La apertura comercial en domingo solo funciona en las zonas turísticas de Barcelona

Barcelona Oberta reivindica abrir más festivos en el centro pero los barrios dicen que no merece la pena

Compradores en el paseo de Gràcia de Barcelona.

Compradores en el paseo de Gràcia de Barcelona. / XAVIER GONZÁLEZ

2
Se lee en minutos
PATRICIA CASTÁN / BARCELONA

El experimento de abrir las tiendas de Barcelona tres domingos de mayo se ha saldado con éxito según los comerciantes de los ejes turísticos, al tratarse de un mes plagado de acontecimientos de tirón internacional que han llenado la ciudad de viajeros. El colectivo, aglutinado en la entidad Barcelona Oberta, reivindica la "ampliación" de las aperturas en festivos extraordinarios en las zonas más transitadas "para que los turistas de shopping puedan disponer de periodos más largos en primavera y otoño", cuando el tipo de visitante es más rentable para la ciudad, explica su presidente, Gabriel Jené.

En cambio, en las zonas autorizadas en barrios fuera del centro se han abierto pocas tiendas y con escaso éxito, según  la Fundació Barcelona Comerç que aúna a los 17 ejes de tiendas de barrio de la ciudad. Consideran que los resultados no justifican estas aperturas especiales, decretadas por el Gobierno en las localidades turísticas.

Pero todo depende de donde se ponga la lupa. Pese a que la prueba debutó con la meteorología en contra (el domingo 8 llovió), el comercio de Barna Centre, el Born, Pelai, paseo de Gràcia y otros ejes céntricos sí se ha visto favorecido por la afluencia masiva de viajeros con motivo de la F1, la semana pasada, la visita de los 2.500 chinos de la empresa Tiens en viaje de incentivos, la victoria del Barça, la Nit dels Museus, el White Summer Festival o el concierto de Bruce Springsteen y la presencia de unos 16.000 cruceristas por fin de semana, entre otros, según recalca la patronal que reúne las voces de las zonas más céntricas.

INFORMACIÓN

La asociación Barcelona Oberta destaca además el papel de la campaña de publicidad que, a contrareloj, orquestó Turisme de Barcelona, con guías y carteles promocionales, descuentos y en redes sociales para informar a los viajares y también a la población local. A través de encuestas realizadas entre los visitantes, aseguran que las valoraciones de la promoción han sido "muy positivas".

La jornada de este domingo ha empezado animada pero por la tarde se ha visto algo afectada de nuevo por la lluvia. No obstante, Jené aboga para que el comercio barcelonés se "acerque a otras ciudades europeas que competimos en el segmento de compras, como Madrid, Lisboa, París, Londres y Berlín, con horarios más ampliso y muchos domingos de apertura para satisfacer esa demanda". 

Noticias relacionadas

Por contra, la Fundació Barcelona Comerç, que concentra a los ejes comerciales de barrio, entre los cuales hay algunas zonas con turismo que estaban autorizadas a abrir (en Sants, Gràcia y Sant Martí, por ejemplo), considera que las aperturas no han funcionado. En estas tres semanas han destacado que la gente se concentra en el centro pero que en los barrios se han levantado pocas persianas y las ventas han sido discretas. 

Ambas entidades comerciales discrepan sobre los horarios que debe asumir Barcelona. Las zonas más turísticas son partidarias de más jornadas de apertura para rentabilizar el paso del viajero de fin de semana. Pero el comercio de proximidad de los barrios se resiste a abrir para conciliar su vida familiar y laboral y teme que las persianas levantadas en las calles de oro de la ciudad acaben robándoles también los domingos la clientela del barrio. 

Temas

Comercio