El comercio de Barcelona y el vecindario de la Barceloneta claman contra la gestión del 'top manta'

Más de un centenar de entidades presentan un manifiesto contra "la pasividad del ayuntamiento", el perjuicio económico y la invasión del espacio público

Los Manteros ocupan cerca de un kilómetro del paseo de Joan de Borbó de la Barceloneta. / JOAN CORTADELLAS / VÍDEO: ANA C. BAIG

Se lee en minutos

PATRICIA CASTÁN / BARCELONA

El comercio de Barcelona en pleno ha dejado de lado sus recientes discrepancias sobre los horarios comerciales y ha sumado todas sus voces para clamar contra la gestión municipal del 'top manta'. Lo harán explícito el miércoles, presentando un manifiesto que aúna a más de un centenar de entidades para denunciar la supuesta "pasividad del ayuntamiento", los graves perjuicios económicos que genera entre los comerciantes que sí pagan licencias e impuestos y la "invasión" del espacio público que ha representado el efecto llamada en el Port Vell. Por ese motivo, el barrio de la Barceloneta se ha sumado a la protesta, tanto vecinos como restauradores.

El conflicto del 'top manta' suma un año de estira y aflojas entre el consistorio que lidera Ada Colau -partidario de una solución "integral" y social, en lugar de una ofensiva policial- y el comercio tradicional. Tanto la Fundació Barcelona Comerç (que aglutina a 16 ejes de barrio) como Barcelona Oberta (que representa a los principales ejes turísticos), junto con el Consell de Gremis, han reclamado soluciones a la alcaldesa y el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, en numerosas ocasiones. Pero las medidas impulsadas por el equipo de gobierno, partidario de la tolerancia policial mientras se trata de dar salidas formativas y laborales al colectivo de manteros, no convencen a los afectados por la venta ilegal.

La marea de quejas se ha convertido ahora en maremoto desde que durante el último mes el colectivo se ha hecho fuerte en el Port Vell, donde llegan a juntarse hasta 800 manteros. Afirman que llegaron a ser un millar el dia de Sant Joan. Son tantos que resisten apiñados la presión policial,presión policial tras diversas expulsiones del Palau de Mar o el Moll de la Fusta. Ya no solo hay venta de mercancía falsificada, sino de todo tipo de artículos para turistas, complementos y hasta mojitos para refrescar el paseo.

FRENTE COMÚN

Como resultado, un centenar de entidades y asociaciones tan dispares como ACIB -Agrupació de Comerciants i Industrials de la Barceloneta-, Amics de la Rambla, Andema, Aquàrium Barcelona, Artesans Palau de Mar, la Associació de Veïns de la Barceloneta, Barcelona Oberta, BarnaCentre, Born Comerç, C.C.Maremagnum, Carros 2000, el Club Natació Atlétic Barceloneta, la Confederació Catalana d'Associacions de Marxants, Comertia, el Consell de Gremis, la Fundació Barcelona Comerç, Geganters Barceloneta, el Gremi Comerç Textil, el Gremi Restauració de Barcelona, la Associació Gastronòmica del Palau de Mar, CEIP Mediterrania, el Museu d'Història de Catalunya y PIMEC Comerç, entre otras, han decidido hacer un frente común reivindicativo contra el "crecimiento y enquistamiento" de este mercadeo.

A juicio de los comerciantes que suscriben la carta, la situación "se le ha ido de las manos al ayuntamiento", con un efecto llamada a manteros de otras ciudades y países, que supondrá un conflicto de convivencia este verano. Los firmantes ven con buenos ojos que el consistorio implante medidas de ayuda social y de regularización de los inmigrantes que sobreviven con la manta a la espalda, pero creen que en paralelo hay que sacarlos de la calle de forma inmediata.

Te puede interesar

Lo que hasta ahora era un problema económico (los comerciantes movilizados hablan de millones de euros semanales que no tributan y que además hacen caer en picado la venta del comercio próximo legal) ha pasado a ser también vecinal. En la asociación de la Barceloneta (que había salido en defensa de los manteros cuando eran escasos en el barrio), aseguran que el fenómeno ha "privatizado la vía pública" y ha colapsado el paseo de Joan de Borbó, donde ya no solo trabaja un colectivo vulnerable, sino que prolifera todo tipo de comercio en negro y organizado.

El ayuntamiento explicará el jueves su plan integral

Otro de los puntos que se quiere potenciar es concienciar a la población para no comprar este tipo de artículos y evitar que se perjudique al comercio, indican. Pisarello se reunirá mañana miércoles con las entidades de afectados como paso previo antes de la presentación pública del plan. Los comerciantes alertan de que la actividad se extiende por Glòries, la plaza de España y el Born.