26 oct 2020

Ir a contenido

Una Barcelona de libro

Recorrido por nueve destacadas novelas cuyos autores escogieron la capital catalana como escenario literario

BEATRIZ PÉREZ / BARCELONA

Escultura de Xavier Medina-Campeny dedicada a La Colometa en la plaza del Diamant.

Escultura de Xavier Medina-Campeny dedicada a La Colometa en la plaza del Diamant. / FERRAN SENDRA

A lo largo de las décadas, Barcelona ha sido el escenario elegido por muchos escritores para ambientar sus novelas. En algunas ocasiones, la ciudad adquiere tanta importancia, que llega a convertirse en un protagonista más de la historia, como sucede en la saga de Manuel Vázquez Montalbán protagonizada por el detective Pepe Carvalho, quien tenía su oficina en la Rambla de Santa Mónica.

Pero además, Barcelona ha servido de excusa a muchos autores para retratar las diferentes épocas históricas. Así, siguiendo los pasos de Andrea, la protagonista de 'Nada', Carmen Laforet refleja el clima de asfixia, angustia y claustrofobia de la posguerra española encarnado en el tétrico ambiente del famoso piso de la calle de Aribau.

Barcelona y sus diferentes barrios son siempre escenarios indiscutibles en casi todas las novelas del Premio Cervantes Juan Marsé. En su clásico 'Últimas tardes con Teresa', Marsé recoge la historia de amor imposible entre un charnego del Carmel y una joven de una familia de la alta burguesía de la ciudad. Pero, más allá de eso, 'Últimas tardes…' es ante todo una crítica social a los burgueses catalanes, a los que Marsé llega a llamar en el libro «señoritos de mierda».

Este artículo elige nueve novelas, de las muchas ambientadas en Barcelona, que han contribuido a aumentar el magnetismo y belleza de la ciudad.

Plaza del Diamant, en el barrio de Gràcia, en la que La Colometa conoció a su marido

‘La plaça del diamant’ (Mercè Rodoreda)

"Lo que a mí me pasaba es que no sabía muy bien por qué estaba en el mundo". Son las palabras de Natalia, la entrañable Colometa, protagonista indiscutible de La plaça del Diamant (1962). Se trata de la novela más popular de Mercè Rodoreda, traducida a más de 40 idiomas y llevada al cine y al teatro en diversas ocasiones. En la línea de 'Nada' de Laforet, 'La plaça del Diamant' hace un retrato de la Barcelona de la posguerra a través de la mirada de una mujer que conoce a su futuro marido en un baile en la plaza del Diamant (foto) del barrio de Gràcia. A partir de ahí, la Colometa aceptará sin rechistar todo lo que la vida y su matrimonio le impongan.

‘Los mares del sur’ (Manuel Vázquez Montalbán)

Publicada en 1979, 'Los mares del sur' es quizás la novela más conocida de toda la saga sobre el detective Pepe Carvalho, de Manuel Vázquez Montalbán. El libro está ambientado en la transición española en una Barcelona que se convierte en un personaje más de la historia. La novela arranca con la aparición del cadáver de un influyente hombre de negocios, Stuart Pedrell, en un barrio periférico de la ciudad, cuando se le presuponía haciendo un viaje por los Mares del Sur (Océano Pacífico). Algunos han apuntado que ese barrio extremo, que Montalbán denomina ficcionalmente San Magín, estaría ubicado en Cornellà de Llobregat, y bien podría ser la Almeda o Sant Ildefons (foto).

‘Diario de un ladrón’ (Jean Genet)

«En Barcelona, frecuentábamos sobre todo la calle de Mediodía y la del Carmen. Nos acostábamos a veces seis en un jergón sin sábanas y, al amanecer, íbamos a pordiosear a los mercados».'Diario de un ladrón' (Journal du voleur), publicada en 1949, recoge las andanzas personales del francés Jean Genet por el Barrio Chino de Barcelona durante los años 30, donde ejerció de vagabundo, ladrón y chapero. Otras callejuelas que recorre el escritor en su libro son Arc del Teatre, que une la ahora llamada plaza de Jean Genet y la Rambla, el Portal de Santa Madrona, Sant Pau y Robadors. Y también el cabaret La Criolla (número 10 de la calle del Cid, en la foto), donde Genet se prostituía.

‘Últimas tardes con Teresa’ (Juan Marsé)

Un clásico de la literatura catalana, que cumple 50 años este 2016 y que Seix Barral acaba de reeditar incluyendo el expediente de censura que la novela hubo de pasar en 1965. 'Últimas tardes con Teresa' narra las aventuras de Manolo Reyes, el Pijoaparte, un charnego que malvive en el barrio del Carmel y que sueña con ascender socialmente. El bar Delicias (foto), que el joven visita con frecuencia, existe en la realidad y está ubicado en la calle de Mühlberg, 1. También son escenarios de la novela el Turó de la Rovira, la parte alta de Gràcia y la plaza de Sanllehy, la cual ha de atravesar el protagonista para llegar a su barrio cuando vuelve de robar motos en la Rambla.

‘Vida privada’ (Josep Maria de Sagarra)

En 'Vida privada', Sagarra hace un retrato de las clases altas y bajas de la Barcelona del primer tercio del siglo XX y, sobre todo, de la decadencia de la aristocracia más rancia. La novela cuenta la historia de Frederic de Lloberola, hijo del Marqués de Sitjar, quien tuvo que abandonar su casa señorial de la calle de Sant Pere Més Baix para irse a vivir a la calle de Mallorca. Su hijo Frederic vivirá en la calle de Bailén y su amante, Rosa Trènor, en la de Muntaner. Son todas calles del Eixample (foto) y el hecho de trasladarse a este barrio simboliza la caída libre de la aristocracia barcelonesa que Sagarra quiso describir.

‘La ciudad de los prodigios’ (Eduardo Mendoza)

Publicada en 1986, 'La ciudad de los prodigios' narra la ascensión social de Onofre Bouvila en la Barcelona de entre 1888 y 1929, años en que se celebraron, respectivamente, la Exposición Universal, en la Ciutadella, y la Exposición Internacional, en Montjuïc. Estas citas modernizaron la ciudad y la convirtieron en la «ciudad de los prodigios». El paseo y el monumento de Colón, el Moll de la Fusta, el nacimiento del Eixample (a partir del célebre plan Cerdà), la Font Mágica de Montjuïc o las Tres Xemeneies del Poble Sec (foto), que datan de 1897, 1908 y 1917 y recuerdan los inicios de la electricidad en Barcelona, son solo algunas de las muchas construcciones de aquella época.

‘Nada’ (Carmen Laforet)

 "Por dificultades en el último momento para adquirir billetes, llegué a Barcelona a medianoche, en un tren distinto del que había anunciado y no me esperaba nadie". Es el conocido comienzo de 'Nada', la novela que Carmen Laforet escribió con solo 23 años y con la que ganó el premio Nadal. La obra (de marcados rasgos autobiográficos) hace un retrato de la Barcelona de la posguerra a través de las andanzas de la joven Andrea, que llega a la ciudad para estudiar. Gran parte se desarrolla en el número 36 de la calle de Aribau (foto), donde la propia Laforet nació y vivió, pero también en la Facultad de Letras de la UB, Montjuïc, la Vía Laietana, el puerto de Barcelona e incluso el Barrio Chino (ahora Raval).

‘Un señor de Barcelona’ (Josep Pla)

Publicada en castellano en 1945 y en catalán en 1951, 'Un señor de Barcelona' es la biografía del industrial Rafael Puget (1873-1945), amigo de Pla que nunca en su vida trabajó (era hijo de una rica familia de Osona). «Yo he sido rentista, pero como tantos rentistas, más que vivir de renta no he hecho más que ir muriendo de renta», dice Puget en alguna parte del libro. La novela refleja el ambiente de la Barcelona de final del XIX y principios de XX, y en ella aparecen algunos de los establecimientos de mayor renombre (el Continental, el Café Suizo, el Colón o el Ateneu Barcelonès -foto-), así como personalidades de la época. Puget murió en 1945, a los 73 años, sin tiempo para llegar a ver publicada la novela.

‘La catedral del mar’ (Ildefonso Falcones)

Publicada en el 2006, 'La catedral del mar' recrea la construcción del templo de Santa Maria del Mar, en el siglo XIV. Este 'best-seller' de Ildefonso Falcones describe la Barcelona medieval, que entonces vive un momento de gran prosperidad, como demuestra su crecimiento hacia la Ribera. Se trata de un humilde barrio de pescadores cuyos habitantes deciden construir el mayor templo mariano jamás conocido: Santa Maria del Mar (foto). El libro recorre diferentes escenarios del barrio del Born: el Pla de Palau, la plaza de les Olles, la calle de las Dames y de Montcada o la plaza de Sant Jaume, entre muchos otros.