El ministro del Interior culpa a Colau y al Govern de los altercados por apoyarse "en radicales"

La CUP acusa a los Mossos de haber "encendido la cerilla" que desencadenó los disturbios

Un coche volcado durante la primera noche de disturbios en Grácia, el lunes pasado.

Un coche volcado durante la primera noche de disturbios en Grácia, el lunes pasado. / CARLOS MONTANYES

1
Se lee en minutos

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha utilizado los disturbios de Gràcia para pescar en río revuelto y ha responsabilizado de los incidentes al Govern y al Ayuntamiento de Barcelona. El ministro ha advertido de que “gobernar apoyado en extremistas y radicales” lleva a situaciones como esta, en referencia a la necesidad que tiene el Ejecutivo catalán de que la CUP le dé su apoyo para aprobar los presupuestos.

Fernández ha apuntado que en la actual Unión Europea “es impensable que pueda haber un gobierno que esté apoyado en un partido que es por naturaleza antisistema y ejerce la violencia”. Y para rematar ha apostillado: “Imagínese a nivel nacional un Gobierno de las características del de aquí”.

Esta máxima también la ha aplicado al gobierno municipal de Ada Colau, porque, según ha dicho, al estar en minoría también se ve obligado a estar “apoyado” por los que “protagonizan esas acciones”, una situación que ha calificado de “insólita”.

MINORÍA VIOLENTA

Noticias relacionadas

En un tono menos partidista, el ‘conseller’ d’Interior, Jordi Jané, ha culpabilizado de los altercados, que ha calificado de “inadmisibles”, a una minoría. Jané ha insistido en que hay que respetar el derecho a manifestarse “pero lo que no se puede admitir es que una minoría de los que se manifiestan acaben convirtiendo una protesta pacífica en un acto violento”.

Por el contrario, la diputada de la CUP Eulàlia Reguant ha responabilizado a los Mossos, en declaraciones a TV3, de haber “encendido la cerilla” de los incidentes con las cargas de los antidisturbios, mientras que la concejala de la misma formación Maria Rovira ha asegurado que en los enfrentamientos hubo “brutalidad policial”.