10 jul 2020

Ir a contenido

Segunda noche de disturbios en Gràcia

Los Mossos evitan que los manifestantes vuelvan a ocupar el local desalojado

Colau condena los alborotos y se ofrece a mediar para hallar alternativas

G. SÀNCHEZ / R. MORALES / BARCELONA

Agentes antidisturbios disuelven a un grupo de manifestantes congregados ante el local desalojado del ’banc expropiat’. / FERRAN NADEU

Agentes antidisturbios disuelven a un grupo de manifestantes congregados ante el local desalojado del ’banc expropiat’.
Los Mossos recogen unos contenedores volcados por los manifestantes.
Manifestación por el desalojo de los okupas del ’banco expropiado’ en el barrio de Gràcia.
La policía ha actuado con contundencia en el barrio de Gràcia.

/

Los grupos antidisturbios de los Mossos d’Esquadra han tenido que volver a intervenir con contundencia en la noche de este martes durante la segunda jornada de protesta por el desalojo del llamado ‘banco expropiado’ de Gràcia. La manifestación se ha iniciado a las ocho de la noche en la plaza del Diamant con unas 500 personas y posteriormente se ha dirigido al local que ha sido desalojado. Seis agentes han resultado heridos leves en una noche en la que se han registrado menos incidentes y no se ha producido ninguna detención

Ha sido allí donde se han producido los principales incidentes, poco antes de las 22 horas, al igual que ocurrió en la noche del lunes. La policía catalana ha cargado a porrazos contra unas 200 personas que han rodeado el local y que han roto algunas de las chapas con que había sido tapiado, aparentemente con la intención de volver a ocuparlo.

En este momento han hecho acto de presencia varios vehículos policiales que han conminado a los concentrados a dispersarse. Como estos no les han hecho casos, los agentes antidisturbios han cargado contra ellos de forma expeditiva y les han expulsado del barrio en dirección hacia el sur de la ciudad.

SIN DAÑOS AL MOBILIARIO URBANO

Durante la persecución policial no se han producido rotura de cristales ni se han quemado contenedores, como sí ocurrió el lunes. Tampoco se han visto jóvenes violentos con pasamontañas, que en la primera jornada de protesta fueron los causantes de los daños al mobiliario urbano y a los comercios y oficinas bancarias de la zona.

Posteriormente, policías de paisano (en tareas de información), en colaboración con los antidisturbios, han evitado que los manifestantes volvieran a reunirse ya que han ido dispersado a todos los grupos que se iban formando.

En el acto de protesta que se ha convocado en Sants no ha hecho falta ninguna intervención policial, más allá de la que ha llevado a cabo la Guardia Urbana para controlar el tráfico a medida que las 300 personas que se han reunido en la plaza de Sants iban cortando el tráfico en el breve recorrido que han realizado por las calles del barrio.

SUCURSALES BANCARIAS PINTADAS

La única incidencia destacable se ha producido cuando un grupo de unas cinco personas, que iban cubiertos con máscaras blancas, se han dedicado a embadurnar con pinturas de colores los escaparates y los cajeros de todas las oficinas bancarias que se encontraban a su paso.

Este comportamiento ha provocado la indignación de algunos vecinos, que cuando veían las pintadas les llamaban la atención y les decían que se les debería obligar a limpiarlas a ellos mismos.

En la mañana del martes, horas antes de que empezaran las concentraciones que se habían convocado en la ciudad para protestar por el desalojo del local del barrio de Gràcia, el portavoz de los Mossos d'Esquadra, Xavier Porcuna, ya lanzó una advertencia a los manifestantes pacíficos que tuvieran pensado participar en las protestas de esta noche. "En cuanto vean que comienzan actos de violencia urbana, deben marcharse, porque los Mossos actuarán para proteger a los vecinos", ha avisado el intendente.

GRUPOS VIOLENTOS

Porcuna ha definido a las "200 personas" que el lunes generaron los disturbios en el barrio de Gracia (que se saldaron con 15 heridos leves y un detenido) como individuos "violentos" que actuaron "premeditadamente". La marcha había sido "tranquila" hasta que se llegó al local desalojado. "Se pusieron pasamontañas, sacaron una radial para perforar la tapia, volcaron un coche y quemaron otros vehículos.

Los extremistas respondieron a las advertencias policiales lanzando piedras contra las furgonetas de los Mossos. Con la primera carga policial, "rociaron el vehículo con un disolvente aún no identificado y luego tiraron bengalas. Hasta ahora nunca habían intentado quemar una de nuestras furgonetas así", ha admitido con preocupación Porcuna.

COLAU PROPONE BUSCAR ALTERNATIVAS

El concejal del distrito de Gràcia del Ayuntamiento de Barcelona, Eloi Badia, ha cifrado en 60.000 euros todos los daños causados en el mobiliario urbano por los disturbios. La alcaldesa Ada Colau, en declaraciones a Rac1, también ha condenado los incidentes porque "los disturbios no son la vía", y ha ofrecido al ayuntamiento para mediar y buscar algún lugar alternativo en el barrio para que sigan las actividades que se hacían en el local.