Ir a contenido

UNA ENTIDAD DE SANT MARTÍ

Tango con acento catalán

Los Botijas divulga la cultura uruguaya en Barcelona donde además participa en movimientos vecinales

La asociación de inmigrantes organiza talleres de tango, guitarra y danza folclórica

SILVIA ALBERICH / BARCELONA

Crear un marco de encuentro entre la sociedad catalana y la uruguaya. Éste es el objetivo con el que, el 8 de diciembre del 2001, se funda la Asociación Uruguayo-Catalana Los Botijas en Rubí de la mano de un grupo de 15 personas, formado mayoritariamente por uruguayos, aunque también había catalanes y algún argentino. Hace cinco años que la entidad tiene su sede en Sant Martí.

"La mayoría acabábamos de llegar de nuestro país y éramos un colectivo muy pequeño. Apenas había 40 uruguayos empadronados en Rubí", recuerda Adalberto Bentancor, presidente de la asociación y uno de los fundadores. "Desde su creación, Los Botijas quiso ser un proyecto multicultural diferente con raíces uruguayas pero muy vinculado a Catalunya", dice.

"Los Botijas -continúa- significa niños en uruguayo y es el nombre con el que bautizamos a la entidad porque muchos de nuestros proyectos de cooperación internacional están vinculados a éstos. Hay uno por ejemplo en el que participamos con una oenegé con el que ayudamos a menores uruguayos que viven en la calle".

En el 2005, dentro de la entidad surge el Grupo de Candombe Los Botijas. "Era una sección formada por 40 miembros y organizaban talleres de candombe, un estilo musical con ritmos afrouruguayos tocado con tambores. Con este grupo participamos en muchas actividades y fiestas populares, como la Mercè o la Feria de Abril", detalla el presidente.

La entidad

 ASOCIACIÓN URUGUAYO-CATALANA LOS BOTIJAS

Andrade, 176, bajos

Objetivo
Crear un marco de encuentro  entre las sociedades catalana y uruguaya


200 socios

www.facebook.com/losbotijas

Por motivos laborales, en el 2010, varios miembros de la entidad se trasladaron a Barcelona y, con ellos, también la asociación. Al principio, Los Botijas se ubicaron en el barrio de Besós-Maresme y, desde hace un año y medio, están en los bajos de la calle de Andrade, 176, donde comparten espacio con la Associació de Veïns de Sant Marti de Provençals, de cuya junta forman parte. "Aunque seguimos llevando a cabo proyectos de cooperación internacional, desde que llegamos a Barcelona estamos más involucrados con temas vecinales y reivindicativos y con la difusión de nuestra cultura en distintos actos", expone Beatriz García Cáceres, otra s fundadoras.

El 21 de mayo Los Botijas participaron en el Día Mundial de la Diversidad Cultural en Sant Martí. "Aún hay gente que no entiende la diversidad. Por ello, esta jornada, que atrajo a 600 personas y esperamos que pueda hacerse cada año, pretende sensibilizarles a través de talleres, gastronomía y música", destaca Bentancor.

TALLERES INTEGRADORES

La tarea cultural e integradora de Los Botijas está reforzada por distintos talleres artísticos semanales que sirven "para difundir los iconos folclóricos de nuestro país y de otras culturas", anota su presidente. "Aunque ya no existe nuestro grupo de Candombe -continúa-, colaboramos con un grupo de percusión africana y tenemos un taller de danzas folclóricas".

Desde hace cuatro meses, a estos dos talleres se han unido uno de tango y otro de guitarra. "El objetivo es enseñar estas disciplinas e integrarlas en un grupo heterogéneo, ya que la mitad del alumnado es catalán y la otra mitad, uruguayo y argentino", detalla Claudio César, profesor de ambos talleres.

0 Comentarios
cargando