, Sants y Sant Gervasi, ha asegurado que la medida impulsada por el gobierno municipal de Ada Colau es positiva para ellos. A su entender, el pago en la zona azul provoca una mayor rotación de vehículos y, por lo tanto, una mayor afluencia de compradores. Eso sí, se queja de que serían necesarias más plazas de aparcamiento en determinadas zonas, aunque sean de pago, ya que las existentes son insuficientes. “Más rotación, más ventas. Y los turistas ya saben que tienen que pagar, porque en el extranjero también pasa y, por lo tanto, están acostumbrados”, alega Puig.

EN CONTRA

Noticias relacionadas

Gabriel Jené, de Barcelona Oberta, que une a ejes comerciales turísticos de Barcelona, sin embargo, ha rechazado la medida. “Me parece mal. Limita la movilidad de las personas que vienen a visitar la ciudad de Barcelona. Es como la privatización del espacio público. Perjudica a los turistas. El centro de la ciudad vive de una cierta diversidad y la no gratuidad del aparcamiento es un freno”, ha afirmado.

El presidente del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, ha reclamado que aparcar en las zonas azul y verde siga siendo gratuito en agosto, como mínimo para todos los barceloneses, independientemente de que sean residentes o no en la zona en la que estacionen. Para el dirigente del PP, la medida perjudica a “aquellos barceloneses que se van de vacaciones y dejan sus vehículos en Barcelona, y a aquellos que no pueden irse de vacaciones y tendrán que pagar por desplazarse por Barcelona”.