07 ago 2020

Ir a contenido

Un parque temático del deporte resucita el anilllo olímpico de Montjuïc

El Open Camp se inaugura el sábado con la previsión de 1,4 millones de visitantes al año

Ofrece 36 actividades lúdico deportivas donde se fusionan experiencias reales y virtuales

RAFAEL MORALES / BARCELONA

Simulador de camas elásticas en el estadio olímpico. / JORDI COTRINA

Simulador de camas elásticas en el estadio olímpico.
Una carrera de salto de vallas en la pista de atletismo de Montjuïc.
Los asistentes también pueden practicar el tiro con arco.
El tiro olímpico se practica en una galería que dispara rayos láser.
Los 100 metros lisos en la recta de tribuna donde ganó Linford Christie.

/

El estadio olímpico Lluís Companys no registraba tanta actividad desde que lo abandonó el Espanyol para ir a su nuevo campo de fútbol en Cornellà. También los conciertos han ido animando un poco esta instalación emblemática de los Juegos Olímpicos de 1992, pero la realidad es que el uso del complejo deportivo iba a la baja y generaba un déficit anual de 2,5 millones de euros. Ahora se ha vuelto a llenar de vida en los dos días de pruebas previos a la apertura oficial al público del Open Camp, el parque temático dedicado exclusivamente al deporte que abre sus puertas este sábado en el Anillo Olímpico de Montjuïc.

El nuevo parque nace con grandes expectativas: prevé facturar al año 23 millones de euros y recibir a 1,4 millones de visitantes que podrán experimentar en primera persona diversas atracciones deportivas y convertirse, por un día, en sus deportistas favoritos. El fundador y director general del proyecto, Paco Medina, asegura que el impacto económico para este primer año de actividad será de unos 121 millones de euros para Barcelona, según un estudio realizado por la Universitat Pompeu Fabra, que también prevé aprovechar el tirón turístico de la capital catalana. La vicepresidenta del Govern, Neus Munté, ha inaugurado este viernes "un parque temático único" en el mundo, según han destacado sus promotres.

SENSACIONES ÚNICAS

Open Camp, una iniciativa privada, pone desde este sábado al servicio de los visitantes las últimas tecnologías para hacer posible una atractiva mezcla entre lo virtual y lo real. Entre otros deportes, habrá fútbol, baloncesto, atletismo, natación, hockey y esgrima en instalaciones que en la mayoría de los casos son de titularidad municipal. Así, los participantes vivirán las mismas sensaciones que los deportistas profesionales, como si estuvieran participando en una competición real, con todos los elementos tecnológicos y de ambiente que la componen, en actividades que darán a los usuarios "un minuto de gloria".

El Estadi Olímpic Lluís Companys, el Palau Sant Jordi, la Torre Calatrava, la plaza de Europa, la explanada que une todo el anillo y, a partir del 2107, las instalaciones del INEFC, acogerán el parque. La iniciativa no supone cerrar Montjuïc, sino que los visitantes pagarán una entrada (28 euros los mayores de 12 años, 10 los menores de ocho y descuentos para grupos) con la que obtendrán una pulsera para entrar en las diversas instalaciones. El complejo, que abrirá durante 230 días al año, también incluirá en la misma entrada el acceso al Museu Olímpic i de l'Esport, ya existente, y el proyectado museo paralímpico, el primero de este tipo en el mundo.

35 MILLONES PARA EL AYUNTAMIENTO

El proyecto parte de un modelo de alquiler de los espacios y convivirá con las actividades habituales de la montaña (conciertos y acontecimientos especiales). Si se cumplen las previsiones, el Ayuntamiento de Barcelona ya no tendrá que cubrir el pesado déficit de estas instalaciones deportivas. Al contrario, recibirá una inyección de 35 millones de euros en cinco años.

La empresa Gabinete Gaudí, propiedad de Medina que ha ideado e impulsado el proyecto, mantiene un 52% de las acciones de la empresa que lo gestionará con una aportación total de 13 millones de euros en la que también participan otros inversores. La inversión llega hasta 20 millones con los siete que inyectan media docena de operadores y patrocinadores.

PRIMEROS USUARIOS

Paula, Liz y Erik, que tienen edades entre 23 y 26 años, han visitado el Estadi Olímpic y se dirigen al Museu Olímpic para probar el Open Basket, una pista única en Europa que genera diferentes posiciones de tiro para los aficionados. "No está bien señalizado y es complicado orientarse", critica Liz, que también considera que el precio de la entrada a 28 euros es caro. "Me ha gustado la variedad de deportes que hay”, destaca Erik, mientras que ella lamenta que en este día de pruebas no haya funcionado el simulador de MotoGP.

"Está bien, pero es incompleto", lamenta Emilier, de 15 años, que ha visitado el estadio con un amigo y han jugado al fútbol de la Play 4 en los ordenadores instalados en una zona de la tribuna. "La idea me gusta, pero falta un poco de organización. Ahora íbamos a jugar a otras cosas, pero se ha puesto a llover y nos vamos", explica este adolescente.

Los organizadores aseguran que las pruebas realizadas durante el jueves y el viernes, en las que han tenido unos 5.000 visitantes con invitaciones repartidas en colegios y otros centros, han sido muy valiosos "para afinar la organización y realizar mejoras" de cara al primer día de apertura este sábado. "Hemos querido demostrar que es posible hacer otros parques en los que el aspecto cultural también sea importante", ha destacado Medina.