Un vídeo muestra la detención de los grafiteros que paralizaron un tramo de la L-5 del metro

Los mossos tuvieron que utilizar arneses y cuerdas para acceder a los conductos de ventalizción en los que se habían encaramado los jóvenes

Grafiteros detenidos en el metro / MOSSOS D'ESQUADRA

Se lee en minutos

RAFAEL MORALES / BARCELONA

Un vídeo muestra la detención de algunos de los seis grafiteros que fueron detenidos el pasado lunes por los Mossos después de que paralizasen durante casi ocho horas la circulación del Metro entre las estaciones de Horta y Vall d'Hebron (L-5). En las imágenes puede verse como agentes de la Unidad de Subsuelo de la policía catalana tienen que escalar por los conductos de ventilación del suburbano con arneses y cuerdas para poder alcanzar a los jóvenes, que se habían encaramado en esas instalaciones para escapar de la acción policial.

Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) explicó el lunes que los grafiteros entraron en los túneles por la estación Coll-La Teixonera y causaron daños en las instalaciones.  Por la tarde, una nueva acción de vandalismo obligó a cortar la misma entre las 17.32 y 18.00 horas por una acción en Cornellà Centre, en el otro extremo de la L-5.  

Los Mossos d'Esquadra detuvieron a seis miembros del grupo que se entregaron en el tramo final del norte de la línea azul, donde acostumbran a quedar aparcados varios convoyes. Se trata de seis jóvenes, de entre 21 y 26 años de edad, de nacionalidad española, portuguesa y griega.

Un portavoz de TMB explicó que el objetivo del grupo era realizar actos vandálicos en los trenes y en las instalaciones del Metro, pero aseguró que esta incidencia no estaba relacionada con la jornada de huelga que se ha iniciado a las 7 de la mañana.

SIN PELIGRO

Noticias relacionadas

En el dispositivo policial también intervinieron la Guardia Urbana y los bomberos. La incidencia agravó la situación del transporte en la línea, que ya estaba afectada por los cuatros días de huelga que se iniciaron el lunes y que quedó colapsada hasta minutos después de las nueve de la mañana. Los grafiteros no solo se limitan a pintar los trenes, sino que causan otros daños en las instalaciones, según precisó TMB, que ha presentado una denuncia por daños contra los seis detenidos.

Los responsables del Metro de Barcelona han explicado que, en un año, los grafiteros causan daños en 2.000 vagones y pintan unos 47.000 metros cuadrados, una superficie equivalente a siete campos de fútbol. Los daños suponen un impacto económico anual de 3,7 millones de euros. 

Temas

Metro