18 sep 2020

Ir a contenido

Barcelona aprueba el plan urbanístico de los clubs cannábicos y el de la Rambla

El ayuntamiento eximirá a los locales de maría ya existentes que están cerca de colegios

TONI SUST / BARCELONA

Socios del club cannábico Trinacria, en la calle de los Argenters, en Barcelona.

Socios del club cannábico Trinacria, en la calle de los Argenters, en Barcelona. / FERRAN NADEU

El pleno municipal de Barcelona ha aprobado este viernes definitivamente el plan especial urbanístico para regular las asociaciones cannábicas, que, como avanzó este diario, amnistiará a los centros que ya existen y que se encuentran a menos de 100 O 150 metros (según la zona) de equipamientos que suelen frecuentar menores de edad: escuelas, bibliotecas, centros deportivos. Aplicar esa prevención, que CiU previó en el último mandato, suponía el cierre de 133 de los 144 centros existentes. La regulación ha sido aprobada con el voto contrario de CiU y el PP, la abstención de Ciutadans y el apoyo del resto de grupos.

Los centros de nueva creación tendrán que mantener una distancia mínima de 100 metros con los equipamientos citados, aunque en zonas de mayor densidad, como Gràcia y Ciutat Vella, será de 150 metros. Tanto los centros nuevos como los existentes deberán respetar dos criterios técnicos para poder funcionar: tener doble puerta y disponer de chimenea de humos.

QUIOSCOS

El pleno también ha dado luz verde de forma definitiva al plan especial de ordenación de la Rambla, que ha salido adelante con los votos del equipo de gobierno, Barcelona en Comú y el PSC, y por CiU ERC y Ciutadans. El PP y la CUP se han pronunciado en contra. El plan establece los criterios que deben seguir la ocupación del espacio público, la mobilidad, las infraestructuras, la urbanización en una futura transformación de la Rambla.

Entre sus ejes figuran normas que se aplicarán cuando acaben las concesiones de los quioscos de prensa, en el 2030: tendrán que estar obligatoriamente entre jardineras y alcorques, tendrán un tamaño máximo de 4,4 metros de largo por 2,6 de ancho y 2,7 de alto, lo que les obligará a reducir superficie. Además, serán distribuidos por las ramblas de Canaletes, Estudis, Caputxins y Santa Mònica, sin poder ocupar ningún otro espacio de la vía

Temas Cannabis