CIUTAT VELLA

La escultura de Jaume Plensa 'Carmela' moviliza Ciutat Vella

Una campaña en Change.org recoge firmas para que la obra del artista ante el Palau de la Música se quede para siempre

Mireia Udina, con la escultura ’Carmela’, de Jaume Plensa, al fondo.

Mireia Udina, con la escultura ’Carmela’, de Jaume Plensa, al fondo. / AUGUST BLÁZQUEZ

Se lee en minutos

'Carmela' ha enamorado a todos. La escultura de Jaume Plensa, que representa el rostro sereno de una niña con los ojos cerrados, cautiva las miradas de todos los que pasan por delante de ella, justo enfrente del Palau de la Música, en la calle de Sant Pere Més Alt. Desde el pasado 7 de abril, el edificio modernista de Domènech i Montaner comparte con esta figura de casi cuatro metros de altura el protagonismo de las fotos de barceloneses y turistas que pasean por el lugar (solo hace falta buscar la etiqueta #PlensaalPalau en Instagram o Twitter). Todos están encantados con la 'niña' de hierro fundido que ha iluminado un rincón donde antes no había nada. El problema es que la instalación es temporal, y 'Carmela' tendrá que irse algún día, concretamente el 18 de septiembre. Pero en el barrio ya se están moviendo para evitar que el hechizo se rompa.

Mireia Udina es la vecina más activa para que 'Carmela' se quede para siempre donde está. Vive a escasos cien metros de la escultura y cuando se enteró de que la idea era quitarla, inició una campaña en la plataforma Change.org para pedir al Ayuntamiento de Barcelona y al Palau su permanencia. Udina opina que Barcelona está en deuda con Plensa, sus obras se exponen en ciudades de todo el mundo, desde Chicago a Tokio, mientras que en su propia ciudad no hay ninguna pieza “reciente y relevante”. Sí que hay algunas, como el baúl y las balas de cañón del paseo del Born, pero corresponden a una etapa anterior del artista. Y el encargo del exalcalde Xavier Trias de una macroescultura en el mar parece guardado en un cajón.

Mireia Udina

IMPULSORA DE LA CAMPAÑA

"Hay esculturas maravillosas de Plensa en todo el mundo, pero en su ciudad no hay ninguna obra reciente y relevante"

Udina ha participado en varias campañas de Change.org, pero esta es la primera que impulsa. "Hemos superado el millar de firmas", destaca con una sonrisa. «Carmela hace bonito este rincón donde antes no había nada», dice. Tiene como aliada a Gessamí Catafau, de la Llibreria del Palau. Desde este pequeño establecimiento con estanterías repletas de libros, Catafau tiene una vista privilegiada de 'Carmela': la tiene justo delante. Así que tiene en su mostrador, para que se lo lleven todos los turistas que entran a comprar postales, unos papeles informativos, en catalán, castellano e inglés, de la campaña por la permanencia de 'Carmela'.

El Palau también estaría a favor de que se quedara la escultura, pero recalca que no puede “liderar” una campaña en ese sentido. Fundamentalmente “por motivos económicos”, pero también por otras razones. “Nos encantaría, pero no queremos interferir en otras conversaciones que pueden llevarse en paralelo”, explica Víctor García de Gomar, director artístico adjunto del Palau. Se refiere a los posibles contactos que puedan darse entre el Ayuntamiento de Barcelona y Plensa sobre la escultura gigante en el mar. De momento, no se ha producido ninguna reunión entre el gobierno municipal y el artista, aseguran fuentes conocedoras del asunto.

LA RESPUESTA DEL AYUNTAMIENTO

El ayuntamiento, por su parte, afirma que el tema de 'Carmela' no se ha debatido en la comisión asesora de arte público, porque no han recibido ninguna petición en ese sentido. Esta comisión, compuesta por miembros del ayuntamiento y asesores externos, se encarga de evaluar la idoneidad de instalar una obra en la calle en función de parámetros como quién asume el coste de construcción y mantenimiento, si altera el tráfico o si encaja en el entorno, entre otros. “No sabemos ni siquiera de quién es la propiedad, no puedes posicionarte de una obra que no es tuya”, afirman fuentes del consistorio.

El artista, por su parte, se mantiene al margen. Después del eco mediático que tuvo su proyecto de macroescultura, a pesar de no haberse presentado nunca oficialmente, ahora opta por la prudencia y guarda silencio.

Te puede interesar

Mientras tanto, cada día que pasa resta tiempo en la cuenta atrás para que a 'Carmela' le llegue el día de decir adiós. Una despedida que se aventura triste. “Nos comenzaba a decir muchas cosas, es una niña que escucha música con los ojos cerrados, podría llegar a ser un nuevo símbolo del Palau, como son las musas”, afirma García de Gomar. “Nos dejará un gran vacío cuando marche”, dice. No es el único que lo piensa.

La superescultura marina se estanca

El equipo de gobierno de Ada Colau no tiene entre sus prioridades desencallar el proyecto de la escultura gigante que debía instalarse en el mar, encargo del exalcalde Xavier Trias a Jaume Plensa. Un icono que cambiaría el skyline de Barcelona. La pieza, una cabeza metalizada, era un regalo del artista a la ciudad, pero el coste para construirla es un freno. Nunca hubo presentación oficial del proyecto y "en ningún momento formó parte de ningún traspaso", dicen fuentes del ejecutivo municipal. "Se necesitaría un consenso a muchos niveles", añaden. El ayuntamiento no ha hablado aún con Plensa y el escultor ha rehusado hacer declaraciones sobre el tema.