Ir a contenido

INFRAESTRUCTURAS PENDIENTES

Nada de héroes: ciudadanos

Los usuarios de Rodalies del área metropolitana se conjuran contra los incumplimentos de Adif

Los alcaldes apoyan la protesta y exigen al futuro gobierno a comprometerse a resolver la situación

Carlos Márquez Daniel

Desnivel que deben sortear los usuarios de Rodaleis en la estación de Montcada Bifurcació. / JOSEP GARCIA

Desnivel que deben sortear los usuarios de Rodaleis en la estación de Montcada Bifurcació.
Dos vecinos de Sant Feliu cruzan el paso a nivel, cerrado, ante la mirada de vecinos y autoridades. 
El responsable de Territori y los cuatro alcaldes metropolitanos, en el paso a nivel de Sant Feliu. 

/

Catalunya es la región más 'trenera' de España. Los expertos coinciden en que el servicio ferroviario tiene un buen diseño mal mantenido, que cose bien pero aguanta poco. Este miércoles, los vecinos de Montcada i Reixac, L'Hospitalet y Sant Feliu de Llobregat han unido sus voces contra el "deficiente servicio de Rodalies" que les asiste a diario. Piden soterrar las vías. No quieren ser "héroes", como les califican sus alcaldes, sino ciudadanos que van a trabajar, a estudiar o a lo que sea. Sin más.

La concentración ha arrancado en la estación de Montcada Bifurcació, un apeadero rupestre en el que Manuel Gómez tiene la entrada "prohibida". A sus 74 años y con una discapacidad del 69% cuenta que hasta los 30 se atrevía a subir y bajar todos aquellos escalones. Cumplida esa edad, empezó a renquear. "Cogí miedo". Como trabajaba en el Clot, tuvo que comprarse un coche. Ya nunca más subió al andén.

"UN SALTO OLÍMPICO"

Otros miembros de la plataforma que pide soterrar las vías que pasan por esta localidad cuentan que el escalón entre el suelo y el tren obliga "a pegar un salto olímpico". "Fíjese bien porque además la estación está en plena curva y el tren todavía queda más lejos de lo normal". Así es. Con cierta lozanía no cuesta demasiado meterse en el vagón. Pero a partir de cierta edad, eso deja de ser un escalón: es una barrera. 

Dentro del tren también han viajado las alcaldesas de Montcada, Laura Campos, y L'Hospitalet de LlobregatNúria Marín, y el edil de Sant FeliuJordi San José, acompañados por el número dos de Territori i Sostenibilitat, Ricard Font. La convocatoria ha destilado, a 20 días de las elecciones generales, cierto tufo de precampaña. No así la queja de los vecinos, que llevan décadas implorando que se cumpla lo prometido. Campos ha explicado que en el caso de su municipio, estén pendientes de una propuesta final de Fomento a la demanda de soterramiento tantas veces prorrogada. Debía llegar a finales de mayo. No pierden la fe. Después de que los ediles tomaran un café, todos han partido hacia Sant Feliu de Llobregat, donde aguardaban unos cuanto vecinos más. 

CUIDADO CON LOS NIÑOS

En este pueblo del Baix Llobregat vive Mercè, residente de la parte sur de la vía. Dice que cada día tiene que cruzarla. Para ir al ambulatorio, al mercado..., lo que sea. Y que al margen de partir el pueblo en dos, es un peligro "porque a veces te confías, pasas cuando no se puede y te llevas un buen susto". Dice que aquí al lado hay una escuela, y que todos sabemos cómo son los chavales, "que hacen las cosas sin pensar demasiado". Mientras los alcaldes miran la barrera bajada, antes de que llegue el tren varios vecinos pasan sin miedo a que las cámaras cacen su incivismo. "Lo que tenemos que hacer es estirarnos todos en la vía y no levantarnos hasta que nos hagan caso", receta una mujer mayor. 

En la plaza, punto en el que se ha unido a la iniciativa la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, tenían convenientemente preparada una tarima con un micro. Momento para las autoridades, que han coincidido en calificar a los viajeros de "héroes" por las incomodidades que padecen a diario. Han avisado al futuro gobierno que salga de las elecciones que se encontrará sobre la mesa la unidad del área metropolitana para reclamar mejoras prometidas hace casi diez años, como el soterramiento en Montcada. También han pedido un ferrocarril "del siglo XXI y no del siglo XIX" y han acusado a Fomento de actuar con "miopía e ineficacia". Y lo que quizás sea más importante: esta, como ha dicho San José, es una cuestión no solo de movilidad (ellos llevan 36 años tras el soterramiento), sino de vida. Un dato: en Montcada, desde enero, cuatro muertos en los pasos a nivel.